Opinión

Cuestión de visiones

Inicia un nuevo año, dejando atrás lo que la mayoría de los habitantes de este planeta consideran uno de los períodos más complicados de los que se tenga registro

José Ignacio Gallardo
Analista

miércoles, 06 enero 2021 | 06:00

Inicia un nuevo año, dejando atrás lo que la mayoría de los habitantes de este planeta consideran uno de los períodos más complicados de los que se tenga registro en la historia contemporánea. Sin embargo, tal y como el mundo entero lo ha constatado, la situación tan crítica que inició en 2020 no ha cesado. En estos momentos México registra más de un millón 450 mil contagiados y 127 mil 757 desafortunados decesos. Pero falta aún ver cómo se refleja el comportamiento de la sociedad mexicana en las pasadas fiestas y compras decembrinas.

De presentarse preocupantes incrementos de contagios y de fallecimientos, de nuevo y sin dudarlo, las autoridades implementarán medidas para reducir la movilidad. Y es un hecho que van a ser drásticas. Y es ahí donde la famosa y tradicional cuesta de enero, pudiera convertirse en una brutal cuesta que permanezca la mayor parte de este año. No podrá decirse que el 2021 es el año de la reconstrucción económica y social hasta que los efectos negativos de la pandemia cesen. Y dadas las circunstancias todo indica que los daños a la economía pública y privada van a continuar un buen tiempo más. Significa también que si se siguen negando los apoyos a las pequeñas, medianas y grandes empresas por parte de las autoridades federales y estatales, miles de empresarios seguirán sucumbiendo. El 2020 cerró con más de 647 mil empleos perdidos, sin que nadie haya podido evitarlo. Las cifras de empleos perdidos en el sector informal son desconocidas.

Han sido demasiados meses los que el comercio juarense y el sector empresarial se han visto muy desprotegidos. El impacto no ha sido tan brutal en todos los sectores de esta frontera. La industria maquiladora ha logrado sobrevivir a la crisis sanitaria. Sin embargo, miles de negocios y empresas de los catalogados como no esenciales han tenido que cerrar sus puertas debido a la contingencia. Desde marzo el despido de trabajadores juarenses no ha cesado. Muchos han sido debidamente indemnizados, pero a un número significativo e incuantificable de trabajadores les ha sido negada esa prestación de ley.

Así que el panorama que se encara en este 2021 no dista mucho de parecerse al enfrentado el año que recién finalizó. En gran parte los problemas y la crisis económica se han acentuado debido a la falta de visión de autoridades federales y estatales, quienes no han logrado comprender la complejidad del desafío que enfrentan los que generan las fuentes de empleo. Ni el presidente de la República, ni el gobernador de Chihuahua han entendido la urgencia de dotar de un rescate a las empresas chihuahuenses. Por eso en el proceso electoral que está en marcha se hace necesario conocer la visión que los aspirantes a la gubernatura tienen de la crisis económica y de las alternativas de solución.

Es un hecho que si el candidato de Morena tiene la misma visión de los rescates financieros que el presidente de México, Chihuahua seguirá en graves problemas para salir de la crisis. Hasta este momento la visión  del Gobierno federal es que los empresarios se las arreglen como puedan. Cada que el sector empresarial solicita rescate o apoyos, la Federación invoca al Fobaproa afirmando que esos rescates solo se prestan a la corrupción. Pues entonces que se busquen mecanismos para transparentar los requeridos apoyos, pero que no se esté negando sistemáticamente la ayuda a las pequeñas y medianas empresas, que son las que más lo necesitan. En ese sentido la aspirante panista Maru Campos marca una diferencia con los demás aspirantes, ya que ha entendido la urgencia de apoyar al sector empresarial y ha dado muestras de ello. En plena pandemia, la alcaldesa con licencia Maru Campos, ha colocado a Chihuahua capital en el primer lugar estatal en generación de empleos. De igual manera recientemente la ciudad de Chihuahua fue colocada en el top nacional de las mejores ciudades para trabajar.

Quien hasta este momento se ubica como la mejor posicionada entre los aspirantes a la gubernatura ha entendido la gravedad de la situación que atraviesan los empresarios y ha mencionado que pretende seguir evitando cierres de empresas y despido de trabajadores pero ahora en el plano estatal. La visión que tienen los aspirantes a la gubernatura de los problemas y de las posibles soluciones debe ser factor determinante en el ánimo de los electores a la hora de votar. Es necesario apoyar al candidato (a) que ofrezca soluciones viables para el desastre económico que se aproxima. No se puede perder más tiempo, la crisis ya alcanzó al estado y lo atrapó. Solo con líderes con la visión adecuada se podrá evitar caer en el precipicio.