OPINIÓN

De la cárcel a una elegante barra en Cancún

Efectivamente los semblantes serios, adustos, contrastan de forma dramática con el lugar donde las fotos fueron tomadas, el bar del hotel Xcaret, uno de los más exclusivos en Cancún

LA COLUMNA
de El Diario
sábado, 21 septiembre 2019 | 06:00
|

• De la cárcel a una elegante barra en Cancún


• El chisme dice que Mocken va con Bertha


• Se atraviesa con jugada desde el Senado


• Promueven plan B para alumbrado


Efectivamente los semblantes serios, adustos, contrastan de forma dramática con el lugar donde las fotos fueron tomadas, el bar del hotel Xcaret, uno de los más exclusivos en Cancún.

Uno de los rostros en las dos imágenes que presentamos en la versión digital de La Columna es el de Ricardo Yáñez Herrera, exsecretario de Educación y director del Instituto de la Vivienda durante el régimen de César Duarte. Salió de prisión en la ciudad de Chihuahua la tercera semana de agosto pasado.

Es un caso para no ser perdido de vista. La administración de Javier Corral metió a la cárcel a Yáñez en marzo del 2017 acusado de corrupción por 246 millones de pesos. Se declaró culpable. Fue sentenciado a cuatro años de prisión y a “devolver” esa cantidad al erario estatal.

Ha pagado 24 millones. Obtuvo su libertad condicional tras comprometerse a resarcir la diferencia en abonos desde ahora hasta marzo del 2021. Cada mes debe depositar la cantidad proporcional. Justo por estas semanas debe reportarse con un millón, luego con siete, después con 20, luego con 30, otros 30 después, enseguida con 40, luego 60 y al final 63.

Ese encuentro de Yáñez en el Xcaret definitivamente no fue de recreo, o no sustancialmente de recreo. Debe de estarse reuniendo con los tiburones que forman parte del mismo expediente. 

Se echó la culpa de los 246 millones y se comprometió a pagarlos tratándose de su pellejo, de su caso, pero los principales involucrados son otros muy cercanos al expresidente Enrique Peña Nieto, al exjefe del PRI nacional Manlio Fabio Beltrones y al exsecretario general del tricolor en el país, Alejandro Gutiérrez “La Coneja”, quien ya también libró la cárcel por otro caso, no por el central de Yáñez.

Ricardo no es duartista puro, fue involucrado en ese equipo y convertido en uno de los principales operadores financieros de dicho régimen junto con empresarios como José Yáñez y Benito Tagle, pero su origen viene de la maestra Elba Esther Gordillo y la constitución del Partido Nueva Alianza (Panal), por el que inclusive también fue diputado local.

Ése es otro aspecto que necesariamente forma parte del contexto político-judicial de Yáñez. La Gordillo ahora se desenvuelve en el equipo de la Cuarta Transformación y ha venido recuperando importantes espacios en el SNTE y el Panal. Debe el sentenciado formar parte de ese entorno.

Las condiciones legales públicas para obtener la libertad, aunque sea condicional, ya son conocidas: pagar los 246 millones, y “hasta conseguir trabajo en 30 días”. Las condiciones políticas deben de ser muy distintas y de alcances insospechados. Seguro éstas últimas lo llevaron a disfrutar la miel del Mar Caribe, pero también a sufrir la hiel de andar buscando disipar los amenazantes nubarrones de un regreso a prisión, donde padeció dos severas crisis de salud que por poco lo mandan a la funeraria.


***

Tras conocer la determinación negativa de la Comisión Nacional de Honestidad y Justicia de Morena sobre el recurso que interpusiera la presidenta del Consejo Nacional de Morena y aspirante a dirigente nacional, Bertha Luján Uranga, para clarificar las condiciones de la competencia hacia la dirigencia de ese partido, son varios quienes le han mostrado su respaldo.

Con dicha respuesta de ese órgano jurisdiccional de Morena que le da una ligera ventaja a Luján Uranga, al puntualizar que no es posible elegir a los integrantes de los comités ejecutivos estatales y del Comité Ejecutivo Nacional mediante el método de encuesta, dado que dicho supuesto no se encuentra contemplado en la norma estatutaria, ya salieron personajes como Javier González Mocken, excandidato perdedor en la pasada elección municipal.

Como se recordará, la candidatura de González Mocken fue hechura de la actual dirigente nacional Yeidckol Polevnsky. Ella lo propuso e impulsó en la contienda electoral pasada hacia la Presidencia municipal.

Así, al conocer esta respuesta favorable a quien fuera la excontralora del Gobierno del Distrito Federal y actual suplente de Ifigenia Martínez, González Mocken no tardó en comunicarse con Luján Uranga para hacerle manifiesto su respaldo. Seguramente ha olfateado la debilidad de Yeidckol.

La lógica de este viraje de González Mocken es hacerle patente su apoyo para garantizar de nuevo su postulación a la candidatura municipal de Morena hacia la alcaldía juarense 2021.

No son pocas las opiniones que apuntan a que González Mocken en la elección municipal del año pasado no supo defender jurídicamente y menos políticamente su triunfo y a la postre resultara ganador Armando Cabada Alvídrez. 

Virtualmente dejó ir la inercia del entonces candidato presidencial Andrés Manuel López Obrador con su ideario de la Cuarta Transformación. Hoy parece que no se quiere “equivocar”.


***

Fue un machetazo a caballo de espadas. El juarense Cruz Pérez Cuéllar amarró un exhorto del Senado de la República al Congreso del Estado, ante la determinación del PAN de dar a Nueva Alianza y no a Morena la presidencia de la Mesa Directiva.

Los acostumbrados a exhortar, por todo y a todos, ahora recibirán en su correspondencia la semana próxima el llamado de la Cámara Alta.

En sí el exhorto es básicamente para que el Legislativo responda cómo es que la segunda fuerza política no quedó al frente del segundo año de la Legislatura actual, después de que la presidiera primero Acción Nacional.

Aprobado por Morena, que domina la mayoría de los escaños, el exhorto llama a reponer el procedimiento en Chihuahua. 

Pide el respeto a la ley y al acuerdo político existente que fue violentado por la mayoría de Fernando Álvarez Monje, quien luego agandalló la Junta de Coordinación Política gracias a la ductibilidad del petista Rubén Aguilar.

La Jucopo ya no es el problema, pues en el estricto sentido legal no hay quien se la pueda competir al PAN. Ni Morena, y menos el PT, que hizo el circo con el colmillo enorme de Aguilar para generar una crisis de la que luego seguramente se beneficiaría.

Pero la jugada del senador Pérez Cuéllar no deberá ser sólo para quedarse en el llamado a misa que suelen ser los acuerdos que en esta calidad toman los órganos legislativos.

La exhibida nacional lleva también el intento de presionar a los diputados aliados del PAN en sus dirigencias centrales.

A la vez, busca exhibir cómo un Gobierno que todos los días llora y reclama apoyos de la Federación, con la mano en la cintura patea al partido del presidente.


***

Las firmas requeridas para el plebiscito sobre el proyecto de alumbrado público en Juárez ya rebasaron el 110 por ciento, pero el Instituto Estatal Electoral dejará correr el tiempo legal de los 90 días para validar el respaldo de la población y organizar este mecanismo de participación ciudadana.

Mientras pasa el tiempo y siguen evidenciándose los intereses que pretenden hundir ese proyecto, hay quienes apuran a que exista un plan B, haya o no plebiscito.

Es decir que si no se puede ejecutar todo el proyecto que ha promovido el alcalde Armando Cabada, orientado a dar una solución de fondo y de largo plazo a la ciudad, al menos se pueda ejecutar una parte.

No sería lo mismo. No sería el ambicioso plan de iluminar la frontera con un sistema de calidad duradera, de buen nivel. Sería algo notablemente más modesto, no en calidad, sino en la cobertura que tendría. 

Pero al menos sería dejar los cimientos, las bases para que se logre desarrollar en el futuro, luego de detonarlo en esta administración.

Porque a este ritmo del IEE y de quienes buscan oponerse a la modernización del alumbrado, es un hecho que aunque haya aprobación el mes que entra, no alcance a realizarse el plebiscito este año.

Más aun: a este paso, con una campaña en contra del proyecto municipal, crece la incertidumbre sobre cuál será el resultado, y eso desalienta a cualquier inversionista.

De ahí la necesidad de tener opciones si lo que se quiere es dejar en la ciudad mejoras a su deteriorada infraestructura.