Opinión

Chairos aspiracionistas

El presidente está molesto. Por más que digan que Morena 'ganó once gubernaturas' y expongan toda su narrativa triunfalista, la realidad es que Morena sale perdiendo en estas elecciones intermedias

Sixto Duarte
Analista

martes, 15 junio 2021 | 06:00

El presidente está molesto. Por más que digan que Morena “ganó once gubernaturas” y expongan toda su narrativa triunfalista, la realidad es que Morena sale perdiendo en estas elecciones intermedias. Primero, porque pierde la mayoría absoluta con que contaba en la Cámara de Diputados, misma que le permitía construir artificialmente una mayoría calificada con los partidos rémoras. Ahora, requiere el acuerdo del PT (Partido del Trabajo) y el PVEM (Partido Verde Ecologista de México) para lograr una mayoría absoluta en la Cámara de Diputados.

Al margen de haber ganado once gubernaturas, la realidad es que eso de poco le sirve para llevar a cabo las reformas que él estima necesarias. Se gobierna con el Congreso, decía un exgobernador sinaloense. Las gubernaturas le servirán a Morena para operar territorialmente en los procesos electorales venideros, pero los gobernadores de Morena no incidirán directamente en las decisiones que se tomen en la legislatura que entrará en funciones en septiembre; si mucho, podrán tener comunicación con los diputados emanados de sus partidos.

¿Qué representa no controlar la Cámara de Diputados? Que el presidente requerirá negociar con el PT y con el PVEM cualquier reforma legal. El PT es un partido satélite del gobierno, pero el PVEM es un partido meretriz, que se vende al mejor postor. Esto implica que los votos del Verde en la Cámara de Diputados le saldrán muy caros al presidente. Recordemos que a Peña Nieto, el Verde le sacó concesiones de casinos, entre otros negocios, para acompañarlo en una alianza legislativa fáctica.

En este contexto, será interesante ver la postura del partido más corrupto de México, que es el Verde, respecto a su alianza con el gobierno. Asumiendo una postura de portavoz o líder del Verde, el senador Manuel Velasco dijo que había que ponderar la alianza con Morena. En lo personal, creo que el Verde se entregará al poder (pues le llegarán al precio). Ellos no están pensando en el 2024, pues saben que incluso perdiendo ganan, sino que están viviendo el momento. Y en el momento, tienen muchos diputados que le pueden servir al Ejecutivo.

Será interesante también ver al Movimiento Ciudadano en la Cámara de Diputados. Igualmente, por más que pregonen que ganaron Nuevo León y gobiernan en Jalisco, lo cierto es que ahora tienen menos diputados de lo que obtuvieron en la elección de 2018. El MC debe hacer bien su cálculo, pues seguir acompañando al presidente (en la forma de una oposición a modo, que es lo que han sido) puede costarles bastante en 2024.

El presidente debe haber tenido muchos planes en mente, que requerían la connivencia del legislativo. Varias veces amagó con desaparecer organismos constitucionales autónomos como el INE, entre otras barbaridades. Ahora, el presidente por sí solo no tiene ni la fuerza de empujar un presupuesto de egresos acorde a su agenda política. Requerirá negociar con otras fuerzas políticas para cualquier tema. Esto es sano para la democracia, aunque al oficialismo y sus porristas no les guste.

Morena no se puede decir ganador al haber perdido la mitad de los votos que obtuvo en 2018, que fueron más de treinta millones. Algunos chairos aspiracionistas (aquellos que aspiran a que les avienten un hueso) sostienen que no se puede comparar una elección presidencial con una elección intermedia, pues se vota más en la primera. Esa era la fórmula antigua. En 2018, votó más del 60% del padrón electoral, con más de la mitad votando por Morena, es decir, los treinta millones que tanto pregonan. En esta elección 2021 votó más del 50% del padrón electoral (un 10% menos que en 2018) y obtuvieron dieciséis millones de votos (casi el 50% menos de los que obtuvieron en 2018). Por más que quieran maromear de que “Morena VA”, lo cierto es que es la principal fuerza política del país, pero muy mermada respecto al 2018.

Notas de Interés

close
search