PUBLICIDAD

Opinión

Cuando la autoridad asesina inocentes…

Apenas en poco más de cuatro años, en Chihuahua la Guardia Nacional ya tiene graves cuentas pendientes con la ley, con la sociedad y con el Estado de Derecho

Francisco Ortiz Bello
Analista

domingo, 15 enero 2023 | 06:00

PUBLICIDAD

Apenas en poco más de cuatro años, en Chihuahua la Guardia Nacional ya tiene graves cuentas pendientes con la ley, con la sociedad y con el Estado de Derecho, porque han asesinado a mansalva a personas inocentes, a chihuahuenses indefensos, escudados en el poder de las armas, de sus placas y de su uniforme, pero sobre todo encubiertos por el manto protector del Gobierno federal, porque hasta la fecha no existe justicia para los deudos de las víctimas.

La corporación policíaca que sustituyó a la extinta Policía Federal, hoy totalmente bajo mandos y estructura militar -aunque en su origen constitucional se definió como una corporación policíaca con mandos civiles-, se ha convertido en un auténtico dolor de la cabeza para los mexicanos, pero, particular y dolorosamente, para los chihuahuenses.

PUBLICIDAD

Al abrigo de la impunidad que le brinda la poderosa protección del Gobierno federal, la Guardia Nacional ha perpetrado toda clase de abusos, en incluso asesinatos, por todo el territorio nacional, siendo nuestro estado uno de los más afectados por esta situación.

Ayer, a propósito del más reciente caso, en La Columna de El Diario, se publicó: “Sin duda ha sido el ultra proteccionismo de sus creadores en la Cuarta Transformación lo que ha permitido a la Guardia Nacional (GN) cometer hasta asesinatos contra la población civil sin rendir cuentas por tales delitos”.

“Ahora son los videos que exhiben a sus elementos tras haber literalmente masacrado con decenas de balazos a dos muchachos en Jiménez. Iban tres jóvenes en un vehículo, uno alcanzó a huir”.

“Los jóvenes acribillados fueron Mauro Miguel Rocha Saucedo, de 24 años; y Fernando Maldonado Barrón, de 20 años. Sus familiares han demostrado que fueron asesinados a mansalva. La GN, a través de un solo comunicado, aseguró que los jóvenes dispararon”.

“Los hechos ocurrieron desde el 1 de enero en aquella ciudad del sur del estado. Han sido virales los videos circulados en redes sociales, dos de ellos, repetidos hoy aquí en la versión digital de La Columna, donde uno de los militares admite que los jóvenes no traían nada (de armas)”, fin de la cita.

Un trailero que circulaba por la carretera en esos momentos, pudo grabar toda la acción de los federales, y ese video es el que ha resultado la mejor evidencia de la ejecución artera e ilegal que ejecutaron los elementos de la Guardia Nacional.

Como lo menciona La Columna, los mismos elementos de la GN grabaron un video que circularon en redes sociales intentando defenderse, pero en realidad los incrimina aún más, porque los jóvenes no traían nada, ni armas, ni droga, ni nada.

Al ver y analizar esos videos, independientemente de lo legal o ilegal del retén, resulta más que evidente que los elementos de la GN pudieron haber detenido a los jóvenes mediante algún otro mecanismo menos agresivo, menos violento, aunque fuera cierto que se habían dado a la fuga al no acatar un alto en un retén, que, por cierto, también estaría en duda su legalidad y procedencia. 

Pudieron haberlos perseguido, alcanzado y detenerlos, cerrándoles el paso o ponchando las llantas del vehículo, pero ¿asesinarlos a mansalva con armas de alto poder y acribillándolos con más de 20 disparos? A todas luces es un claro abuso de poder y un artero asesinato que debe ser castigado.

Pero no es la primera vez que algo así ocurre. En La Columna de El Diario también se consignan otros casos: “Ocurrió exactamente lo mismo con aquel joven llamado Juan Carlos Medina, de 18 años de edad, baleado por la espalda por elementos de la misma institución cuando regresaba a Juárez de su trabajo de jardinería en El Paso. Su madre se quedó esperando justicia. Ocurrieron los hechos en noviembre del 2021”.

“Y por supuesto, sigue impune la agresión contra los productores de Delicias, Jessica Silva y su marido, Jaime Torres, que fueron también acribillados por la espalda por militares de la GN tras participar una protesta en defensa del agua de la presa Las Vírgenes. Ella murió”, fin de la cita.

En efecto, los deudos de Juan Carlos Medina, de Jessica Silva y de los jóvenes jimenenses, esperan justicia. Ninguna sentencia o acción de la autoridad les devolverá la vida, ni les brindará consuelo y paz a quienes los lloran, pero al menos se evitará que esos arteros crímenes queden en la impunidad, y que otros elementos de la GN crean que pueden asesinar personas a mansalva y sin castigo.

Resulta indignante que, mientras los integrantes del crimen organizado y altos capos del narco disfrutan de una extraña y sospechosa complacencia, ciudadanos inocentes, personas de bien, sean sometidos con extrema violencia incluso al punto de privarlos de la vida sin motivo alguno. “Abrazos a los delincuentes y balazos a los ciudadanos”, parece ser la consigna del gobierno de la 4T.

Esta última hipótesis se refuerza con la medida aplicada recientemente en el Metro de la CDMX, en donde más de sies mil elementos de la GN tomaron control, ante la gran cantidad de fallas en la operación de ese sistema de transporte, debidas principalmente a graves omisiones en el mantenimiento del mismo, según lo han declarado líderes del sindicato, pero los elementos de la GN entraron no a garantizar un buen servicio, evidentemente nada saben de eso, sino a reprimir a los usuarios para que no manifiesten sus inconformidades ni graben videos de lo que ahí ocurre. En el Metro de la CDMX hay más policías de la GN que en 29 estados de la república. 

Así, la Guardia Nacional se está convirtiendo de facto en la policía del Gobierno federal, encargada de reprimir y sofocar las expresiones ciudadanas, las inconformidades y ocultar los vicios y fallas de la administración federal.

Estos son los estados que cuentan con mayor presencia de la GN: Chihuahua dos mil 542 elementos; Guanajuato seis mil 260 elementos; Michoacán seis mil 117 elementos; EdoMex nueve mil 385 elementos; Sinaloa cuatro mil 124 elementos; Veracruz cuatro mil 666 elementos; Guerrero tres mil 483 elementos; Zacatecas mil 928 elementos. En toda la frontera norte hay desplegados solamente 913 elementos y 75 vehículos de la GN (fuente: https://tinyurl.com/y4mw5jcx).

En una nota publicada ayer en El Diario, se consigna una resolución del alto comisionado para derechos humanos de la ONU, luego de observar los videos relacionados, en la que se establece: “La secuencia de disparos realizados por elementos de la Guardia Nacional (GN) al vehículo en el que viajaban tres hombres el pasado domingo 1 de enero en la carretera Jiménez-Torreón, dos de los cuales, Mauro Miguel Rocha Saucedo y Luis Fernando Maldonado Barrón, murieron y uno más –cuya identidad es desconocida– huyó corriendo en medio de la balacera, “constituye un uso excesivo de la fuerza”.

“La Oficina del Alto Comisionado de ONU-DH México publicó en sus redes sociales un posicionamiento en el que pidió a la Fiscalía General de la República (FGR) abrir una investigación y a la Guardia Nacional revisar sus órdenes operativas y la actuación de sus elementos”.

“La ONU emitió esta opinión tras observar el video en el que se constata que los efectivos de la Guardia Nacional realizaron disparos en una cantidad, duración y dirección contra el vehículo y las personas que no corresponden a una simple detención, sino a un uso excesivo de la fuerza”.

La resolución del alto comisionado de Naciones Unidas es clara y contundente, como lo será para cualquiera que vea el video en cuestión. El abuso de poder, la saña con que actuaron los elementos de la GN contra unos jóvenes inocentes, está más que manifiesta.

La gobernadora del estado, María Eugenia Campos Galván ha anunciado que le dará seguimiento personal al caso, y que lo llevará directamente ante el secretario de Gobernación, Adán Augusto López, para asegurarse de se hará justicia como corresponde.

Lo cierto es que, a los chihuahuenses, a los juarenses, nos queda el temor y la incertidumbre sobre lo que hace la Guardia Nacional, pero más que nada sobre su actuar violento, agresivo e ilegal contra los ciudadanos de bien. Lo menos que deseamos, lo menos que esperamos, es que se ponga freno inmediato, definitivo y urgente a estas acciones, y que se haga justicia a las víctimas.

PUBLICIDAD

ENLACES PATROCINADOS

close
search