PUBLICIDAD

Opinión

De la roqueseñal a la piyamada

Para entender que significa la CFE para México hay que ver su historia. Su creación se relaciona con dos visiones: la energía eléctrica como bien público por una parte y la visión comercial, que antepone la ganancia a toda costa, por la otra

Baldemar Méndez Antonio
Analista

sábado, 30 abril 2022 | 06:00

PUBLICIDAD

Ciudad de México.- Para entender que significa la CFE para México hay que ver su historia. Su creación se relaciona con dos visiones: la energía eléctrica como bien público por una parte y la visión comercial, que antepone la ganancia a toda costa, por la otra. Lázaro Cárdenas creó la CFE porque las empresas extranjeras de energía electrificaron solo 20 por ciento del país. Adolfo López Mateos nacionaliza las empresas extranjeras de energía eléctrica por lo mismo: la electrificación alcanzaba apenas 44 por ciento y limitaba el desarrollo nacional. 

En 2013, con la reforma energética, la energía eléctrica pasó de bien público a una mercancía. La reforma eléctrica del 2022 pretendía que no solo fuera un bien público, sino un derecho humano. 

PUBLICIDAD

¿A quién beneficia el rechazo a la reforma eléctrica del 2022? Hay que ser claros, las empresas generadoras de energía eléctrica en contra de la reforma eléctrica, detrás de la coalición PAN-PRI-PRD y Movimiento Ciudadano (MC), son empresas extranjeras ¡TODAS! 

La reforma eléctrica del 2022 proponía también que la participación pública pasara del 38 al 54 por ciento y la extranjera del 62 al 46 por ciento. Es decir, la reforma eléctrica del 2022 no atentaba contra las empresas privadas extranjeras, solo acabar su atraco a la CFE. 

En la CFE existen 239 permisos de Sociedades de Autoabastecimiento; por tanto, debe haber 239 usuarios. Sin embargo, existen más de 77 mil usuarios, agrupados en 110 monopolios privados ilegales. De forma general, el mercado eléctrico consta de dos tipos de clientes, los grandes consumidores (empresas) y los pequeños consumidores (residenciales). Antes del 2013, la CFE subsidiaba a los pequeños consumidores, 54 millones, con las tarifas diferenciadas entre estos y los grandes consumidores, 77 mil usuarios. Con la reforma energética del 2013, los grandes consumidores se “asociaron” a las empresas extranjeras, creando un mercado paralelo ilegal y subsidiado llamado “autoabasto”.

Ante este atraco, la respuesta de la coalición de partidos de oposición PAN-PRI-PRD-MC fue condicionar su voto aprobatorio a la reforma eléctrica del 2022, a cambio de 12 modificaciones. Se negociaron y aprobaron nueve de ellas. Aun así, la rechazaron. 

La reforma eléctrica del 2022 buscaba también el control de tarifas, no dejarlo a las empresas extranjeras (como en España); reconociendo la energía hidráulica como limpia y despachándola primero. 

Al 2019, la CFE tenía un nivel de electrificación del 98.95 por ciento. Esta infraestructura, construida por la CFE durante décadas, la utilizan las empresas extranjeras para suministrar energía a sus clientes-socios, sin pagar su uso y operación y pagando por el porteo una cantidad ínfima. 

Por todo lo anterior, estas empresas extranjeras reciben de la CFE un subsidio de 490 mil millones de pesos anuales, ¡desde 2013! Si la deuda del Fobaproa (hoy IPAB), a julio del 2021, era 975 mil 892 millones de pesos, con este subsidio esta se hubiera pagado, ¡cuatro veces! De este tamaño es el desfalco a la nación; a favor de empresas extranjeras, que aprobó la coalición PAN-PRI-PRD-MC. Y se ofenden cuando les llaman traidores a la patria. El PRI, jactándose además, hoy con una piyamada, en 2013 con la roqueseñal. 

Más, el mercado eléctrico en México representa 315 mil millones dólares anuales. Por esto, al crear un mercado paralelo, se buscaba desaparecer a la CFE. 

Los países desarrollados no permiten, por razones de seguridad nacional, que empresas extranjeras controlen la energía. Esta razón era suficiente para aprobar esta reforma. Recordar que en 2021 Texas nos cerró la llave del gas afectando a los estados fronterizos, como Chihuahua. 

¿Por qué anteponer los intereses de empresas extranjeras a los de la nación? Incluyendo el litio. Si no suena lógico, suena metálico. En el 2013, la bancada panista recibió 97 millones de pesos en quince maletas, para aprobar la reforma energética, como se vio en videos. Por esta razón huyó del país Ricardo Anaya y está preso Jorge Luis Lavalle. 

¿Transición energética? No está plasmada en la reforma de Peña Nieto del 2013; si lo estaba en la reforma de 2022. ¿Cambio climático? México, no la CFE, genera el 1.26 por ciento de gases de efecto de invernadero. Quienes contaminan son los países desarrollados. 

Sin embargo, la reforma eléctrica enviada por AMLO, fue en respuesta a los numerosos amparos interpuestos a la Ley de la Industria Eléctrica (LIE), Al ser la LIE validada y declarada constitucional por el pleno de la SCJN, el objetivo se cumplió. 

La LIE da dientes a la CFE para acabar los subsidios y autoabasto ilegales y tener prioridad en el despacho de energía eléctrica, hasta 90, no 54 por ciento, tomando el control de las tarifas y prevaleciendo el bien público sobre el privado. ¿Qué no se logra? Gracias al PAN-PRI-PRD-MC: elevar a grado constitucional el derecho humano a la energía eléctrica y así garantizar un estado de bienestar a la población. No es poca cosa. 

Con la LIE se avanza firmemente hacia la autosuficiencia energética, otro de los objetivos del gobierno nacionalista de la 4T. 

PUBLICIDAD

Notas de Interés

ENLACES PATROCINADOS

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

close
search