Opinión

(Des)Construyendo un futuro para Ciudad Juárez

¿Qué nos hace falta para querernos un poco más? ¿Qué es lo que nos hace falta para darnos cuenta de que nosotros somos la ciudad, y que cada vez que descuidamos o destruimos nuestro entorno nos destinamos nosotros mismos a la inmundicia?

Erasto L. López
Académico

jueves, 07 octubre 2021 | 06:00

Creo que muchos de nosotros nos hemos preguntado alguna vez en nuestra vida cómo será el futuro y resulta más interesante cuando la pregunta se hace imaginando a toda una comunidad.

Recuerdo cuando vi por primera vez la trilogía de “Volver al futuro”. En estas películas nos presentaban la historia de una ciudad en particular donde si ponemos mucha atención, vemos la evolución de esta; en una ocasión para bien y en otra para mal. Sin duda alguna, nos mostraba una visión emocionante de cómo podría ser el futuro. 

También recuerdo cuando solía caminar por las calles de esta ciudad. En aquellos ayeres solía imaginar que Juárez se vería increíblemente desarrollada; pero hoy en día la realidad me ha pegado acompañada de una triste desilusión. Simplemente la imagen de la ciudad no mejoró, en algunas partes incluso hasta empeoró. Constantemente me he puesto a pensar quién tiene la culpa de la destrucción de nuestro entorno, ¿acaso han sido los gobernantes que hemos tenido o somos nosotros como ciudadanos los que hemos fallado en mantener nuestra ciudad con un buen aspecto? 

Definitivamente el futuro ha llegado y Ciudad Juárez ha crecido sin rumbo alguno, posiblemente esto se deba a que ninguno de los gobiernos ha tenido una visión futurista. Y cuando digo una visión futurista no hablo de situaciones fantásticas y aventureras en el espacio con autos voladores; simplemente hablo de tener un proyecto que se puede implementar en la ciudad de tal manera que los presentes juarenses y las generaciones futuras puedan disfrutar. 

Si nos ponemos a pensar un poco encontraremos que las dos partes tenemos algo de culpa. Por un lado, están los gobernantes que han utilizado a Ciudad Juárez como un trampolín político buscando la gubernatura del estado, una diputación federal o un escaño en la senaduría. Esa falta de interés social, ese egoísmo presentado por la clase gobernante definitivamente ha pegado de forma culposa en el quebrantamiento de nuestro entorno. 

Por otra parte, nosotros como ciudadanos no hemos sabido exigir lo que nos corresponde, aunado a ello los diferentes atropellos que realizan los vecinos equiparando las banquetas para uso personal, robar tapas de alcantarillado, tirar escombro en cualquier parte, descuidar los parques y jardines, hacer de cualquier punto un tianguis de fin de semana y en ocasiones de semana completa (por mencionar solo algunas situaciones); son ese tipo de actitudes “valemadristas” de la ciudadanía lo que nos tiene sumidos en porquería. 

¿Qué nos hace falta para querernos un poco más? ¿Qué es lo que nos hace falta para darnos cuenta de que nosotros somos la ciudad, y que cada vez que descuidamos o destruimos nuestro entorno nos destinamos nosotros mismos a la inmundicia? Lo que es más grave aún, ¿qué nos hace falta para comprender que los errores del presente serán las catástrofes del mañana? Hago una breve pausa, y ahora me pregunto, ¿tendrán futuro las próximas generaciones? 

close
search