PUBLICIDAD

Opinión

OPINIÓN

Curiosamente ‘El Chueco’ volvió a escapar

En las puertas que dan a las Barrancas el Cobre no hay un solo policía municipal. Es terreno libre para el crimen organizado desde La Junta (Guerrero), San Juanito, Bocoyna, Creel y más hacia arriba

LA COLUMNA
de El Diario

viernes, 29 abril 2022 | 06:00

PUBLICIDAD

-Curiosamente ‘El Chueco’ volvió a escapar

-Habrá marcha por justicia para Jacivi

PUBLICIDAD

-Sabotajes a la Troncal retrasa su arranque

-Agazapados corralistas de El Barzón

En las puertas que dan a las Barrancas el Cobre no hay un solo policía municipal. Es terreno libre para el crimen organizado desde La Junta (Guerrero), San Juanito, Bocoyna, Creel y más hacia arriba, la parte montañosa más alta de esa zona chihuahuense cuya cresta es el mundialmente famoso Divisadero; de ahí hacia abajo está el municipio de Urique y hasta el fondo Los Mochis, Sinaloa.

Del Divisadero hacia el “barranco” están ubicados los poblados de Bahuichivo y Cerocahui, en pleno centro del pequeñísimo, pero escarpado Urique.

Este miércoles fue demostrado que ahí sigue teniendo su centro de operaciones “El Chueco”, José Noriel P.G., quien “curiosamente” logró escapar por enésima ocasión de un fuerte operativo encabezado por la Fiscalía General del Estado, respaldada por el Ejército Mexicano, la Guardia Nacional y todos los etcéteras que le agregan los boletines oficiales a este tipo de acciones.

Sin esa vigilancia policiaca de la que hablamos en el primer párrafo, “El Chueco” controla sin dificultades para su grupo, Gente Nueva (Cártel de Sinaloa), el filón de oro turístico que representa Creel completito, algunas otras partes de Bocoyna (municipio al que pertenece Creel), todas las Barrancas del Cobre con todo y Divisadero, parte del municipio de Guachochi y todo Urique hasta conectarse con sus jefes del Cártel en varios municipios de Sinaloa y hasta parte de Sonora.

En un boletín girado ayer por la Fiscalía General de Justicia detalla esta institución que el objetivo de la operación desplegada el miércoles era la captura de “uno de los principales generadores de violencia en esa zona”, (El Chueco), pero que solo detuvieron a dos de sus operadores de muy escasa jerarquía y aseguraron una gran cantidad de armas, 81 cortas y largas.

Además, 14 granadas, aditamentos para lanzagranadas, 240 cargadores, casi 20 mil cartuchos, dos vehículos blindados, tres kilos de piedra de cocaína, 450 kilos de goma de opio (cerca de 20 mil pesos cuesta allá cada kilo), y aproximadamente 70 kilos de cristal. Fue liberada una persona que había sido “levantada”.

De ese tamaño o mucho mayor es el poder de fuego y tráfico de drogas a cargo de “El Chueco”, con conexiones por todos lados y su zona de control perfectamente asegurada por la falta literal de policías.

José Noriel parece ser más del interés del gobierno estadunidense que del propio gobierno azteca desde que le fue adjudicado en 2018 el asesinato en aquella región del norteamericano Patrick Braxton.

También curiosamente quienes llegaron tarde al operativo e inclusive se replegaron al momento de “rodear” Bahuichivo fueron los enviados de la Secretaría de la Marina, aunque sin duda el “objetivo” prioritario hizo fuga a tiempo desde que sus contactos en aquella región le informaron sobre la llegada “extra” de policías.

Hubo fuerte decomiso, pero no hubo espectáculo para fotos con mandos políticos, policiacos y militares.

***

A mediados de mayo próximo habrán de cumplirse los 12 meses de prisión preventiva que un juez le impuso a un presunto feminicida, José Abraham L.R, alias “El Pelón”, vinculado a proceso por el asesinato de la jovencita, Jacivi Holguín, ocurrido el año pasado.

Mientras la medida cautelar está por perder vigencia, ya vencieron los seis meses de plazo para la investigación complementaria que la autoridad judicial dio a la Fiscalía. El tiempo avanza y los investigadores no han pedido el inicio del juicio oral.

Tal vez el cambio de administración estatal o diversos movimientos en las áreas de investigación hicieron que se olvidaran este y otros tantos casos, porque la autoridad investigadora nomás no ha reportado avances del proceso que ya debería tener concluido.

Por este motivo y la lógica exigencia de justicia es que la familia, amigos y representantes de la víctima han convocado a una marcha el domingo 15 de mayo, desde el eje vial Juan Gabriel hasta el Cereso donde está internado el presunto victimario.

El temor fundado de los familiares es que acabe el plazo de la medida cautelar y por cualquier chicanada quede en libertad el acusado. Ya ha sucedido en otras ocasiones, sea por deficiencias del proceso, excesos o ineptitud, decenas de casos quedan impunes. La Agencia de Investigaciones (AEI) tiene montones de expedientes víctimas ya hasta de la polilla burocrática.

La investigación fue presumida como muy sólida el año pasado por parte de la Fiscalía. Quién sabe qué tanto fue real y qué tanto publicidad en medio de una enorme ola de impunidad en todos los crímenes.

Pero la vinculación a proceso lograda por los fiscales acusadores hace un año, la evidencia física, testimonios y demás detalles de la investigación, no han servido o no se han utilizado para lo que son, para llevar a juicio o procedimiento abreviado al imputado. El Poder Judicial nada informa bajo el conveniente pretexto de que todo es secreto.

La marcha deberá ser tomada en cuenta por la autoridad investigadora y judicial, para que el caso no finalice como tantos otros. Que no termine como, en el mejor de los supuestos, con presos sin sentencia y puras cautelares que se pueden caer en cualquier momento.

***

Ya fueron presentados dos camiones articulados para el JuárezBus que iniciarán recorridos cotidianos todavía no sabemos cuándo en la Ruta Troncal 2 aun sin terminar y están listos otros 20 camiones de los tradicionales que completarán la cantidad de unidades consideradas para el arranque. Los articulados son nuevos, los otros 20 no; son seminuevos, dirían en las agencias de venta de carros.

Cada carril será usado por 11 vehículos de ida y los otros 11 de vuelta. Partirán al inicio desde la Carretera Panamericana, frente al Aeropuerto, hasta la avenida de las Américas

Han sido explicados así de sencillos esos datos. Daría la impresión que el arranque será en breve y con ello serían enviadas a la historia las nefastas ruteras al menos por esa arteria vial, una de las principales de la ciudad. Continuarán echando sus humos y quedándose tiradas como “alimentadoras” de las troncales con ramales a lo largo de estas.

Pero faltan grandes detalles que antojan la inauguración plena, no ocurrida para los primeros seis meses prometidos por los nuevos jefes de Obras Públicas y de Desarrollo Urbano de la presente administración estatal, sino posiblemente hasta concluido el primer año de los llegados al nuevo régimen en septiembre pasado.

Todavía faltan por afinar los semáforos. Los accidentes y el amontonadero vial son el pan de cada día, pero es el menor de los obstáculos hacia el arranque. Aún les zumba a los paraderos, a la constitución del fideicomiso respectivo en el que quieren participar los camioneros de a gratis; es decir, han sugerido controlar el fideicomiso como si las troncales fueran de su propiedad, no solo los camiones.

Y prácticamente anda en ceros la tristemente famosa Troncal 1, allá por el bulevar Zaragoza, eje vial Juan Gabriel, etc.

En todo ese entramado está metida la mafia de los ruteros, que la pasan poniendo trampas y engañando a los nuevos jefes de Transporte precisamente para no avanzar y seguir manejando a su antojo el negocio.

Innegablemente, todo es consecuencia del tiradero heredado por el corralato al nuevo régimen que encabeza en el estado Maru Campos, cuyos pasos con cuidado ciertamente no deben ser tan rápidos que lleven a cometer errores pero tampoco tan lentos para permitir que los saboteadores se salgan con la suya.

***

Nada escapa a los ojos del Gobierno del Estado, en especial ahora que insistentemente surgen versiones de que la administración actual está por iniciar su cruzada contra la corrupción, los excesos y las negligencias del corralato.

En ese marco de rumores, han sido detectados varios líderes de El Barzón en constantes reuniones en Buenaventura. En realidad, han tomado ese municipio para agazaparse y resguardarse ante alguna repentina acción de la autoridad.

Los barzonistas en el poder durante el quinquenio pasado -encabezados por Gabino Gómez, Luz Estela “Lucha” Castro, Alma Gómez, Martín Solís, Joaquín Solorio y otros exfuncionarios estatales- expandieron sus dominios por buena parte de la entidad.

Controlaron dependencias, presupuestos y hasta policías estatales para sostener algunas de sus luchas, con especial interés en la localidad intermedia entre Chihuahua y Juárez que ahora han tomado de refugio y lugar de encuentro.

Desde ahí planean su eventual defensa ante una muy probable intervención merecida en su contra, porque arrastran pecadillos y algunos excesos que les permitió su poderoso aliado al que aseguran haber llevado al poder, el golfista Javier Corral.

Quién sabe de qué tamaño sea el miedo que enfrenten por la cola no muy corta que arrastran y el desorden que heredaron por donde pasaron.

PUBLICIDAD

Notas de Interés

ENLACES PATROCINADOS

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

close
search