Opinión
OPINIÓN

Cuando la muerte sólo significa dinero

Múltiples funerarios sólo ven el símbolo del dinero en cada muerto. Nada más. Y entre más ganancias mucho mejor

LA COLUMNA
de El Diario

viernes, 15 mayo 2020 | 06:00

• Cuando la muerte sólo significa dinero

• Pelea y consigue silla Víctor en ‘diálogos’ 

• Seguro de vida parece otro fraude 

• Tentación de reforma electoral hoy en Congreso 

S on contados los empresarios funerarios que tratan a la muerte con el respeto y la dignidad merecidas. Para los familiares del difunto, la difunta, es dolor profundo; es compunción porque la separación es definitiva con todas las implicaciones correspondientes, incluida la religiosa para los creyentes e incluida la situación económica de quien pierde la vida y de su familia. Son cargas completas de sentimientos humanos que merecen honra y espíritu fraterno. Múltiples funerarios sólo ven el símbolo del dinero en cada muerto. Nada más. Y entre más ganancias mucho mejor. 

Así como el período de gran violencia entre 2007 y 2011 significó una entrada histórica de ingresos porque no se daban abasto con los homicidios en las calles, ahora el coronavirus les representa otra oportunidad única para engordar sus cuentas en poco tiempo. No ven más allá de los números que aparecen en las pantallas de las calculadoras. 

Ayer la Comisión Estatal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Coespris) descubrió el hilo negro de una realidad por todos conocida, precisamente las irregularidades cometidas por diversas funerarias en el manejo de los cadáveres. 

Algunos de sus propietarios reaccionaron con enojo y lanzaron la advertencia de no levantar más cuerpos. Así describió la Coespris con crudeza parte de las anomalías: “... Incurrieron en faltas como el no contar con un sistema de refrigeración para conservar los cadáveres, la acumulación de cuerpos en sus instalaciones y en los casos de personas fallecidas por Covid.19, el manejar sus restos sin apegarse a los lineamientos para evitar la propagación de la pandemia”... Debió la oficina gubernamental poner nombres de los transgresores y el grado de las irregularidades cometidas para evitar la generalización, injusticias, y sobre todo, la propagación del virus debido al manejo irresponsable de los cuerpos. 

Tienen razón los funerarios en inconformarse por ese manejo “informativo” parcial del Gobierno estatal, -Coespris además está llegando bastante tarde a cumplir con su trabajo puntual de supervisión-, pero desde que empezó la contingencia han menudeado las denuncias sobre cobros abusivos en los servicios funerales, hornos, cremaciones y manejo de los ataúdes. Al suplicio de una pérdida humana no debe agregarse el lucro por sí mismo de quienes al final maniobran los cuerpos sin mayor sentido que la ganancia material producida. 

*** 

El más atribulado por quedar inicialmente excluido de los “ponentes” precandidatos a la gubernatura seleccionados por Coparmex para su foro virtual económico, “Diálogos por Chihuahua”, fue Víctor Quintana Silveyra. 

Es así porque el corralista exsecretario de Desarrollo Social del Gobierno estatal también se ha sentido fuera de la propia lista de prospectos de su partido, Morena, donde hasta el momento sólo han aparecido el senador, Cruz Pérez Cuéllar; el superdelegado del Gobierno federal, Juan Carlos Loera y el senador suplente, Rafael Espino de la Peña, quien pretende ser candidato por ósmosis, por dedazo y/o por encuestas manipuladas. Convencido de que debe abrir cancha por sí solo y con los operadores de su equipo, Quintana decidió buscar y lograr que Coparmex lo incluya en su foro pero, lo más importante, ha conseguido que venga a Chihuahua el dirigente nacional de Morena, Alfonso Ramírez Cuéllar, para poner orden entre quienes buscan el “sacrificio” de la gubernatura para el año entrante. 

El presidente nacional de Morena estará en la entidad apenas inicie la bajada en la curva de la pandemia. 

Reunirá a los precandidatos y fijará las reglas sobre sus futuros movimientos hasta llegar a la fecha de la postulación correspondiente. Es decir, en adelante las agendas de los pretendientes será regida por Morena y no por ninguna agrupación u organización externa. 

*** 

El llenado de una hoja simple con datos personales y la firma del empleado es todo lo que el Instituto Chihuahuense de la Salud (Ichisal) ha hecho pasar como “seguro de vida” de los empleados que permanecen en trinchera contra el coronavirus. No les han dado una póliza que ampare el millón de pesos que según el gobernador Javier Corral, mediante anuncio oficial el pasado 16 de abril, presentó como beneficio adicional a los empleados del sector. 

Tanto en Chihuahua como en Juárez, donde se concentra el grueso de los trabajadores del Ichisal, empiezan a ver esto como otro fraude, como el del “bono Covid”. Ese pago extraordinario se planteó primero como incentivo a todos los trabajadores de la salud, pero luego se volvió selectivo y pírrico, dejando fuera a miles de médicos, enfermeros y empleados que están en riesgo de contagio. Dentro del Ichisal operan dos organizaciones sindicales, una tendiente al oficialismo y otra disidente. 

Los miles de empleados que se agrupan en ambas han tenido el mismo trato discriminatorio en medio de la contingencia. Son vistos como trabajadores de segunda, sin comparación con los de primera que forman parte de los Servicios Estatales de Salud, área que se mantiene con recursos federales principalmente, pero administrados por el Estado. No es novedad que ahora ni los vean ni los oigan en sus reclamos del “bono Covid” y con el seguro de vida que supuestamente tienen, que consta de una simple hoja donde firman, dejan sus datos y designan beneficiarios. 

Desde antes de la pandemia y por muchos años habían pedido homologación salarial, prestaciones laborales de ley -que siguen sin tener, como el mismísimo servicio médico y seguridad social- y en general un trato digno que por siempre les han negado. No es sorpresa que ahora sea igual. El maltrato laboral sólo acelerará el colapso de la parte del sistema de salud que corresponde al Ichisal, durante y después de la pandemia. 

*** 

Para hoy al mediodía los diputados convocaron a sesión del Pleno, con la novedad de que podrán estar a distancia o acudir de forma presencial a la sede del Congreso del Estado. Como no todos quedaron conformes con la reforma que les permite las sesiones virtuales con acceso remoto, buena parte de los legisladores acudirán a la Torre. Con ‘susana distancia’ de por medio, obviamente, y todas las precauciones ordenadas por la autoridad sanitaria. 

Confirmados para estar presentes se encuentran el presidente, René Frías Bencomo; y los integrantes de la Junta de Coordinación Política, conformada por todos los líderes de las bancadas y encabezada por el panista Fernando Álvarez Monje. 

Hasta ayer por la tarde muchos estaban en la indefinición de ir o acceder por medios electrónicos, de los que ya disponen todos por cortesía del área de sistemas. Así que se estimaba cuando menos una tercera parte en la Torre y los demás a distancia. En el orden del día -debido a que en tiempos de emergencia sólo pueden sesionar por asuntos relacionados con la pandemia- iban unos cuantos dictámenes sobre el gasto de salud y otros sobre iniciativas recientes que buscan incidir en el manejo de la contingencia por parte del Estado. 

Principalmente los legisladores habrán de conformar el comité de seguimiento a los más de 100 millones que recortaron de su presupuesto, pues no quieren confiarse al manejo discrecional de la Secretaría de Hacienda.

Hay quienes esperan sorpresas de las sorpresas características del nuevo amanecer, la presentación de alguna iniciativa sobre reforma electoral que aborde el tema de una segunda vuelta electoral para el 2021. Lo improbable del tema puede ser superable con el apoyo de Morena.