PUBLICIDAD

Opinión

OPINIÓN

Cayeron por calentar la plaza

La propia condición humana frecuentemente impide advertir cuando son cruzados los límites convencionales aceptables o tolerables en determinada acción

LA COLUMNA
de El Diario

miércoles, 11 enero 2023 | 06:00

PUBLICIDAD

-Cayeron por calentar la plaza

-Esfuerzos de ambulantes y de los fijos

PUBLICIDAD

-Más plazo, pero siguen fallas del sistema

-La Tuna, “El Neto” y el hermano de Corral

La propia condición humana frecuentemente impide advertir cuando son cruzados los límites convencionales aceptables o tolerables en determinada acción. En el mundo delictivo la metáfora de ese paso siguiente se llama calentar la plaza.

Conscientemente, Ovidio Guzmán sabía que había cruzado los límites de lo “tolerable”, aun para el cártel al que pertenece, pero no quiso advertirlo por el exceso de confianza que traía desde aquella primera perdonada que le dio AMLO en octubre del 2019, conocida como el primer culiacanazo.

Al momento de su detención en la población de Jesús María, próximo a la capital sinaloense, algunos de sus habitantes rompieron puertas y cristales en protesta por la captura, pero seguramente los más de ellos sintieron alivio.

Ovidio, alias “El Ratón”, tenía tomado al pueblo como de su propiedad y eran conocidos los abusos, asesinatos y excesos cada vez más incontrolables. Debió ser sometido al orden, aprovechando además que Estados Unidos lo requería desde hace años.

Acá por la zona sur de Chihuahua, en la región de Parral, los jóvenes Bryan y Efrén S., líderes también del Cártel de Sinaloa, calentaron la plaza cuando igual se sentían dueños del municipio de Valle de Zaragoza –a media hora de Parral-, tablearon y rompieron los dedos a su alcalde porque rechazó un incremento a las extorsiones de sus posesiones particulares y de las propias arcas municipales.

Fueron detenidos el año pasado e internados en el Cereso 1 de Aquiles Serdán, pero desde ahí pelearon la plaza de Chihuahua a otra facción del propio cártel, aumentaron las ejecuciones como nunca en la capital hasta que fueron sacados de ahí y llevados al Altiplano.

El caso local es todavía más dramático. Ernesto Alfredo Piñón de la Cruz, “El Neto”, sabía que en cualquier momento sería sacado del Cereso estatal 3 y llevado al Altiplano.

A pesar de ello nunca aminoró sus actividades delictivas como jefe de Los Mexicles adentro y afuera del reclusorio. De todo hubo en el catálogo criminal: asesinatos, secuestros, extorsiones, narcotráfico, tráfico de migrantes...

Tenía muy caliente la plaza y de plano la reventó cuando decidió fugarse, matando a 10 custodios y a varios de sus cómplices. Hoy sufrió el mismo destino, la muerte; y su banda y otros grupos, cada vez más debilitados por la intensa persecución de policías y militares contra todos.

Consecuencias de excesos aberrantes.

***

Fueron buenas las cuentas que presentaron el director de Comercio, Arturo Urquidi y el jefe de la Policía Municipal, César Omar Muñoz, al retirar prácticamente sin contratiempos ni problemas mayores a cientos de ambulantes del primer cuadro de la ciudad.

El mañanero operativo del pasado lunes fue evaluado como un éxito cuando, ya entrada la tarde, había números de reubicaciones concretas de los afectados ambulantes, que hasta eso fueron tratados con mucho respeto y ellos comprendieron la necesidad de despejar los espacios que tenían de forma irregular desde hace años o meses.

Sin embargo, los comerciantes retirados y reubicados en su mayoría en mercados y plazas con mayor orden, son apenas una cuarta parte de los dos mil que, según las estimaciones oficiales, trabajan en el Centro Histórico de la frontera, poblado por miles y miles de unidades económicas.

Así, es apenas el primer round enfrentado con éxito por la administración de Cruz Pérez Cuéllar. Faltan tres cuartas partes por reordenar de la misma forma que se hizo con los primeros, sin vulnerar los derechos humanos de las personas y siempre buscando acuerdos para mejorar la imagen y la dinámica urbana.

En este aspecto, precisamente, es en el que la gestión municipal buscará también avanzar, pues al Centro no sólo le hace falta la limpia de ambulantes, sino la contribución de los comerciantes fijos para mantener el orden, no invadir las banquetas con su mercancía y tener una proyección de sus locales más atractiva para la vista.

Hace falta que el primer cuadro de la frontera no sólo esté despejado por los vendedores que hacen su luchita sin local fijo, sino que los comerciantes regulares también hagan esfuerzos para mejorar las fachadas y contribuyan con el respeto a las reglas para que la movilidad por las zonas peatonales se acerque más a lo ideal.

En el gobierno fronterizo dicen que van con todo por las siguientes etapas de reordenamiento del Centro, que además de demandar la colaboración de los ambulantes también requiere el apoyo de todos los involucrados en la necesaria y productiva actividad del comercio.

***  

La primera semana del año -y todo apunta que también la segunda y hasta la tercera- los módulos para la regularización de “chuecos” no han hecho otra cosa que atender trámites rezagados de 2022 que por distintas fallas del sistema no pudieron concretarse en el plazo.

Los trámites nuevos siguen demorados por la plataforma que funciona un día sí y tres no, así que no hay un avance sustancial desde las últimas semanas del año y los pocos días que lleva el 2023, ciclo que inició con la noticia de la extensión de la legalización de los vehículos ingresados de contrabando al país.

Por eso, la gente de Atención Ciudadana y del Registro Público Vehicular ve complicaciones desde ahora a la ampliación del plazo decretado, que marca como fin del proceso hasta último día del próximo mes de marzo.

Las fallas en el portal del trámite no tienen estos primeros días del año, sino semanas enteras de noviembre y diciembre, por lo que de seguir así igual será insuficiente la ampliación del decreto, que ya tuvo su impacto en la venta de vehículos nacionales el año pasado.

La única respuesta que pueden dar los encargados de los tres módulos que operan en la ciudad a los ciudadanos que buscan regularizar vehículos es que estén pendientes de la activación del portal, pero la realidad es que desde el centro del país no llega la información concreta de cuándo podrían realizarse los trámites con normalidad.

Es lo de siempre con las decisiones de mayor impacto para el estado y la frontera tomadas desde la lejana capital del país, donde seguramente ni idea tienen, debido a la floja y poco útil burocracia federal en la entidad, de las molestias que causa su repetida ineficiencia.

***

Habría sido una fuente policiaca de alto nivel, la que confirmó a Fermín Ordoñez, un político con carrera en el PRI en la capital del estado, el dato de algún vínculo entre los hermanos de Corral, al menos el que estuvo detenido en La Tuna, con los Mexicles, Cártel de Juárez y en algún momento incluso con “El Neto”, Ernesto Alfredo Piñón.

Esa cárcel localizada en Anthony, Texas, fue parte de una discusión añeja en 2015, entre el entonces senador Javier Corral con el gobernador de Chihuahua, también en aquel tiempo, César Duarte, en el que ambos lanzaron acusaciones mutuas de delincuencia, en un foro organizado en el Senado.

Dos de los hermanos de Corral tendrían antecedentes penales, uno de ellos acusado por defraudación financiera, y el otro por narcotráfico, éste último habría estado en esa prisión federal de mínima seguridad, a 25 millas de El Paso.

Mínimo tendría que abrirse una investigación que ubicara en el espacio y en el tiempo a esos familiares cercanos de Corral con Los Mexicles y particularmente con “El Neto”, porque habría sido el exgobernador, quien autorizó el traslado del líder criminal al Cereso número 3, de donde finalmente escapó para disfrutar la libertad solo cuatro días.

Un vínculo indirecto del exgobernador vía sus familiares en primer grado con Los Mexicles/Cártel de Juárez, explicaría los cinco años de privilegios que disfrutó el extinto criminal durante su estancia en el Cereso estatal, en la administración corralista.

Ordoñez es el mismo que ha asesorado al compadre de Javier Corral, Eduardo Almeida, en las acusaciones contra el exgobernador, a quien habría pagado campaña e incluso hasta servicios médicos para su esposa. Hasta el famoso terreno de Nombre de Dios se quedó Corral a costillas de su compadre.

PUBLICIDAD

ENLACES PATROCINADOS

close
search