Opinión

¡Cárcel ‘en caliente’ para los exgobernadores y exalcaldes!

AMLO no tiene límites. Esta propuesta es desmesurada, inviable, inoperable y, sobre todo, es criminal, porque el presidente usa intencionalmente el disfraz de paladín justiciero para evadir su responsabilidad sobre la violencia desbordada en el país

Carlos Murillo
Abogado

domingo, 04 octubre 2020 | 06:00

Voy a usar la técnica del gran Catón. Déjeme le cuento un chiste. Érase una vez que llega un muchacho recién egresado de una universidad extranjera. Rubercindo De la Garza se llamaba el chavalón. Entonces, el cuate se va directo a la empresa más importante de la ciudad y solicita hablar con el dueño del changarro, don Dionisio Rivas, quien era un hombre de pocas palabras y muchos pesos. Total, le dan una entrevista un lunes a las siete de la mañana. Llega el chavo amodorrado todavía y le dice “pues vengo a ofrecerle mis servicios especializados y vanguardistas, todo lo que aprendí en Europa sobre negocios lo aplicaré en su empresa, solamente pido a cambio un sueldo competitivo de 200 mil pesos al mes, libres de impuestos, una casa amplia en una zona residencial, un auto de lujo que me cambien cada año, con su respectivo chofer, un espacio en el estacionamiento VIP de la fábrica, viáticos por unos 100 mil al mes y vacaciones pagadas dos veces al año”. Entonces, don Dionisio Rivas, que había tomado apuntes con diligencia sobre lo que dijo el joven, se queda pensando unos minutos, respira hondo y lo ve de cabo a rabo, entonces le dice “¡No te limites Rubercindo!, mira, aunque nunca has trabajado en ningún lado, yo creo que vales mucho más, tu sueldo debe ser de 500 mil pesos libres y que aumente 30 por ciento cada año; una casa amplia, pero que además tenga alberca, cancha de tenis y gimnasio privado; necesitas también un auto deportivo para ti y una camioneta de lujo para cuando tengas familia, ambos con chofer 24/7; sobre el estacionamiento, puedes quedarte con el mío que es el más cercano a la puerta; de los viáticos, es mejor una tarjeta corporativa ilimitada para ti y para tu esposa; y, finalmente, sobre las vacaciones, con tanta responsabilidad necesitarás vacaciones pagadas tres meses al año a cualquier parte del mundo”. A pesar de que Rubercindo era un chico muy crédulo no era totalmente tonto, notó la ironía en la desmesurada en la contraoferta de don Dionisio, entonces se molestó y le dijo “¡No la chifle don Dionisio, se está burlando de mí!”, entonces el dueño de la empresa le contestó “¿Por qué te ofendes? ¡El que comenzó con el chiste de mal gusto fuiste tú!”.

¡No te limites Obrador! ¿Por qué solamente los expresidentes serán llevados a juicio? Si se trata de levantar una cortina de humo, hay que apoyar al presidente y mejorar la apuesta, propongo llevar a juicio de una vez a los exgobernadores y exalcaldes, es más, no se necesita un juicio, llevemos a la cárcel directo a toda la Mafia del Poder.

Eso sí, para respetar el Estado de Derecho, hay que hacer una consulta para que la gente conteste una pregunta muy simple “¿Quiere que se meta a la cárcel a la Mafia del Poder?”. Seguramente ganará abrumadoramente el “sí”, entonces ahora viene el otro problema, detenerlos y meterlos a la cárcel, para lo cual tendremos que imponer un toque de queda y revisar casa por casa hasta encontrarlos a todos con el apoyo de la eficiente Guardia Nacional.

La justicia con procedimientos legales y debido proceso es cosa del pasado. Hay que castigar sin juicio, ni siquiera juicio sumario, porque son muy caros y no sirven. Ya sabemos que son culpables, para qué gastar en algo obvio. La SCJN ya dijo que la justicia se puede someter a consulta popular y punto final. Es lo más parecido a la justicia de Porfirio Díaz que ordenaba por telegrama “mátenlos en caliente”, aquí es “a la cárcel en caliente”.

Aprovechemos la marea alta del populismo judicial para hacer una redada nacional contra la Mafia del Poder y, de puros puntos, vamos a meter a la cárcel a todos los que señale el dedo flamígero de la 4T y que sufran los culpables de la tragedia nacional, porque ellos nos tienen en la ruina (y no se puede hacer en dos años lo que se destruyó en 90). No habrá un solo ratón que se salve de la espada de Democles. 

Es más, debemos pensar en cárceles exclusivas para exgobernantes, me gusta el título “Centros de Castigo Popular para la Mafia del Poder” (CECAPO-MAPO). Hay que invertir un poco de presupuesto para hacer nuevas cárceles, porque son tantos que no podemos llevarlos a las prisiones (ya de por sí sobrepobladas). Los hospitales y las escuelas pueden esperar, contrario a la justicia de la 4T que no puede esperar un día más.

Aquí en Chihuahua tenemos a cinco exgobernadores vivos para quemarlos en la hoguera del discurso mediático: Fernando Baeza, Reyes Baeza, Pancho Barrio y Patricio Martínez, a César Duarte no lo contamos porque ese ya está en manos de la justicia. Y, a Javier Corral, en cuanto pierda el fuero le echamos el guante.

Todos caben en una sola celda, apretaditos, para que paguen con su libertad lo que le hicieron al pueblo. Nada de que me quiero ir al Altiplano donde está Calderón o EPN, porque ahí están los VIP. No señores, aquí en la “Peni Vieja” de Chihuahua los vamos a tener, con una pared transparente para que todo el pueblo los vea caminar de un lado a otro como león enjaulado. Será como un circo, bueno un circo ya es, más bien será como un zoológico penal que abre sus puertas al público.

Podemos hacer un convenio con agricultores para que instalen unas canastas con tomates frescos frente a la “Peni Vieja” y que la gente que pasa por ahí pueda tomar gratuitamente un tomate y lanzarlo a la celda transparente. Eso ayudará como catarsis social y para mantener la paz.

Y en Juárez, podríamos rehabilitar la cárcel de piedra para convertirla en un penal exclusivo para exalcaldes y para su gabinete más cercano (CECAPO-MAPO municipal para respetar las jurisdicciones, porque no somos animales); pero ahí sí vamos a batallar por celdas porque son bastantes los que se van a recluir. No mandarán presupuesto a Juárez para esto, pero de algún modo se le hace, hasta con un boteo sacamos para los fondos o bien, organizamos una rifa.

Parece broma, pero no lo es. La idea de llevar a juicio a los expresidentes es totalmente absurda. Preguntarle al pueblo bueno y santo en una encuesta si quieren (o no) que se enjuicie a los exmandatarios es completamente ridículo. Dos años después, la 4T es una broma de mal gusto.

AMLO no tiene límites. Esta propuesta es desmesurada, inviable, inoperable y, sobre todo, es criminal, porque el presidente usa intencionalmente el disfraz de paladín justiciero para evadir su responsabilidad sobre la violencia desbordada en el país. Y, mientras vemos este circo electoral, el único que está feliz es el crimen organizado.