Opinión

Corral, el Rey del Maquillaje

Lamentablemente, la demagogia le sirvió para engañar a los más ingenuos

Carlos Murillo
Abogado

domingo, 18 julio 2021 | 06:00

Como siempre, Corral intenta encubrir sus fracasos con maquillaje. Pero ya nadie le cree. Lamentablemente, la demagogia le sirvió para engañar a los más ingenuos, pero la terrible realidad de los chihuahuenses no se puede ocultar con discursos. Ahora quiere escoltas por cuatro años pagados de nuestros impuestos.

Pero, tarde o temprano la retórica es vencida por la verdad. Así, descubrimos que la piedra que parecía oro, tan solo era mirra envuelta en el oropel de las palabras. En este gobierno se han privilegiado las apariencias de los dichos y se han dejado de preocupar por los hechos.

Empero, debajo de una linda alfombra de flores -cultivadas en palacio- se esconden los cinco grandes fracasos de Corral: perdió la seguridad en las calles, el pésimo manejo de la política de salud, se incrementó una impagable deuda pública, las obras inservibles e inconclusas y, de nueva cuenta, el abandono de Ciudad Juárez.

El gobierno se convirtió en circo. No debemos olvidar los exabruptos grandilocuentes del gobernador Corral que, como jefe de pista en este circo mediático, anunció con redoble de tambores que su gobierno sería un “Nuevo Amanecer” para Chihuahua, pero fue todo lo contrario porque regresó la violencia al estado; inmediatamente después, en la segunda pista del circo se proclamó mesías anticorrupción y ventrílocuo, en su número artístico usaba el aparato de justicia como muñeco de trapo para comenzar la persecución política del duartismo, a esa cacería de brujas, Corral le llamó pomposamente “Operación Justicia para Chihuahua”, pero ni las decenas de detenidos -incluyendo al ex gobernador-, representan un gramo de justicia para los chihuahuenses, no hay un solo hospital, ni una escuela que se haya construido con esa falsa operación; y, para cerrar su retahíla de frases de marketing, en la tercera pista presentó un acto de magia denominado “Maratón de Obras”, esta vez, de la chistera no salen palomas o conejos. No. Ahora, Corral va mostrando al público obras falsas como pañuelos amarrados de varios colores, algunas de ellas son obras inconclusas o de plano recicladas de su antecesor. Y, mientras el distractor funciona, los tramoyistas esconden el agujero presupuestal que tiene la deuda pública de Chihuahua en semáforo rojo según la Secretaría de Hacienda. Durante cinco años, Javier Corral cubrió todos los errores y omisiones con el maquillaje de relumbrón. 

Estamos a unos días de la entrega de la peor administración estatal de la historia. La gobernadora electa, Maru Campos, recibirá un barco hundido por la ociosidad y la frivolidad de Corral que, cuando tuvo que elegir entre trabajar y descansar, siempre eligió tirarse a la milonga. En estas circunstancias, para Corral ya no hay makeup, ni lipstick que cambie la realidad, vaya, ni con bondo se puede ocultar la fractura que tiene el estado en la columna vertebral. El daño está hecho, pero nos han ocultado la magnitud del problema.

Es irónico, pero en el tema de seguridad -que es el más importante para los chihuahuenses-, en marzo de 2017, en una entrevista para Radio Fórmula, Javier Corral afirmó que durante el 2014 y 2015, el gobierno de Duarte había maquillado las cifras de homicidios, ese discurso le permitió seguir navegando con la bandera de víctima los primeros años. 

Mientras el estado se desplomaba, Corral se puso la capa de Sherlock Holmes y tomó una pipa de burbujas para jugar al investigador del pasado, daba cifras anteriores para curarse en salud, al tiempo que la seguridad naufragaba sin ninguna estrategia. Nunca pudo encontrar las pruebas de que el sexenio anterior maquillaba las cifras, pero buscando el truco encontró la forma de maquillar las cifras para su propia administración. Aun así, ante el fracaso en materia de seguridad, la respuesta del corralismo siempre fue automática y genérica: si las cosas van mal, la culpa es de Duarte. 

En el tema de la seguridad es pertinente agregar tres argumentos, el primero es que Corral usó la falacia “tu quoque” cuando, en lugar de responder por el aumento de la inseguridad en las calles, acusó a su archienemigo de mentir, esto lo hacía para desviar la atención de lo importante; el segundo argumento es que la organización civil Alto al Secuestro, hace unos días denunció que, en Chihuahua, en los cinco años de Corral se presentaron 170 casos de secuestro, de los cuales 90 fueron indebidamente no integrados en carpeta de investigación, esto muestra el nivel de maquillaje que hay en las cifras de Corral, aún con esas cifras manipuladas, Chihuahua es tercer lugar nacional en el delito secuestro; y, en tercer lugar, están las estadísticas del propio Corral, en las que se muestra un aumento constante en los homicidios dolosos desde que comenzó la administración estatal. 

Haciendo un comparativo histórico, César Duarte recibió el estado con 5,391 homicidios en el 2010 y lo entregó con 1,471 en 2016 -el año en que Corral se hace cargo de la seguridad-, la disminución fue extraordinaria, Chihuahua estaba en plena recuperación, pero, tras el fracaso de Corral, para el 2020, en plena pandemia, la cifra alcanzó 2,715 homicidios en el estado, lo que representa el doble de homicidios. 

Mientras las cifras se tuercen para el último informe, Javier Corral corta listones de obras a medias, proyectos reciclados o que de plano ni existen, como la ruta troncal en Juárez que construyó César Duarte hace 8 años o la supuesta mega carretera de la información en la Sierra Tarahumara que todavía no funciona, la idea es seguir maquillando el fracaso para crear una falsa percepción de metas cumplidas. Como hemos visto, no hay forma de creerle al Gobierno estatal, todo el discurso triunfalista de Corral está enmarcado por las mentiras maquilladas.

En conclusión, si lo que dice la asociación Alto al Secuestro es cierto, el maquillaje de las cifras puede estar ocultado una realidad peor de lo que creemos en todas las estadísticas de seguridad. La situación es alarmante, porque no son las únicas cifras que se han manipulado, en el tema de la pandemia, también hay inconsistencias e incongruencias, los datos que se conocen apenas muestran la superficie del problema y las cifras se usan para cerrar o abrir negocios a su conveniencia y, además, está la caja negra de las finanzas estatales que se ha mantenido como un secreto de estado, el desastre financiero es inminente, en este tema el Gobierno estatal cerró la cortina y planea estirar la liga lo suficiente para ganar tiempo y terminar de maquillar la deuda.

Tal parece que Javier Corral quiere irse como llegó, estafando; desea legitimarse en los últimos días, después de cinco años de vivir meciéndose en una hamaca. Quizá quiera justificar la solicitud que hizo ante el Congreso para disfrutar de la seguridad con escoltas pagados por los impuestos de los chihuahuenses los siguientes cuatro años. Aunque, pensándolo bien, quizá la idea no sea tan mala, puesto que Corral tendrá que rendirle cuentas a los chihuahuenses y sería bueno que tenga escoltas, pero no para su protección, sino para vigilar al Rey del Maquillaje.

close
search