Opinión

De todo un poco | Empezando el 2022 con el pie izquierdo

Cada vez es más notorio la cantidad de migrantes de origen haitiano que están siendo deportados a México por nuestra ciudad. Se les puede ver deambulando por los alrededores del puente internacional Paso del Norte, ubicado en la desolada avenida Juárez

Erasto L. López
Analista Ciudadano

viernes, 14 enero 2022 | 06:00

Migrantes en Ciudad Juárez 

Cada vez es más notorio la cantidad de migrantes de origen haitiano que están siendo deportados a México por nuestra ciudad. Se les puede ver deambulando por los alrededores del puente internacional Paso del Norte, ubicado en la desolada avenida Juárez. En grupos que van desde las tres hasta ocho personas caminan sin rumbo en busca de un lugar donde comer y dormir. Difícil la situación que tienen los isleños, que con una cultura e idioma diferente averiguan abrirse paso en una ciudad que está tratando de salir de la difícil situación en la que se ha sumergido desde que comenzó la violencia en 2008 y el remate de la pandemia del Covid-19 en el 2020. Algunas organizaciones de la sociedad civil y grupos religiosos se han dado a la tarea de brindarles una mano a los hermanos caribeños. Sin duda alguna, la anterior ola de centroamericanos y cubanos en Ciudad Juárez y ahora de haitianos generará una mescolanza de culturas interesante para nuestra ciudad, la que se ha convertido para ellos en un refugio y esperanza de comenzar una nueva vida. 

La violencia está imparable

El pasado fin de semana se registró una masacre en las instalaciones del conocido bar “El Viejo Oeste”, donde un grupo de personas que se encontraban bebiendo en el lugar fueron privados de la vida. Tan solo durante ese fin de semana perecieron 19 personas en hechos violentos, teniendo como resultado en los primeros 10 días de este nuevo año 37 personas ejecutadas. ¿Dónde está la estrategia de seguridad? Mientras que los tres niveles de gobierno se señalan entre ellos, los juarenses somos los que sufrimos las consecuencias de su ineptitud. Desde el 2018 el Gobierno federal viene pregonando una estrategia que, a tres años de mandato, ha resultado en un fracaso. El “Abrazos, no balazos” del presidente Andrés Manuel no ha tenido el impacto deseado, pues “darles amor a los delincuentes” no funciona para nada. Los juarenses exigimos a los gobiernos federal, estatal y municipal que dejen de estar jugando a la “mesita del té” y comiencen a hacer efectivas sus acciones, al final de cuenta ellos prometieron una solución y hasta la fecha la seguimos esperando. 

El Covid-19: Ómicron, Deltacron y Flurona

Como si fuera una mala broma, el 2022 nos recibió con un drástico aumento en los casos positivos de Covid-19. La nueva variante conocida como Ómicron se dispersó por el mundo a una gran velocidad. En Chihuahua los contagios se incrementaron ocasionando que el semáforo Covid se modificara poniéndonos nuevamente en alerta naranja (más cerca del temible rojo que del anhelado verde), las hospitalizaciones aumentaron, el aforo a los negocios se redujo, y la entrada a clases presenciales se pospuso hasta el 24 de enero. Por si fuera poco, hace unos días nos llega la noticia de que la variante Ómicron se fusionó con la delta creando “Deltacron”, y que en otros países se combinó con la gripe formando la “Flurona”. Mientras tanto la gente se debate entre trabajar y posiblemente enfermarse o quedarse en casa y sufrir las consecuencias económicas de una inflación que no da un respiro.  

Así se inicia el 2022, y como dice el título de esta columna de opinión: “de todo un poco”, pero cuando ese poco se acumula se puede volver sumamente pesado. 

close
search