Opinión

Consecuencias del abuso del internet

Se asegura que esta etapa de la vida, de manera abrupta, nos han adelantado 30 años

Víctor Guzmán
Académico

miércoles, 01 julio 2020 | 06:00

La nueva realidad ha empujado a la adaptación de los trabajos virtuales, con ello se permite desarrollar un empleo desde casa, llamado home office. Se asegura que esta etapa de la vida, de manera abrupta, nos han adelantado 30 años.

Es necesaria la adaptación a los cambios que estamos viviendo; personas de distinta índole social, edad y estudios, les será necesario actualizarse en los aspectos más indispensables, tecnológicamente hablando, para adaptarse y continuar una vida, hasta cierto punto normal.

Sin embargo, los jóvenes, adolescentes y niños, son unos innatos conocedores de la virtualidad, y seguidores de las nuevas tendencias en redes sociales. Se sienten cómodos, pues están en un estado de confort. 

Ahora la problemática para ellos, son largas horas dependientes de los aparatos electrónicos, sobre todo del teléfono inteligente y tabletas que les absorbe infinidad de tiempo sin darse cuenta de su alrededor, ya que hasta para comer necesitan estar en línea y sólo soltarán el smartphone si son vencidos por el sueño. Los primeros parpadeos al despertar son de inmediato para revisar lo que se perdieron en su ausencia, de seis ó siete horas de sueño.

Y como sabemos, todo en exceso hace daño, las primeras consecuencias están surgiendo. Con el uso desmedido de juegos en línea y redes sociales, aspectos que han sido propiciados y justificados con tal de no salir de casa. Con ello surge la nomofobia. Temor obsesivo a no poder utilizar el teléfono móvil para comunicarse.

La psicóloga Aracely Palomares de la Asociación Centro de atención y asesoría para la familia A.C. manifiesta que existe una problemática con algunos jóvenes y adolescentes que manifiestan alto grado de dependencia al teléfono celular, donde las consecuencias pueden ser fatales si se les llega a recoger el móvil. Desde un berrinche, hasta actos en contra de su propia integridad física. 

Con ello se manifiesta que las relaciones sociales están afectadas y disminuidas, más ahora que no hay contacto directo, se abre paso al aislamiento social. Ya no sólo como medidas de salud, sino a nivel interpersonal que en ciertos casos afecta la personalidad de los jóvenes. 

Señala la psicóloga Arlet Annet que, con el incremento del uso de horas en redes sociales, se han detectado problemas secundarios como falta de sueño, trastornos en la alimentación y copias de conductas de personajes que son tendencia en el internet. Se incrementó notablemente el uso de las páginas pornográficas, no sólo en adolescentes, sino también en adultos. 

Es difícil para un país como México, estar en aislamiento, una nación afectiva por naturaleza. Reuniones, fiestas y diversión nocturna se ven afectadas. Al ver que la tendencia de contagios aumenta día con día y vaticinando dos a tres años más con esta limitada movilidad. Nos preguntamos, ¿afectará el aislamiento y la falta de sociabilidad la personalidad de las nuevas generaciones?

La nueva normalidad está provocando adelantos, adaptaciones, pero también nuevas afectaciones. Aspectos de salud física, como la alimentación, por llevar una vida sedentaria; el uso de anteojos a temprana edad y sobre todo la dependencia total a un aparato multifuncional llamado celular.

La propuesta de quedarse en casa durante el aislamiento, hacer ejercicio en familia, convivir con juegos lúdicos y entretenerse con actividades divertidas es la mejor opción, y el punto importante, en caso de tener adolescentes, supervisar y medir el tiempo que utilizan en el internet.