Opinión

Con todo respeto

Porque una cosa es el discurso contra las élites (que tanto le ha redituado en campaña, solo ahí) y otra lo es el salvar vidas

Yuriria Sierra
Analista

miércoles, 28 julio 2021 | 06:00

Ciudad de México.- El pueblo cubano: sumergido en crisis política, social y sanitaria… y no precisamente a partir de la pandemia por Covid-19. Hace unas semanas, cuando las calles en varios puntos de la isla se llenaron de ciudadanos que clamaban libertad, la discusión se redujo a dos polos: el embargo y la dictadura. Ojalá fuera tan sencillo resolver la situación de Cuba tan solo derribando cualquiera de estos dos factores. Pero parece que así es como lo piensan: “Con todo respeto para las dos naciones, que se permita, que puedan recibir las familias de Cuba remesas de quienes viven y trabajan en Estados Unidos (...) Que se quiere castigar a un país independiente con un bloqueo…”, expresó el lunes el presidente López Obrador en su conferencia por la mañana.

Un par de días antes, en la conmemoración del natalicio de Simón Bolívar, el mandatario mexicano se lanzó contra la OEA, la Organización de Estados Americanos, con un discurso, justamente, muy bolivariano: “En ese espíritu, no debe descartarse la sustitución de la OEA por un organismo verdaderamente autónomo. No lacayo de nadie, sino mediador a petición y aceptación de las partes en conflicto, en asuntos de derechos humanos y de democracia…”.

Habría sido mucho más democrático, más humano y un acto profundamente político, presidente, que más que lanzar guiños contra los organismos que, si bien nada mal les haría una evaluación de su labor, le hubiéramos escuchado propuestas más contundentes y que marquen camino para que Cuba avance hacia la libertad. Tal vez sugerir que, a cambio de quitar el bloqueo, el régimen cubano se abra a elecciones libres. Que, por primera vez en más de siete décadas, sean los ciudadanos del país caribeño quienes elijan a sus gobernantes. Habría sido una idea mucho más democrática, México se habría posicionado como el líder de una región en donde se privilegia el diálogo y el debate como instrumentos políticos. Porque una cosa es el discurso contra las élites (que tanto le ha redituado en campaña, solo ahí) y otra lo es el salvar vidas y es esto último lo que, hoy por hoy, tiene que ser el eje para la resolución de un contexto como el que vive Cuba desde hace décadas. La gente se muere y enferma como en todo el mundo a causa de Covid-19, pero esta crisis se sumó a las varias otras que han obligado a miles de cubanos, desde 1959, a abandonar su país… y a otros la cárcel o la muerte.

Una cosa es la política, presidente, y otra salvar vidas en medio de una pandemia. Tiene toda la razón: levantar el bloqueo es un inicio, pero no es lo único que servirá para darle a los cubanos lo que llevan tantos años pidiendo y de tantas formas, libertad. Con todo respeto, los cubanos desean tener la posibilidad de incorporarse al mundo y eso incluye tener todas las posibilidades para elegir.         

close
search