PUBLICIDAD

Opinión

De política y cosas peores | Más reflexivo y menos injurioso

La tolerancia y el respeto deberían ser características de su actuación, y no la invectiva o la burla desdeñosa

Armando Fuentes Aguirre
Escritor

martes, 15 noviembre 2022 | 06:00

PUBLICIDAD

Ciudad de México.- Noche de bodas. El primer acto de amor dejó plenamente satisfecha a la recién casada, tanto que de inmediato le pidió a su maridito un bis o encore, o sea una segunda vez. Él respondió: "Espera un poco". "¿Cómo que espere un poco? -se impacientó la ansiosa desposada-. ¡Hasta en la tele hay repetición instantánea!". Declaró un matrimoniado: "Mi esposa y yo nunca estamos de acuerdo en nada. Sólo hay una cosa sobre la cual no discutimos: la cama". Afrodisio, galán concupiscente, llevó a la linda Susiflor a la habitación 210 del Motel Kamawa. Grande fue la sorpresa del labioso galán cuando ya en el lecho del amor la chica requirió su bolso y sacó de él una cinta de medir como las que usan los sastres. Explicó Susiflor: "Mi mami me dijo: 'Si vas a tener sexo toma medidas'". (Me pregunto qué fue lo que midió esa cándida joven. No quiero ni imaginarlo). La semana que pasó viajé a Guadalajara el lunes, pues debía dar una conferencia el martes por la mañana, temprano. Regresé el mismo día a Saltillo a atender un compromiso similar el miércoles, y el jueves volé de nuevo a la capital tapatía para otra conferencia. El viernes hice por carretera el trayecto de Guadalajara a León para una conferencia más, y el sábado me levanté a las 3 de la mañana para ir al Aeropuerto del Bajío y tomar un  vuelo que sale a las 6 AM a Monterrey. De ahí, otra vez por carretera, a Saltillo. A mis 84 años una semana así es típica, normal. No sé si cuando envejezca podré mantener el mismo ritmo de actividad, pero sí sé que me gusta lo que hago, de modo que no trabajo nunca: vivo en una perpetua vacación. El camino y la casa me atraen con igual fuerza, y disfruto el amor de los míos y el afecto de quienes asisten a mis presentaciones, gente cordial y bondadosa cuyas muestras de cariño me alientan y vivifican. Digo esto a propósito del 69 aniversario de AMLO. Cuando él nació yo ya tenía 15 años de vida, y uno de haber empezado a trabajar formalmente para hacer más ligera la carga de mis padres. Pienso que a su edad López Obrador debería ser más reflexivo y menos injurioso y contumaz. La tolerancia y el respeto deberían ser características de su actuación, y no la invectiva o la burla desdeñosa. Eso de decir que las manifestaciones en defensa del INE fueron un striptease del conservadurismo no sólo muestra escaso ingenio, sino constituye una ofensa para las mexicanas y mexicanos que en uso de sus derechos y su libertad salieron a las calles en numerosas ciudades del país para protestar contra sus ataques a una institución en que se finca en buena parte la vida democrática de México. Por desgracia, en parodia de la canción, a López Obrador nada le han enseñado los años; siempre cae en los mismos errores. No enfrenta la realidad: de pie frente a un espejo sólo se mira a sí mismo y sólo escucha su propia voz repitiendo su misma monótona palabrería. Mejor presidente merecía México, pero la democracia suele incurrir en descomunales yerros que sólo con más democracia se pueden enmendar. Día llegará, estoy seguro, en que esa democracia a la que ahora ataca AMLO nos librará del régimen impuesto por este hombre a quien la edad, lejos de mejorar, ha agriado como a los malos vinos. Eran tres niños de 7 años. Arthur, inglés; Panchito, mexicano; y Pierre, francés. Estaban internos en un colegio europeo, y un día oyeron ruidos extraños en la alcoba del director y de su esposa. El pequeño inglés se asomó por la cerradura de la puerta y dijo: "Se están peleando". Se asomó Panchito y lo corrigió: "No se están peleando. Están haciendo el amor". Se asomó Pierre el francesito y sentenció: "Y muy mal". FIN.

    MIRADOR

PUBLICIDAD

        Por Armando FUENTES AGUIRRE.

    A los poetas románticos les gustaba ver la caída de las hojas.

    Eso les inspiraba melancólicos poemas en los que hablaban del otoño de la vida, del fin de los amores y de otros acabamientos semejantes.

    Yo no tengo la desgracia de ser poeta. Mis escasas desdichan tienen otros oficios. Por eso no me entristece ver que el huerto de los nogales se ha pintado de amarillo. Eso significa que los árboles han cumplido su tarea del año y se disponen ahora a descansar. No hay terminación alguna. Hay el reposo al cual seguirá en la primavera el despertar a un nuevo ciclo de la vida. Entonces los nogales se cubrirán otra vez de fronda verde y darán nueva flor y nuevo fruto.

    Igual que los árboles del huerto nosotros también reposaremos de las fatigas de la vida y renaceremos a otra que no conocemos, del mismo modo que en el seno materno desconocíamos la vida que luego habríamos de vivir. 

    Veo caer las hojas de los árboles y no pienso en la muerte, sino en la vida. Tiene sus ventajas eso de no ser poeta romántico.

    ¡Hasta mañana!... 

MANGANITAS

Por AFA.

". 'Un striptease del conservadurismo', llamó AMLO a las manifestaciones en defensa del INE.".

     Voy a decirlo en un tris

    cuando los ecos se acaben:

    los morenistas no saben

    qué es eso de "un striptease"

PUBLICIDAD

ENLACES PATROCINADOS

close
search