OPINIÓN

Debe por pudor adelantar el calendario e irse

Varios miles de esos más de cinco mil 200 ejecutados no hubieran muerto si Chihuahua tuviera un gobernador consciente y firme en cumplir y hacer cumplir la ley

LA COLUMNA
de El Diario
jueves, 18 abril 2019 | 06:00

• Debe por pudor adelantar el calendario e irse


• Cuatro testigos y un Judas en el caso ‘La Coneja’


• Vaivenes de Lilia en campaña morena de Puebla


• Casi en cero, oficinas públicas desde hoy


El Seccional Anáhuac está literalmente pegado a la ciudad de Cuauhtémoc, casi forma parte de su zona conurbada; y por supuesto ha sido también víctima de la violencia que ha producido el extraordinario derramamiento de sangre en Chihuahua por ambos costados; igual que al extremo norte y al extremo sur. 

Así fue la noche del lunes con otro ataque a la pequeña comandancia del lugar. El jefe de Policía muerto, varios lesionados; vehículos e instalaciones incendiadas por un comando del crimen organizado que sólo con los altos calibres y numerosa cantidad de balas utilizadas habla de su poderío. Indescriptible el terror civil.

Es la situación en Anáhuac, Cuauhtémoc, todo el occidente... el noroeste de la entidad y las principales zonas urbanas de la entidad las que dejan en claro la incapacidad de Javier Corral Jurado para seguir manejando las riendas del Gobierno en Chihuahua.

Desconocemos si en realidad el gobernador pueda con el paquete en materia de seguridad porque solamente ha sido visto en acción en un solo intento al que no le dio seguimiento y culminó en un sonado fracaso que se ha extendido hasta hoy día. 

Van arriba de 5 mil 200 homicidios en el estado desde octubre del 2016, cuando rindió protesta hasta la fecha.

Entre diciembre del 2016 y 2017 Corral planeó tomar bajo control de la Fiscalía General del Estado las policías municipales de las principales ciudades del estado, incluidas Juárez y Chihuahua.

No pensó siquiera en una Guardia Estatal al estilo de la ahora creada por AMLO, Guardia Nacional. Simplemente lanzó un decreto por el que se hizo del control de las policías preventivas de siete municipios medianos. Cuauhtémoc, Madera y Nuevo Casas Grandes, entre ellos. 

Hasta ahí llegó porque el resultado ha sido un desastre desde entonces hasta ahora. No hubo más municipios bajo el trunco esquema.

Los mandos de la Comisión Estatal de Seguridad a la cabeza de Óscar Aparicio Avendaño o han sido ejecutados o han sido llevados a la cárcel por asesinar o desaparecer gente en la región manejada por la Fiscalía. Ha quedado clara su relación con unas y otras células del crimen organizado pertenecientes o a Gente Nueva o a La Línea, los que se disputan grandes territorios del estado.

El gobernador ha adquirido celebridad en el país por pelear con periodistas y medios de comunicación o por aparecer cada vez con mayor frecuencia en los últimos lugares de aprobación en sondeos nacionales.

Varios miles de esos más de cinco mil 200 ejecutados no hubieran muerto si Chihuahua tuviera un gobernador consciente y firme en cumplir y hacer cumplir la ley como protestó hacerlo al momento de ser investido titular del Poder Ejecutivo estatal. Ha incumplido comprobadamente con la grave responsabilidad adquirida.

No fue electo para pasear en los aviones que le heredó César Duarte, ni para ganar sin desquitar casi 200 mil pesos mensuales, ni para aprender a jugar golf, frontón o tenis... menos para pelear con todo quien discrepa de su modo de actuar y conducir.

Fue electo para gobernar y es lo que menos ha hecho. Anáhuac es el último ejemplo pero el estado sigue lleno de ellos...y no solamente en materia de seguridad, sino en todos los rubros de la administración.

Por pudor elemental debe Corral adelantar el calendario y dejar el timonel para manos auténticamente comprometidas con los chihuahuenses. 

Basta de un gobernador de caricatura. Que siga cobrando hasta que concluya el período para el que fue electo, 2021. No importa, pero sufriría sin él menos daños el estado al perjuicio registrado a este día.


***

Mientras avanza el juicio oral contra Alejandro Gutiérrez “La Coneja”, en el desfile de acusadores han destacado cuatro testigos y un traidor, sin duda protagonistas de este proceso.

El traidor es Ever Aguilar Sandoval, acogido a los criterios de oportunidad para ser considerado testigo protegido.

Excoordinador administrativo de la Secretaría de Hacienda, fue socio de los ahora reclusos Gerardo Villegas y Enrique Antonio Tarín, exdirectores de Administración y de Adquisiciones. Operaba la entrega en efectivo de la famosa nómina secreta a exdiputados y otras figuras públicas.

Aguilar Sandoval, según los reportes de la Operación Justicia, de hecho estaba con Villegas en el aeropuerto cuando le ejecutaron la orden de aprehensión, aquel 27 de marzo de 2017 en el aeropuerto de Chihuahua; además de que tenía negocios en sociedad con éste y con Tarín García.

Éste es el testigo protegido de mayor peso en el juicio. Es el de la clave S45M8-4FJK12S/2017. O el Judas, a propósito de la Semana Santa.

En peso le sigue Miguel Ángel Mezquitic Aguirre, exdirector de Presupuesto y Control de Pagos de Hacienda. Fue el pagador y con una causa penal federal en contra. También se acogió a los criterios de oportunidad. Las acusaciones no lo ubican en los enjuagues con Villegas y Tarín, que son la pieza fundamental en Chihuahua para la acusación contra el exsecretario general adjunto del PRI nacional.

Luego está el exsecretario de Hacienda, Jaime Ramón Herrera Corral, el personaje más público de todos los testigos, sobre el que ya está de más abundar. Ni cuestionamientos recibe su papel porque fue de los malqueridos del duartismo.

El otro protegido es Jesús Olivas Arzate, exdirector de Egresos. Inmediatamente abajo de él estaban los operadores que, según la acusación del Ministerio Público, se encargaron de pagar a Gutiérrez lo que en su momento instruyó César Duarte, el prófugo exgobernador.

Pero fuera de cualquier identidad reservada, la mayor aportación de evidencia ha sido la de Óscar Ruiz, transexenal director de Contabilidad Gubernamental de la Secretaría de Hacienda. La estrella del juicio, la prueba, estuvo a su cargo. Fue la documentación de servicios pagados y no prestados.

Son ellos cinco los que pesan sobre “La Coneja” y los integrantes del Tribunal de Juicio Oral. 

Faltan varios días para la sentencia, pero ya es por demás conocida.

***

La presentación de la priista Lilia Merodio como parte del equipo de campaña de Miguel Barbosa, candidato de Morena por Puebla, exhibió los vaivenes de la exsenadora juarense.

La que en su momento fue aspirante a la candidatura del PRI para la gubernatura de Chihuahua en efecto fue integrada al equipo de Atención a Organizaciones Sociales del abanderado morenista, junto con Denisse Ortiz Pérez, Vanesa Barahona, Cindy Jiménez y Eduardo Rivera, todos amigos de mucho tiempo del experredista que retornó al camino del bien con López Obrador.

Pero hubo un quiebre de Merodio Reza y ese proyecto poblano, no tanto por las críticas que recibió por ser priista y a la vez apostarse en una causa de Morena, sino por otras razones.

El prematuro rompimiento o aborto del plan en apariencia fue obra de Gabriel Biestro, coordinador político de la campaña de Barbosa y también líder de la bancada morenista en el Congreso poblano, pues es de los muchos que la juarense no puede ver ni en pintura.

Y cómo no, si Biestro Medinilla fue de sus principales críticos foráneos cuando ella fue senadora.

“Que una senadora como Lilia Merodio diga que mataron a unos jóvenes por revoltosos demuestra su putrefacción, insensibilidad e incompetencia”. Ahí está el tuit de Biestro del 30 de noviembre de 2014, de cuando la priista tropezó en uno de los casos más espinosos que le tocaron a la administración de Enrique Peña Nieto, el de los 43 de Ayotzinapa.

Así que muy amigos y todo Barbosa y Lilia, pero su apoyo a la campaña parece que nomás quedó en el anuncio del pasado 1 de abril.

***

Toda la burocracia vacaciona desde hoy.

Al paso del tiempo aquellos “días de guardar”, o días santos, fueron convertidos de religiosos y místicos en meros días de relajamiento y descanso laboral en muchas empresas privadas pero particularmente en el servicio público.

Salvo “guardias” en áreas de Seguridad y Protección Civil, no queda nadie en las oficinas públicas. El trabajo que se acumulará durante jueves y viernes empezará a ser sacado a cuenta gotas a partir del lunes próximo.

Al regreso el lunes tendremos, además de eso, la histórica crisis en los pasos fronterizos que llegará casi al mes. Será para los juarenses el viacrucis más prolongado que el marcado en el cronograma católico.