PUBLICIDAD

Opinión

TEVIOGEN

Chihuahua: hacia un Estado más justo

A lo largo de la semana, me he dado a la tarea de comprender el Tribunal Mixto Especializado en Violencia de Género (TEVIOGEN)

Jorge Breceda / Catedrático

sábado, 30 marzo 2024 | 06:00

PUBLICIDAD

A lo largo de la semana, me he dado a la tarea de comprender el Tribunal Mixto Especializado en Violencia de Género (TEVIOGEN), una decisión jurisdiccional que, sin duda, imprimirá una época en el tratamiento judicial de la violencia de género en el Estado de Chihuahua. A partir de tal ejercicio, elaboro la presente opinión que, más que una exposición estrictamente jurídica, será un reconocimiento al excepcional liderazgo de una mujer con capacidad de acción.  

En este sentido, es necesario destacar que las cifras son elocuentes al revelar una realidad preocupante: una amplia mayoría de mujeres en Chihuahua han sido víctimas de violencia. Nos hallamos ante una atmósfera donde la violencia de género se muestra con una alarmante regularidad, mostrando su cara más oscura y demoledora. Ante esta situación, se ha tomado una decisión de crear el Tribunal Mixto Especializado en Violencia de Género (TEVIOGEN). Este tribunal trasciende la mera solución jurídica; representa el compromiso con la sociedad y una convocatoria a caminar a una mejor sociedad. 

Por ello, considero imprescindible reconocer a quien impulsa estos cambios, a ese primer motor que con visión y determinación está generando un impacto profundo en nuestra sociedad. Así, me complace dedicar estas líneas a una figura representativa cuya labor ha sido pieza clave en este trascendental progreso: la magistrada Myriam Hernández Acosta, presidenta del Supremo Tribunal de Justicia de Chihuahua. 

Lo anterior, bajo una nota indispensable, he mantenido la postura que el simple (no tan simple: sobra decirlo) hecho de que las mujeres ocupen posiciones de poder no se traduce automáticamente en la creación de políticas públicas o reformas enfocadas en mejorar las condiciones de las mujeres. Por esta razón, reafirmo mi consideración de ovación pública el acto de una mujer que, desde una posición de influencia, dedica sus esfuerzos a impulsar transformaciones en beneficio de las mujeres.

En este sentido, la magistrada presidenta es un claro ejemplo de cómo el feminismo, aplicado desde una perspectiva experta y mediante una metodología rigurosa, puede generar cambios significativos en el tejido social a través del derecho. Su enfoque y determinación han sido cruciales en la conceptualización y puesta en marcha del TEVIOGEN, convirtiéndolo en una indiscutible innovación dentro del sistema jurídico de Chihuahua y estableciendo un precedente a nivel nacional.

Es dable insistir que, la creación del TEVIOGEN no es solo un producto jurídico, es la materialización de una lucha por la igualdad y la justicia de género, liderada por una mujer que desde las más altas esferas del Poder Judicial busca proteger y salvaguardar los derechos de las mujeres con la sensibilidad que necesita tan alta problemática. Este tribunal especializado irrumpe en la estructura jurídica tradicional para erigirse como un sello de mujer, simbolizando un avance hacia un sistema de justicia más inclusivo y sensible a las realidades de género.

La gestión de la magistrada Hernández Acosta refleja una profunda comprensión de que el cambio social efectivo requiere de una reconfiguración de las estructuras jurídicas desde su interior. Su enfoque no se limita a la implementación de medidas paliativas que tienden a la simulación, sino, demanda reformar el sistema para que reconozca de manera integral y efectiva a las necesidades de las mujeres víctimas de violencia de género.

Es así que el TEVIOGEN representa una postura por una justicia que no solo se limita a la creación de sanciones, sino crea mecanismos de prevención, educación y claro, de transformación social. Sin duda, este tribunal se posiciona como un baluarte de confianza para las mujeres, se convierte en cómo la sensibilidad, el conocimiento profundo de las problemáticas de género, y la aplicación de mecanismos científicos -no improvisación- en el ámbito del derecho pueden generar espacios de justicia transformadora.  

Sin duda, el tribunal especializado es más que una instancia de resolución de conflictos; es una declaración potente de que la justicia con perspectiva de género es esencial para el avance de una sociedad equitativa. Por ello, la implicación de la magistrada Hernández Acosta en su construcción y progreso muestra una responsabilidad no solo con la letra de la ley, sino con la naturaleza de la justicia que demanda restaurar la protección real a las víctimas de violencia de género. 

En este sentido, el trabajo de la magistrada Hernández Acosta nos recuerda el valor de contar con verdaderos liderazgos femeninos en el ámbito jurídico que no sólo aspiren a la igualdad formal ante la ley, sino que se comprometan con la construcción de una sociedad donde la igualdad sustantiva exista. Su legado es una invitación a reflexionar sobre el derecho como instrumento de cambio social y sobre la importancia de liderazgos comprometidos con la protección e impulso de los derechos de las mujeres. La magistrada Hernández Acosta y el TEVIOGEN constituyen la protesta de un futuro en el que la equidad y la justicia no sean ideales utópicos, sino realidades notorias y vivas en el núcleo de las instituciones. 

Por último, desde estas líneas magistrada Hernández Acosta, mi hija Isabella, de 11 años, le envía un saludo de respeto y afecto. Como padre, me veo compelido a ofrecer mi más sincero agradecimiento por representar de manera ejemplar tan admirablemente la lucha femenina, una causa que merece, indudablemente, toda la estima y reconocimiento.  

PUBLICIDAD

ENLACES PATROCINADOS

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

close
search