De regreso al siglo XIX

Para los que nos tocó vivir aquella fascinante serie televisiva de ciencia ficción 'El túnel del tiempo'

Jaime Rodríguez Chacón
Analista
domingo, 14 abril 2019 | 06:00

Para los que nos tocó vivir aquella fascinante serie televisiva de ciencia ficción “El túnel del tiempo”, que trataba de dos científicos que viajaban a través de las edades, no será difícil relacionar este nuevo régimen de AMLO,  como si fuese una nueva máquina contemporánea del tiempo, con el pequeño inconveniente que el nuevo sistema, sólo nos puede transportar al pasado; no está diseñada para viajar al futuro.

Porque para los que tienen la dicha de viajar por el mundo a los países más avanzados como Noruega, Australia, Suiza, Alemania, Estados Unidos, Singapur, etc., y ver todo el avance tecnológico, educativo, en salud y  seguridad, es como si estuvieran viajando al futuro, y cuando regresan a México es como si regresaran al siglo XIX. Por el atraso que tenemos en nuestro país.

No eran profecías de autocumplimiento los temas abordados por el que escribe, como: La nación al borde del colapso e inminente naufragio del país, entre otras, porque esta máquina llamada 4T, nos lleva a todo vapor al lejano siglo XIX.

El Gobierno de AMLO reprobó en el balance de sus primeros 100 días, ya que no hubo ni hay expectativas de mejoramiento en cuanto a la economía, seguridad, aplicación del Estado de Derecho, y por la negación del uso legítimo de la fuerza pública del Estado, para establecer el orden en todos los ámbitos, particularmente en contra de grupos anárquicos y extorsivos como la CNTE que han sido por muchos años un lastre al desarrollo del país.

Tampoco hay confianza por parte de los inversionistas, por decisiones erráticas del actual régimen, como la cancelación del aeropuerto de Texcoco, que se apoyó en una encuesta espuria, amañada, con las conocidas pérdidas económicas colosales; tampoco no se ve cómo hacer más eficiente a Pemex, cuya deuda de más de 100 mil millones de dólares podría socavar las finanzas públicas; además, es una gran mentira que se pretenda atacar la corrupción, ya que no hay políticas públicas ni mecanismos para fiscalizar y sanear las finanzas de las dependencias federales por ejemplo: En el segundo trimestre de 2018, se erogaron 76 mil 816 millones de pesos sólo en prestaciones a los trabajadores del sector público, de los cuales tres cuartas partes se repartieron entre: IMSS, Secretaría de Educación Pública, Pemex y CFE. Además, recibieron apoyos, estímulos, primas, premios, gratificaciones y otros, por 55 mil 707 millones de pesos.

En asuntos de inversión pública y privada es un desastre. El Centro Nacional de Energía (Cenace), confirmó la cancelación definitiva de la cuarta subasta eléctrica, unos mil 600 millones de dólares en nuevas centrales principalmente renovables, que serían inversiones hechas por empresas para satisfacer la demanda de potencia en horas pico, con certificados de energía limpia, por lo cual con dicha cancelación, la CFE seguirá cargando con un 29 por ciento de la demanda eléctrica, carga que se podría haber eliminado de concretarse las licitaciones. ¿Cómo podrá satisfacer la demanda sin inversión?  Ya vienen los apagones, acostúmbrense.

El suministro eficiente de energía eléctrica a un costo accesible, motiva la competitividad y la capacidad productiva de industrias, comercios, y empresas; aún la industria sin chimeneas requiere que no haya apagones, para sus distinguidos huéspedes de todo el mundo.

Mientras México regresa al siglo XIX pretendiendo utilizar carbón y combustóleo para la generación de energía, además de la polémica construcción de dos centrales termoeléctricas en Huexca Morelos y una refinería en Dos Bocas Tabasco, la India, presume ir a la vanguardia para reducir su dependencia de los combustibles fósiles, y se encamina a ser el primer productor de energía solar en el mundo, sólo por debajo de China y Estados Unidos, con la construcción del parque solar Kurmul, que al término de la obra, a finales de este mes, contará con mil MW de capacidad y, que hoy es la planta fotovoltaica más grande del mundo, superando en 850 MW a la Longyangxia solar park en China: la gran muralla solar. El referido parque ocupa 2 mil 400 hectáreas con una inversión de mil 100 millones de dólares, utiliza más de cuatro millones de paneles solares con una capacidad de 315 vatios c/u, el parque Kurmul genera 8Gwh, es decir: 8 millones de kwh, capacidad suficiente para alimentar cuatro millones de hogares con un consumo de 2 mil vatios y, 8 millones de hogares cuando su consumo sea, un kilowatt por hora.

Un incentivo financiero para la generación de energía ayudará a la India a impulsar su capacidad instalada de energía eólica hasta los 50 Gw al finalizar esta década, según informes del Consejo Mundial de Energía Eólica (GWEC) The Global Wind Energy  Council. ¡Qué envidia! Mientras México regresa al siglo XIX por un mandatario terco, necio como él mismo lo ha dicho, que no oye consejos, ni hablar, ¡qué mala pata! ¡Pobre México, tan lejos de Dios y con mandatarios tan tercos!