Opinión

Centro de gestión de justicia para los hombres

Históricamente el hombre ha sido señalado como la persona que no debe llorar o quejarse de un dolor, menos delante de los amigos, además de ser señalado como proveedor y cabeza de la familia

Víctor Guzmán
Académico

miércoles, 17 noviembre 2021 | 06:00

Históricamente el hombre ha sido señalado como la persona que no debe llorar o quejarse de un dolor, menos delante de los amigos, además de ser señalado como proveedor y cabeza de la familia. De la misma forma, la mujer ha sido considerada la persona protectora de los hijos, quien los educa y los forma. 

En la actualidad, las circunstancias han cambiado, en varios casos ambos trabajan para el sostén familiar, conllevan y cruzan funciones que anteriormente eran exclusivas para él o ella.

Al paso del tiempo, se ha reforzado el empoderamiento de la mujer en defensa de sus derechos. Desde el surgimiento del voto femenino, trabajo y profesionalización de ellas y demás aspectos que han provocado una igualdad y equidad, que aún no termina de balancearse.

Con las nuevas formas de vida, han surgido otros casos, donde las leyes han ido apoyando a las mujeres en varios sentidos, como en la defensa de la violencia familiar, aspecto que se debe resaltar. Sin embargo, quienes aplican la ley, suelen dar prioridad a las denuncias hechas por las mujeres, sobre todo cuando es en razón de género.

Lo anterior, lo afirma la Licenciada en Derecho Marina Camacho. Quien también señala: “Hemos visto la falta de justicia para el hombre, la balanza se inclina a la mujer, sobre todo en casos de paternidad”.

Yollotzin Bocanegra, la presidenta nacional del Centro de Gestión de Justicia para los Hombres, considera que el Estado no está preparado para una representación de perspectiva de género en representación de los hombres. “El hombre no tiene derecho a sentir, según el constructo de la sociedad”.

Las denuncias de violencia familiar hechas por hombres, no son muy comunes, llegan a generar burlas, inclusive a ser fuente del escarnio en la sociedad, hasta de los mismos ejecutores de la ley. Pero es necesario saber que existen las instancias que ofrecen dichos servicios y reconocer que, siendo hombres, necesitan de apoyo psicológico y atención médica, si fuera necesario.

Es un problema que existe, al no haber denuncia, estadísticamente no existe, pero es real. Por ello el Centro de Justicia para los Hombres es una instancia a nivel nacional, con una sede en Ciudad Juárez. La representante en el Estado, la psicóloga Lucía Martínez pide concientizar la violencia contra los hombres. “No buscamos defender delincuentes, sino hombres, basados en la justicia”.

Existen diversas instancias de gobierno, privadas y organismos no gubernamentales en defensa de la mujer, en toda la república, mientras que no hay dependencias exclusivas en apoyo de violencia masculina. Es complicado que una denuncia de este tipo les sea creíble o que el hombre logre ser escuchado. Solo en casos extremos, verdaderamente violentos, donde son visibles las marcas de la agresión. 

Ni que decir en los casos de divorcio y custodia de los hijos, de inmediato viene a la mente del hombre el monto de la manutención, además de saber el día de la semana verá a sus hijos, ya que se considera en automático, que los beneficios totales son para la madre. Las leyes con equidad, paridad e igualdad, ya permiten tener los mismos beneficios para ambos, la ley es clara.

Aspectos como los anteriores pueden caer en arbitrariedades legales, por negligencia o desconocimiento del caso. Por ello la importancia de instancias que regulen y asesoren a quienes desconocen de este tema. Así se logra una balanza en beneficio de ambos.

Con el Centro de Gestión de Justicia para los Hombres, se abre una opción de atención y apoyo para el varón víctima de violencia.

close
search