Opinión

De política y cosas peores | Elección tranquila

El PRI, según es bien sabido, arrasó en las urnas y dejó muy abajo tanto al PAN como a Morena

Armando Fuentes
Escritor

miércoles, 21 octubre 2020 | 06:00

Ciudad de México.- No se me acerquen mucho, por favor. No se me acerquen. Es que ¿saben ustedes? huelo. Y no a ámbar, como dijo el hidalgo de la Mancha. La tinta con que me marcaron el dedo pulgar después de que en mi ciudad, Saltillo, voté en la elección del domingo que pasó, no tiene olor a rosas gongorinas o de Gertrude Stein, ni trasciende al clavel que evoca al clavo ni al nardo canónico de que escribió López Velarde. Menos aún posee profumo di donna, scent of a woman, perfume de mujer. Huele a rayos, para decirlo con expresión inédita. Es miércoles ya, y todavía es fecha en que cualquiera pensaría que puse el dedo en indebida parte. Desde luego uno no espera que la tal tinta huela a madreselva, jazmín de Arabia o alhelí, pero ojalá los fabricantes evitaran que tuviera el olor mefítico que tiene. En fin, detalle intrascendente es ése. Lo importante es que los coahuilenses tuvimos una elección en orden y tranquila, bien organizada y cumplida bien por la autoridad electoral. El PRI, según es bien sabido, arrasó en las urnas y dejó muy abajo tanto al PAN como a Morena. Me preguntarán a qué se debió eso. Se debió, desde luego, a la sólida estructura que el partido tricolor mantiene en el Estado, contrastante con el desbarajuste que priva en los demás partidos. Influyó igualmente la buena labor que ha llevado a cabo el gobernador Riquelme, y que los ciudadanos reconocen. También los coahuilenses negaron su sufragio a los candidatos de Morena porque se han percatado de la forma en que López Obrador ha tratado a Coahuila, lo mismo que a otras entidades que no gozan de su preferencia, quitándole recursos y negándole todo apoyo, incluso el que está obligado a darles. A todo eso debió en Coahuila su sonoro triunfo el PRI, con el cual dio aliento al partido nacional. Yo no soy priista -a ningún partido pertenezco-, pero felicitaré personalmente a mis amigos del PRI cuando dentro de algunas semanas se me quite este olor que todavía traigo. Como dice Jesús R. Cedillo, colega al que aprecio y admiro: puf. La mujer le manifestó al joven analista: "Soy ninfómana". Repuso el apuesto psiquiatra: "Antes de que siga ha de saber que mis honorarios son de 2 mil pesos la hora". Inquirió la mujer ansiosamente: "¿Cuánto por toda la noche?". "Estoy embarazada" -le informó Dulcibel, joven soltera, a su mamá. La señora profirió una interjección jaculatoria aprendida de la suya: "¡Mano Poderosa!". Precisó Dulcibel muy apenada: "No fue con la mano". Bien dice el dicho popular: "Hijo de tigre, pintito". El primogénito de don Usurino Matatías, el hombre más avaro de la comarca, fue a cenar con su novia en restorán. A la hora de la cuenta le dijo: "Tú has pagado las últimas diez veces. Vamos a echar un volado a ver quién paga ahora". Un caballero de buen porte acudió a la consulta de un médico y le dijo que de continuo se sentía cansado. Le preguntó el facultativo: "¿Qué edad tiene?". "65 años" -respondió el paciente. "Es natural entonces -indicó el doctor- que sienta esa fatiga. ¿Tiene actividad sexual?". "Sí -replicó el hombre-. Cuatro veces al año". "¿Cuatro veces? -repitió el galeno-. ¿Por qué tan pocas?". Explicó el visitante: "En primer lugar no soy casado. En segundo, soy algo tímido con las mujeres. Y en tercer lugar soy obispo de mi iglesia". Doña Facilisa no salió del lecho esa mañana, pues tenía temperatura. Su esposo, don Cucoldo, le comentó a un compadre: "Mi señora está en la cama con 38". Dijo el otro: "Todos conocemos los devaneos de la comadrita, pero creo que ahora se pasó de la raya". FIN.