Opinión

Chihuahua tiene un equipo para combatir la corrupción… Urge elevarlo a primera división

Si equiparamos a estas instituciones con un equipo de futbol soccer que representa al estado de Chihuahua, entonces, sabemos que cada uno de los jugadores estaría obligado a jugar con las reglas que están establecidas

Carmen Álvarez González
Docente investigadora de la UACJ

jueves, 08 julio 2021 | 06:00

El Sistema Estatal Anticorrupción es una instancia que debe incluir a seis instituciones estatales encargadas de combatir la corrupción (Comité Coordinador), a los municipios, y a cinco ciudadanos que integran el Comité de Participación Ciudadana.

Actualmente, las instituciones que conforman el Comité Coordinador: la Auditoría Superior del Estado, la Secretaría de la Función Pública, el Instituto de Transparencia, el Tribunal de Justicia Administrativa, la Fiscalía Anticorrupción, el Consejo de la Judicatura y la representación de las personas en la figura del Comité de Participación Ciudadana, tienen la obligación de trabajar de manera coordinada para reconocer las debilidades institucionales, establecer estrategias para resolver los problemas de corrupción y hacer todo lo que esté a su alcance para que los servidores públicos corruptos y sus cómplices, no se roben dinero, no abusen de su cargo, no pidan mordidas, no nieguen un servicio público y no se queden sin castigo cuando cometen faltas.  

Si equiparamos a estas instituciones con un equipo de futbol soccer que representa al estado de Chihuahua, entonces, sabemos que cada uno de los jugadores estaría obligado a jugar con las reglas que están establecidas aunque éstas no siempre les convenga, que deberían ingeniárselas para que cada uno desde su posición de delantero, mediocampista, defensa o portero jugaran sin cometer faltas, haciendo los pases de pelota de manera coordinada y precisa para que la corrupción no le meta goles. Para que el equipo sea bueno, deberá fomentar que cada uno de los jugadores renuncie a sus individualidades o egos para lograr el éxito del equipo y las metas establecidas, deberá mostrar respeto por el público al cual representa y valorar a todas las demás personas que forman parte de su círculo de apoyo. Los jugadores deberían saber, que si son profesionales y dan buenos resultados pueden aspirar a trasladarse a otros equipos de primera división.

Sobre esta selección chihuahuense, recae la responsabilidad de que la corrupción se prevenga, detecte y castigue. Sin embargo, al equipo le faltan jugadores más comprometidos; aficionados que vean, analicen y comenten los partidos; patrocinadores así como el involucramiento de otros grupos de interés que se beneficiarán directa e indirectamente de sus buenos resultados. 

Este año, el funcionamiento de las instancias que conforman el Sistema Estatal Anticorrupción le costará a los chihuahuenses más de 436 millones de pesos (sin contar el presupuesto del Consejo de la Judicatura), pero su mala actuación nos podría costar mucho más a las personas que vivimos en este estado.  

Urge la sensibilización de los diputados, de la gobernadora electa, de los presidentes municipales, de todos los servidores públicos, de la iniciativa privada, de la academia y de los ciudadanos a pie. Es mucha la inversión que se hace, aprovechemos el dinero, ahorremos en los costos de la corrupción y tengamos el mejor equipo que Chihuahua se merece.

close
search