Derechos humanos en juego

La presidencia de la Comisión Estatal de los Derechos Humanos se debe renovar antes del 14 de abril del presente año

Francisco Ortiz Bello
Analista
domingo, 17 marzo 2019 | 06:00

La presidencia de la Comisión Estatal de los Derechos Humanos se debe renovar antes del 14 de abril del presente año, fecha en la que su actual presidente, el Lic. José Luis Armendáriz, concluye su segundo mandato al frente de la misma. Por ese motivo, la elección de un nuevo presidente o presidenta de dicha Comisión, se han desatado los demonios en el estado.

Armendáriz desempeñó el cargo por espacio de 11 años ya que, en un hecho inédito e insólito, se mantuvo en el cargo a pesar de diversos cambios estructurales en la comisión.

El derechohumanista entró como presidente de la CEDH en 2008 cuando la comisión era un organismo público descentralizado, y desempeñaría un período de tres años. Luego logró la única reelección a la que tenía derecho en 2011 y se mantuvo cuando, en 2012, se realizaron diversas reformas para transformar esa instancia en un organismo autónomo. En aquellos tiempos el diputado panista César Jáuregui Moreno advirtió, incluso, que dicha designación terminaría en tribunales ante las irregularidades cometidas.

En esas fechas El Diario publicó: “Llamó la atención que la designación fue hecha a 4 horas de que finalizaron las entrevistas a cada uno de los interesados en presidir esa comisión. Los encuentros se realizaron hoy a partir de las 8:30 en el piso 18 de la Torre Legislativa a puerta cerrada y concluyeron a las 11:30 de la mañana. Para las 3:30 de la tarde estaban presentando el dictamen ante el pleno”.

Y continúa la nota de El Diario: “De los 10 interesados, la Junta de Coordinación Parlamentaria presentó una terna integrada por Irma Villanueva Nájera, José Luis Armendáriz González e Iván Páez Gurrea Realyvázquez. Posteriormente el Congreso se conformó en un órgano colegiado para votar por cédula, y tras la votación, se dio a conocer que Armendáriz González obtuvo 22 sufragios a favor, Irma Villanueva logró 9 y Gurrea Realyvázquez cero”.

El caso es que parece que, al fin, Armendáriz ahora sí tendrá que dejar la titularidad de dicho organismo. Y digo que “parece” porque, aunque jurídicamente tendría derecho a la reelección, todo parece indicar que su pésima relación con el actual gobernador Javier Corral, así como los 11 años que ha permanecido en el cargo, no son elementos que le favorezcan para una reelección. De hecho, ya hay declaraciones mediáticas en las que afirma que no intentará siquiera registrarse. Un poco de cordura y sentido común al fin.

Prácticamente ya todo mundo lo hace fuera de la CEDH, y como muestra un botón. Ni siquiera fue invitado a la reunión que presidió en la capital del estado el subsecretario de Gobernación del gabinete lopezobradorista, Alejandro Encinas, a la mesa de trabajo realizada con representantes de organizaciones derechohumanistas del estado así como con periodistas y activistas sociales el pasado jueves 14, reunión en la que por cierto tampoco hubo presentes periodistas, sólo como acotación al margen.

El caso es que los tiempos se han llegado. Armendáriz debe dejar su cargo el 14 de abril. Por lo tanto, el Congreso del Estado emitió la convocatoria correspondiente el pasado jueves, misma en la que se establece que, tanto los interesados en lo individual, como las agrupaciones de activistas y derechohumanistas, interesados en participar deben presentar sus registros correspondientes ante la Junta de Coordinación Política del órgano legislativo que preside el morenista Miguel Ángel Colunga.

En el documento se establecen los días 4, 5 y 6 de abril (incluso el 7 si fuera necesario), para la realización de las entrevistas a las que serán citados quienes, a juicio de la Junta de Coordinación Política, hayan cumplido con los requisitos previstos en la convocatoria. 

De estas entrevistas surgirá la terna de participantes que deben comparecer ente la sesión extraordinaria a realizarse el 11 de abril, y en la que los legisladores votarán para elegir al nuevo presidente de la CEDH. Para determinar al triunfador o triunfadora, debe obtener mayoría calificada de votos, es decir, las dos terceras partes del quórum legal determinado el día de la votación. Si asistieran los 33 diputados del Congreso local, quien obtenga el triunfo para ser designado presidente o presidenta de la CEDH debería obtener al menos 22 votos, con ese quórum supuesto.

Pero en realidad las hostilidades por la presidencia del organismo mencionado iniciaron desde antes. Justo la víspera de la emisión de la convocatoria, una serie de publicaciones en diversos medios de la capital, principalmente, daban cuenta de supuestas irregularidades en una incapacidad médica de la Lic. Karla Gutiérrez Islas, actualmente primera visitadora de la CEDH, quien ya había manifestado anteriormente su deseo de registrase al proceso de elección por la presidencia del organismo y quien, al decir de no pocos conocedores del tema, es quien más posibilidades tiene de obtener el triunfo, razón por la que se intentó a través de dichas publicaciones, desprestigiar a la funcionaria con declaraciones y acusaciones que el mismo presidente actual, José Luis Armendáriz, se encargó de desmentir amplia y detalladamente en diversas entrevistas televisivas y radiofónicas.

Entre los grupos de derechohumanistas y activistas sociales a favor de los derechos humanos, prevalece la idea sobre las amplias posibilidades de la Lic. Gutiérrez por varias razones. Primero, por su filiación claramente panista de toda la vida; segundo, representa un perfil con amplia preparación técnico-jurídica en el tema; tercero, a pesar de su juventud acumula ya 11 años de experiencia dentro de la CEDH escalando diversos cargos hasta llegar al que ocupa hoy; y cuarto, es mujer, lo que le brinda a la institución una clara representatividad de género, además de que mantiene una buena y saludable relación interinstitucional con todos los actores relacionados a esa materia.

Pero ¿quiénes más aspiran a presidir la CEDH? El número de “suspirantes” podría alcanzar fácilmente las dos decenas de interesados e interesadas, pero se reduce drásticamente en proporción directa a la reales posibilidades que tengan cada uno de ellos.

Sin embargo, podemos considerar como aspirantes serios al cargo, además de la Lic. Karla Gutiérrez, a la diputada Blanca Gámez, al Lic. Gustavo de la Rosa Hickerson y al Lic. Carlos Gutiérrez Casas. El orden en que los menciono es completamente aleatorio e insubstancial.

Analicemos brevemente cada caso. De la licenciada Gutiérrez ya expusimos líneas arriba su perfil y situación presente, sólo agregaríamos que, de acuerdo con la Ley Orgánica de la CEDH, a falta del titular, es decir, del presidente, es el primer visitador quien ocupa el cargo en forma interina para organizar una nueva elección conforme a la norma, es decir, en ese supuesto el cargo le correspondería a Karla.

La diputada Blanca Gámez, aunque panista también y cercana al gobernador Corral, y con una sólida trayectoria en el activismo social, tendría en su contra que actualmente se desempeña como secretaria de la Comisión de Derechos Humanos del Congreso estatal, por lo que enfrentaría un claro conflicto de intereses, aún solicitando licencia al cargo.

Por su parte el abogado y maestro de Derecho Gustavo de la Rosa Hickerson, con una muy amplia, reconocida y larga trayectoria en las luchas a favor de los derechos humanos, sería quizá el perfil más idóneo, salvo porque pertenece al género masculino y en estos momentos de prevalencia de la mujer en contexto político y humano, ser hombre no es precisamente un plus, sin embargo y a pesar de ello, enfrenta fuertes obstáculos para lograrlo. Él mismo reconoce que no está precisamente en el ánimo del gobernador Corral, lo que dificultaría mucho obtener los votos panistas, por otro lado, hay quienes señalan que se encuentra legalmente impedido para ocupar el cargo, ya que de acuerdo con la fracción III del artículo 8 de la Ley de la CEDH, quien aspire a la presidencia no debe haber desempeñado ningún cargo de dirección partidista, como lo hizo De la Rosa en los 90 al frente del CDM del PRD en Juárez.

En cuanto al Lic. Carlos Gutiérrez Casas, actual visitador de Derechos Humanos en Juárez, no obstante su experiencia y trayectoria, se le liga al sector más radical de la izquierda juarense, lo que no le asegura votos ni entre la propia bancada de Morena en el Congreso.

Las fechas están muy próximas, los plazos se vencen pronto. Estaremos atentos cómo se mueven las piezas del ajedrez político que coloquen a un nuevo presidente o presidenta de la CEDH en Chihuahua.