De política y cosas peores | El problema nos rebasará

Estamos en El Ensalivadero, el solitario y romántico sitio al que solían ir por la noche las parejitas del lugar

Armando Fuentes
Escritor
miércoles, 17 abril 2019 | 06:00

Ciudad de México.- Estamos en El Ensalivadero, el solitario y romántico sitio al que solían ir por la noche las parejitas del lugar. El galán y la muchacha se pasaron al asiento de atrás del automóvil y se entregaron a ardientes arrebatos de apasionada voluptuosidad concupiscente y a locos delirios de pasional y frenética libidinosidad. Cuando todo terminó y ambos recobraron el sentido de la realidad ella se dio cuenta de que el automóvil estaba inclinado. Salió a averiguar por qué y en seguida le dijo a su novio: "Afrodisio: se le salió el aire a una llanta". "¡Qué bueno! -exclamó él con alivio-. Todo el tiempo estuve creyendo que se te estaba saliendo a ti"... La recién casada les comentó a sus amigas: "No me preocupa mucho no saber cocinar. Baudelio, mi marido, dice que su mejor alimento son mis besos". Preguntó una, sonriendo: "Y ¿no lo cansa esa comida?". "No -aseguró la chica-. Lo que lo deja agotado es el postre que le doy". Los nietos estaban viendo el retrato de bodas de sus abuelitos. Uno de ellos le reclamó en tono de broma al anciano señor: "Abuelo: en todas las antiguas fotografías de boda la novia aparece sentada, y el novio está de pie junto a ella. En cambio en la foto de ustedes tú estás sentado y la abuela está de pie. ¿Cómo explicas esa falta de caballerosidad?". "Ninguna falta de caballerosidad, hijo -respondió el añoso señor-. Lo que sucedió es que el día que tu abuela y yo nos casamos el fotógrafo del pueblo había ido a la ciudad, y nos retrató hasta después de que llegamos de la luna de miel. Para entonces ni tu abuela podía sentarse ni yo podía tenerme en pie". Babalucas invitó a su novia: "Vamos a lo oscurito, Dulcimel". Ella aceptó de buen grado aquella invitación. Volvió a sugerir Babalucas. "Vamos más allá. Está más oscuro'". La muchacha, excitada, lo siguió. "Todavía hay algo de luz -manifestó Babalucas-. Vayamos a aquel rincón. Ahí sí está completamente oscuro". La chica lo siguió, cada vez más emocionada. Cuando llegaron al caliginoso lugar Babalucas le dijo lleno de orgullo a su muy ansiosa novia: "¡Mira, Dulcimel! ¡Las manecillas de mi nuevo reloj brillan en la oscuridad!". El problema de la contaminación en el Valle de México se ha agravado considerablemente. Cada vez son más frecuentes los avisos de contingencia ambiental. ¿Qué fue de "la región más transparente del aire" que dijo don Alfonso Reyes, el regiomontano universal? La misma Ciudad de Monterrey empieza a dar también señales de emergencia. Si no empezamos a buscar fuentes de energía no contaminantes, en unos cuantos años el problema nos rebasará. Un joven marido quiso hacerle una fiesta sorpresa a su mujercita, pues era el día de su cumpleaños. Preparó todo y luego le dijo: "Arréglate, mi amor. Vamos a cenar en restorán de lujo y luego iremos a bailar". Ella subió a su recámara, lo que aprovechó el muchacho para hacer entrar a sus amigas y amigos y colocarlos al pie de la escalera. Ya estaban todos ahí, listos para cantarle sorpresivamente "Las Mañanitas" a la festejada, cuando salió ella de su cuarto completamente en pelotier, quiero decir sin nada de ropa encima, y sin darse cuenta de la presencia de quienes la veían le dijo a su marido: "Ven de una vez, Fredisberto, porque al regreso me vas a salir, como siempre, con que vienes muy cansado". Aquel señor que finalmente vio la luz declaró ante la asamblea de su iglesia: "Hace dos meses encontré al Señor. Desde entonces maté en mí al monstruo de la soberbia, al monstruo de la envidia, al monstruo de la lujuria.". "Una pequeña aclaración, hermanos -manifestó en ese punto la esposa del converso-. Ese último monstruo se le murió de muerte natural hace ya unos 20 años"... FIN.