OPINIÓN

Casi muere en el vapor del famoso club

No hubo, según testigos en el lugar, auxilio profesional de inmediato para evitar que se asfixiara ni para retirarlo con rapidez de los conductos de vapor sobre los que cayó. Sufrió fuertes quemaduras

LA COLUMNA
de El Diario
viernes, 22 noviembre 2019 | 06:00

• Casi muere en el vapor del famoso club


• De puntitas se desliza Víctor hacia el 2021


• El vocero de Gobierno es vocero de su empresa


• Buscan evitar invasión de oportunistas


Los cerca de 800 socios que forman parte del bonito Club Campestre de Ciudad Juárez pagan al menos seis mil pesos mensuales exclusivamente para su mantenimiento.

Quizá malas asesorías sobre mal entendidos ahorros ha propiciado lamentables situaciones que ha rayado en la fatalidad, un niño ahogado en la alberca hace meses, ahora un venerable señor de 80 años casi muerto en el vapor.

Sufrió el taekwondoín don Carlos Pérez Barrio (maestro de casi toda la vida en ese arte marcial) un desvanecimiento en el vapor después de su ejercitación del día.

No hubo, según testigos en el lugar, auxilio profesional de inmediato para evitar que se asfixiara ni para retirarlo con rapidez de los conductos de vapor sobre los que cayó. Sufrió fuertes quemaduras.

Don Carlos ahora permanece en un hospital de Texas en estado muy delicado. No supimos cuánto tiempo duró inconsciente en el baño porque apenas fueron enterados de los hechos el presidente, Donato Flores, y su operador, Marko Otero, despejaron el área de curiosos. Quizá 20 minutos o más para la llegada de una enfermera y aun más tiempo para una ambulancia.

Desde siempre el grueso de los socios ha insistido en supervisiones periódicas de las áreas de Gobierno de Protección Civil correspondientes y la instalación de efectivos puestos de socorro, pero nada hasta ahora.

Las consecuencias ahí están repetidas por una y otra vez. Eso sí, la agilidad es impresionante cuando se trata de atender al gobernador Corral para sus terapias de golf.


***

Por Morena hacia la gubernatura 2021 corren a toda velocidad en la megacarrera mediática el senador Cruz Pérez Cuéllar y el amigo de Andrés Manuel López Obrador, el superdelegado del Gobierno federal en Chihuahua, Juan Carlos Loera de la Rosa.

Hasta la semana pasada no se veían más opciones que ellos. Sorpresivamente apareció el fin de semana el médico pediatra y empresario gasolinero y de otros ramos, Alejandro Díaz, quien se presenta como caballo negro, o tercera vía.

Sin duda las posibilidades reales favorecen en muchos sentidos a los dos primeros. Pero en el mismo nivel que ellos, sin embargo, ha surgido otro nombre que no es para asombrar a nadie que conozca el vecindario político estatal pero que llama la poderosamente la atención por razones bien poderosas.

Se trata nada más y nada menos que del secretario de Desarrollo Social del Gobierno estatal, Víctor Quintana Silveyra, sin duda un peligro serio, real, para los objetivos de Loera y Cruz.

Hablan los datos de que han sido superados los males añejos entre Quintana y su antiguo amigo y jefe en la gubernatura de la Ciudad de México, Andrés Manuel López Obrador, y que ha sostenido ya un par de encuentros entre ambos mediante los que fueron limadas todas las asperezas de finales del 2015, cuando era encaminado Víctor a la nominación por la gubernatura impulsado por AMLO.

Desde luego no fue dispuesta la candidatura 2021 en esos encuentros, pero ha quedado claro para todos los conocedores de esos acercamientos que la intención del presidente es contar con otra alternativa tan fuerte o más que las primeras opciones reales mencionadas, el senador y el delegado.

Mención sin duda relevante es el dato de que Víctor podría ser candidato no sólo de AMLO, sino también del propio gobernador Javier Corral, quien por decirlo de alguna forma, gustoso le firma los viáticos cuando hace sus periplos por la Ciudad de México.

Suena lógica la información si tomamos en cuenta que Corral ha buscado gobernar más con la izquierda que con su partido, el PAN; bueno, eso de gobernar es mera muletilla, es un decir, en realidad ha desgobernado con un costo muy alto para los chihuahuenses.

Quintana ha tratado de ser un político congruente, serio, bastante trabajador; algo asustadizo de repente (por decirlo de alguna forma) y con buen cartel particularmente por la región serrana de la entidad. Su hermano el exrector de la UACJ, Jorge Quintana, anda en la cuadra de “El Caballo” Alfredo Lozoya, el alcalde parralense independiente que aspira también a la gubernatura, pero indefinidas aún las siglas que lo postularían.


***

Mala señal. Antes que la Coordinación de Comunicación Social liberara comunicado y fotos sobre la toma de protesta de Manuel del Castillo Escalante como nuevo jefe de esa dependencia del Gobierno estatal, el aludido lanzó la información correspondiente desde el chat de su empresa privada Integra Comunicación. En versión digital de La Columna las capturas de pantalla.

A quien le corresponde precisamente informar a la comunidad sobre toda acción delGobierno es a la oficina de Comunicación, desde el miércoles a cargo del comunicador juarense Del Castillo, pero luego advertimos que seguirá ahí prevaleciendo el interés privado sobre el general. Primero su empresa, después el Gobierno.

Es conocido y hasta afamado el negocio del nuevo vocero estatal; ha prestado sus servicios como comunicador a varias empresas y particularmente a gobiernos, pero ahora enfrenta un claro conflicto de interés con rigurosas implicaciones legales.

Es alerta quizá hasta menor lo del comunicado sobre su toma de protesta a través del chat de Integra Comunicación pero es nada la frontera hacia la eventual facturación desde el gobierno para esa empresa... o cualquier otra similar del mismo dueño o dueños.


***

Para el congreso extraordinario de Morena, que acordaron entre la presidenta Yeidckol Polevnsky y la aspirante Bertha Luján, cabeza del Consejo Nacional, se esperan las directrices orientadas a la depuración del padrón del partido.

Debido a que fueron las irregularidades en el listado de militantes las que reventaron la elección de los miles de consejeros, se esperan acuerdos y decisiones para tener un padrón más confiable.

En el caso de Chihuahua hay estimaciones de que cinco de cada 10 militantes son inexistentes. En casos extremos como algunos distritos de Juárez sólo son reales tres de cada 10, es decir, un 30 por ciento aproximadamente. 

Pero el colmo es que aparte de los inexistentes –irregularidad que se achaca a las primeras dirigencias que tuvo Morena en la entidad– hubo otros que se registraron fuera de la fecha límite marcada por la convocatoria, con derecho a voto en las asambleas del 12 de octubre pasado, además de otros militantes fundadores que no aparecieron en los listados.

Así que este acuerdo que se planea para el 30 de noviembre próximo busca un nuevo registro real y la credencialización de todos los morenistas.

Pero ojo, el padrón seguirá cerrado, sin nuevas afiliaciones posibles. Sólo serán morenistas los que se hayan inscrito antes del 20 de noviembre de 2017, fecha en que salieron las primeras encuestas que posicionaban a Andrés Manuel López Obrador como puntero en la carrera electoral.

Ese candado se mantendrá. La apuesta de los líderes de Morena que habrán de ser parte del congreso extraordinario es mantener ese control para evitar que crezca la invasión de oportunistas que tanto se critica al interior del partido.

También para evitar más fisuras no habrá cacería de los responsables de la alteración del padrón ni reparto de culpas. Paz y amor, abrazos y no balazos, será la tónica entre los que quieren a Morena para los morenos.