Con tufo electoral, el castigo a guarderías

Gigantesco el problema para las madres, prácticamente todas empleadas en la industria maquiladora

LA COLUMNA
de El Diario
viernes, 08 febrero 2019 | 06:00

• Con tufo electoral, el castigo a guarderías


• El reto de plantar a Trump cerquita de la X


• Fátima y los manoseados títulos universitarios


Bajo un razonamiento muy simplista, bastante manido y con harto aroma a interés político-electoral el Gobierno de la República decidió retirar los subsidios a las estancias infantiles que a nivel nacional atienden o atendían a 300 mil niños, tres mil de ellos en Juárez. Gigantesco el problema para las madres, prácticamente todas empleadas en la industria maquiladora.

Ayer en la matutina conferencia de prensa tanto el presidente Andrés Manuel López Obrador como el secretario de Hacienda Carlos Urzúa colocaron las flores sobre la lápida. No dejaron espacio para la duda ni para eventual rectificación. Nada.

Expusieron como justificación un argumento que deja muy mal parados no a uno sino a todos (as) quienes manejan las guarderías-estancias en el país. El presidente aseguró que fueron halladas muchas irregularidades en el manejo de los subsidios. El secretario Urzúa aseguró que los beneficios eran obtenidos a través de “palancas” entre los manejadores de las estancias y funcionarios públicos.

Ambos, el presidente y el titular de Hacienda, aclararon que no todos los casos tienen esas características pero omitieron abordar los detalles sobre cuáles sí y cuáles no. Es obligada la explicación. Inaceptable que paguen todos por algunos.

Hasta hoy tenemos noticia sobre un problema generalizado de semejante naturaleza para el caso Juárez. Lo sabido acá es que las estancias funcionan muy bien y son de ayuda extraordinaria para las madres trabajadoras. Este punto lo ha defendido siempre una de las juarenses más cercanas a la Cuarta Transformación en ese tema, la exdiputada Clara Torres.

Las sospechas sobre el interés electoral saltan cuando AMLO dice que el apoyo o subsidio que era entregado a las estancias, alrededor de dos mil millones de pesos para atender a 300 mil niños en la República, será entregado directamente a cada madre de familia para darlo a la abuela, al abuelo o al familiar que se quede a cargo de los niños mientras la mamá acude a su trabajo.

No es el espacio para adentrarnos en un análisis a profundidad sobre ese punto porque definitivamente no significó la parte medular en la toma de la decisión. Si hablamos de dos niños por familia, hablamos de 150 mil madres y otras 150 mil personas que supuestamente los cuidarán, traducidos en votos deberán generar ellos 300 mil sufragios o 100 o 200 mil votos agregados si la familia cuenta con más integrantes que la mamá, el papá y la abuela.

Hablar de irregularidades o de “palancas” es inclusive una ofensa para quienes genuinamente ayudan al cuidado de los niños y para quienes, por otra parte, el subsidio no representa ni el 50 por ciento de su gasto, el cual debe completarse con recursos propios y aportaciones generosas de empresas y particulares.


***

A la boca del lobo. Ahí es donde, literalmente, Donald Trump se dirigirá el lunes por la tarde para su séptimo mitin de campaña en Texas: El Paso, hogar de Beto O’Rourke, contra quien el mandatario tiene un marcaje personal.

A unos cuantos pies de la “X” de Juárez, uno de los puntos por los que cruzan más migrantes centroamericanos en busca de asilo en EU, el inquilino de la Casa Blanca intentará convencer a la ciudadanía de su país para que apoye la construcción de su promesa máxima de campaña. 

Son los últimos suspiros del muro. Trump sabe que las amenazas de paralizar de nuevo el Gobierno o decretar una emergencia nacional ya no surten efecto o lo sumergirían en una batalla judicial más larga que los dos años que le restan en el poder. Ya se le olvidó también exigirle a México que lo pague, aprovechando su estancia en la frontera.

De ahí que recurra a la mentira, una de sus especialidades. Por eso el martes dijo en su informe de Gobierno que El Paso “solía ser una de las ciudades más violentas del país […] Ahora con una poderosa barrera, El Paso es una de las más seguras”.

Las reacciones a su retórica fueron inmediatas. Un video captó a Verónica Escobar, la congresista paseña, en el Capitolio, diciendo algo así como “no mames” cuando escuchó a Trump. Twitter se desbordó en desmentidos contra “El Donald”, incluyendo al alcalde paseño, Dee Margo, de filiación republicana.

Más de 20 organizaciones sociales preparan una “marcha por la verdad” el lunes, partiendo de la Bowie High School, en protesta contra Trump. 

Activistas, políticos y ciudadanos participarán en el contingente. Aunque no están confirmados, es posible que aparezcan Escobar y O’Rourke, recargado este de potencia tras la entrevista con Oprah Winfrey en New York.

En redes sociales llaman a boicotear el mitin trumpista no asistiendo. Piden a los ciudadanos registrarse –otorgan dos boletos por celular– vía Internet, para no ir, dejar plantado al presidente: que los asientos vacíos del Coliseo marquen precedente. Una convocatoria que parece ingenua pero concentra el sentir de una comunidad cansada del discurso racista y antiinmigrante de Trump.

Habrá que ver qué cara ofrece el congresista republicano Will Hurd –que representa a parte de El Paso– en el rally, así como el alcalde Margo, que busca reunirse con el presidente. Ambos se han pronunciado contra el muro: ahora tendrán la oportunidad de decírselo de frente al empresario que secuestró su partido… o someterse, en contra de los deseos de la mayoría de sus votantes.


***

Ayer estuvo en la ciudad de Chihuahua el presidente del Instituto Nacional de Transparencia (INAI), Francisco Javier Acuña Llamas. Participó en  la celebración del Día Internacional de la Protección de Datos Personales convocada por sus correligionarios comisionados (as) del órgano chihuahuense en la materia, el Ichitaip.

Abordó en su ponencia el jefe político y operativo del sistema nacional de transparencia el delicado manejo de los datos personales; “son como ovejas a merced del lobo”, dijo a los asistentes, la mayoría servidores públicos municipales, del Poder Judicial y de otros órganos autónomos.

Sabe por supuesto de lo que habla el funcionario transparente y a quién se lo dice. Aunque en el sector privado existe un manejo poco cuidadoso de la información personal es en el servicio público donde sigue siendo monumental el descuido y hasta la venta de bancos de datos. Una buena apretada les hace falta con sanciones de por medio.

El evento lució con la presencia del rector de la UACH, Luis Alberto Fierro, varios magistrados del Poder Judicial; el presidente del Congreso del Estado, Jesús Villarreal; directivos del Centro Coordinador Empresarial, funcionarios municipales y decenas de jefes de unidades de información.


***

Fátima Guzmán, quien se ha convertido en el personaje incómodo dentro de la Secretaría de Educación, había realizado una investigación respecto a la legitimidad de títulos profesionales que incluso ya contaban con la firma de las autoridades locales competentes.  

Esas firmas, según trascendió, podrían poner en riesgo a los que signaron los documentos que fueron enviados para la obtención de las cédulas profesionales ante el Gobierno federal.

Los resultados de esa investigación no se conocen, tampoco los nombres o si el caso llegó a manos de la Secretaría de la Función Pública para la investigación y sanción correspondiente.

Lo que sí se sabe es que para evitar que el propio Javier Corral se viera envuelto en conflictos se determinó que antes de buscar la rúbrica del mandatario se hiciera una minuciosa revisión de los documentos. Esa instrucción aumentó el rezago en la expedición de las cédulas profesionales.

Además, para agravar el proceso de retraso, se encontraron más de 160 títulos en el escritorio del gobernador ‘ya verificados’, y a la espera de que estampara en ellos su firma.

Así que como siempre pagan justos por pecadores, pues en medio del conflicto en Educación y del desorden del despacho del Ejecutivo, decenas de chihuahuenses espera por la liberación de sus cédulas profesionales.