Opinión

Debates, declinaciones y voto útil

¿Voto útil para qué? ¿Voto útil para quién? Que la ciudadanía ejerza su derecho lo mejor informada posible

Sergio Pacheco González
Analista

martes, 01 junio 2021 | 06:00

“Conforme a lo dispuesto por el artículo 304, párrafo 1, del Reglamento de Elecciones, por debate se entienden aquellos actos públicos que únicamente se pueden realizar en el período de campaña, en los que participan las candidaturas a un mismo cargo de elección popular con el objeto de exponer y confrontar entre sí sus propuestas, planteamientos y plataformas electorales, a fin de difundirlos como parte de un ejercicio democrático, bajo un formato previamente establecido y con observancia de los principios de equidad y trato igualitario, sin que afecte la flexibilidad de los formatos.

En ese orden de ideas, el párrafo 2 del artículo invocado, dispone que los debates tienen por objeto proporcionar a la sociedad la difusión y confrontación de las ideas, programas y plataformas electorales de las candidaturas, por lo que, en su celebración, se asegurará el más amplio ejercicio de la libertad de expresión, garantizando condiciones de equidad en el formato, trato igualitario y el concurso de quienes participan en ésta”.

Esta definición y el propósito de un debate se encuentran descritos en el Acuerdo IEE/CE135/2021 del Consejo Estatal Electoral, el que establece los lineamientos para la celebración de debates entre candidatas y candidatos a los diversos cargos de elección popular, para el proceso electoral local 2020-2021.

Ambos aspectos pueden extenderse a los debates sostenidos entre candidatas y candidatos a la gubernatura del estado y a la presidencia municipal de Juárez. En estos el propósito no logró cumplirse. 

Como se ha hecho costumbre, pareciera ser que los ataques y descalificaciones constituyen la principal “aportación” que unos y otras ofrecen a la ciudadanía en el marco de un evento que pretende informar a ésta, sobre las plataformas de los partidos políticos contendientes y quizás más importante ahora que las ideologías parecen no importar, dada la mezcolanza derivada de la transformación de independientes en candidatos de partido, de azules en guindas y de guindas en amarillos o bicolores, de la oportunidad de conocer los programas de gobierno que unos y otras procurarán, en el mejor de los casos, materializar.

Llama la atención que en ambos ejercicios, candidatos y candidatas optaron por seguir el guion previamente elaborado por sus asesores, antes que contestar las preguntas que la ciudadanía aportó, en un ejercicio que debiera mantenerse para los próximos procesos electorales, dado el mecanismo establecido para ello por el Instituto Estatal Electoral.

De acuerdo con el escenario que se presenta a una semana de la elección, el Debate Gubernatura Chihuahua 2021 podrá ser además recordado por la declinación del candidato de Fuerza por México, quien, sin poner en antecedentes a la dirigencia de la organización política, declara que “por el bien de Chihuahua y a nombre de mi equipo me uno” a la candidata de la alianza Nos Une Chihuahua.

Lo será también, por el llamado a votar en contra de Morena que emite la candidata del PRI, quien de facto ha declinado ya a favor de la misma alianza: “No votemos por Morena, no es Morena la que nos va a garantizar el futuro de Chihuahua. Votemos responsablemente por quien nos garantiza que nuestros hijos tendrán libertades, tendrán desarrollo, tendrán futuro”. 

Las implicaciones que este discurso supone para su partido son claras, en tanto nunca planteó que su éste pudiera ofrecer lo que demanda. Es, en términos futbolísticos, un claro autogol.

Con estos antecedentes, es comprensible el porqué no sólo en este estado se habla y promueve el llamado voto útil, esa estrategia que para algunas voces en el año 2000 posibilitó que se diera la primera alternancia en el Ejecutivo federal. En aquel entonces, la consigna era “hay que sacar al PRI de Los Pinos”.

En el proceso electoral 2017-2018, el llamado al voto útil se hizo nuevamente presente, promovido por el excandidato Ricardo Anaya, como consigna León A. Martínez en El Economista del 22 de mayo de 2018, quien precisa: “El conservador PAN va en coalición por la presidencia con dos partidos que conformaron un bloque de izquierdas —PRD y Movimiento Ciudadano— en el 2000, insólita alianza en la historia reciente de la democracia en México.”

Al respecto vale la pena citar una frase de Carlos Marx: “La historia se repite dos veces: la primera como comedia, la segunda como farsa.”

Así, al considerar el ejercicio de un voto útil, es conveniente preguntarse ¿voto útil para qué? ¿Voto útil para quién?

Que la ciudadanía ejerza su derecho lo mejor informada posible. Al final del camino, quienes votan deciden, sean muchos o pocos.

Te Puede Interesar