Opinión
OPINIÓN

Caravana contra la muerte... e imagen

'Mejor que no nos reciba a que nos dé atole con el dedo'. En esos términos ha sido la reacción de Julián y Adrián LeBaron a la negativa de López Obrador por recibirlos tras la “caravana por la paz” que parte hoy de Cuernavaca hacia la CDMX

LA COLUMNA
de El Diario

jueves, 23 enero 2020 | 06:00

• Caravana contra la muerte... e imagen

• Bajo prescripción médica y decepcionado

• Algo deberá responder por plebiscito

• Arde la panza de Morena en Chihuahua

"Mejor que no nos reciba a que nos dé atole con el dedo”.

En esos términos ha sido la reacción de Julián y Adrián LeBaron a la negativa de Andrés Manuel López Obrador para recibirlos tras la “caravana por la paz” que parte hoy de Cuernavaca hacia la Ciudad de México.

Los LeBaron han sumado fuerzas con el activista Javier Sicilia y múltiples organizaciones sociales del país para protestar contra la violencia en el país y la falta de atención en hospitales a niños con cáncer. Ciudad Juárez presenta su caso al respecto.

Ha detonado la marcha aquella masacre de mujeres y niños LeBaron y Langhford registrada entre los límites de Sonora y Chihuahua a principios de noviembre del año pasado. Hay detenidos como presumibles asesinos pero nada sobre el móvil ni cártel al que pertenecen.

Ese caso fue uno más de los 34 mil 579 asesinatos registrados en el 2019 que forman parte del contexto para llevar a cabo la marcha y denominarla “caravana por la paz”, bajo otra justificación igual de importante: fue el año más violento en la historia reciente del país. El mismo período de Enrique Peña Nieto fue de 33 mil 743 asesinatos, y de 27 mil 213 de Felipe Calderón en el 2011. El ritmo continúa en 2020.

El presidente de la república ha tomado palabras de un antecesor suyo, Adolfo Ruiz Cortínez, “no soy yo, es la investidura”, para evitar un encuentro con los manifestantes que podría generar “show... espectáculo”. Casi al mismo tiempo llegó otra tragedia con otra masacre, la de 10 músicos acribillados y calcinados en una carretera de Guerrero.

Siguen subiendo, pues, los números de asesinatos por todo el país. En Chihuahua dos policías federales acribillados... la activista Isabel Cabanillas también asesinada.

Cada día hay una medición a la imagen de AMLO por parte de empresas dedicadas al ramo de las encuestas, Mitofsky es una de ellas. La constante en sus resultados ha sido si no de disminución en la aprobación de la figura presidencial sí, de estancamiento. Ha bajado de arriba del seis a un promedio del 56 ligeramente superor. Ahí se ha mantenido.

Con esas cifras y ese entorno de inseguridad y de violencia que tampoco aminoran por ningún rumbo del país, la negativa de López Obrador por recibir a la caravana sin duda redundará en menos puntos para su imagen aun con toda la fuerza de sus mayorías en el Congreso de la Unión y el buen manejo de sus operadores en redes sociales.

La figura presidencial puede ser sostenida artificialmente hasta que la realidad social se impone. Es incuestionable que la caravana es reflejo de esa realidad más allá de quien o quienes la encabecen.

***

El tercer subsecretario de Administración del corralismo, Rodolfo Noble San Román, llegó sólo a decepcionarse del estado que guardan las finanzas locales.

Designado apenas hace una semana, el funcionario ha sostenido reuniones con prácticamente todo el aparato de la Secretaría de Hacienda. Lo desconocía por completo dado que su trayectoria fue por bancos privados y luego en los órganos administrativos de la Cámara de Diputados y el Senado de la República.

Allá en el Legislativo federal administraba la abundancia, mientras que aquí encontró más que nada déficit y deuda.

El estilo de Noble es bonachón y despreocupado. Los años no han pasado en vano por el exfuncionario legislativo.

Conoce muy bien, por cierto, al gobernador Javier Corral y al senador Gustavo Madero, de sus tiempos en las dos cámaras. Sin embargo pese a la edad pensó que llegaba a una tesorería más o menos sana, con liquidez suficiente para mantener el tren de vida al que se acostumbran los legisladores. Y nada que sólo encontró quebrantos y fugas en todas las áreas.

El perfil del funcionario permite adelantar que batallará para adaptarse a una administración en crisis permanente, según quienes han observado su actitud ante el nuevo cargo, lleno de presiones y problemas.

Supuestamente Noble San Román tiene prohibidas las altas dosis de estrés, de las que tendrá demasiadas en la dependencia a cargo de Arturo Fuentes Vélez. Tuvo que pedir autorización médica para volver a trabajar luego de permanecer más de un año retirado. 

A menos que sea mucha la necesidad y las ganas de servirse, como lo hizo en las cámaras legislativas, se ve difícil que aguante en el cargo.

*** 

Hoy por la mañana estará en la ciudad el consejero presidente del Instituto Estatal Electoral, Arturo Meraz, pero llegará sin respuesta a la solicitud de plebiscito presentada por los juarenses contra la construcción de la segunda ruta troncal del transporte público.

Meraz González dictará una conferencia sobre la democracia participativa en el edificio X del Instituto de Ciencias Sociales y Administración de la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez. Es parte de los eventos de inicios de semestre. 

El consejero abordará generalidades de los mecanismos de participación ciudadana, que van más allá del voto. Por fuerza entonces también deberá aterrizar en el caso de la frontera, donde el Observatorio Bio-Psico-Social promueve la consulta sobre la inversión anunciada por el Gobierno del Estado para abrir una segunda troncal que alteraría por completo la movilidad en la ciudad.

Dicha propuesta fue presentada desde diciembre, antes de que el IEE se fuera de vacaciones, y lleva en análisis dos semanas. El organismo electoral pidió a los promotores subsanar algunas deficiencias de forma, proceso en el que se encuentra a la fecha.

Sin embargo, al interior del instituto cobra fuerza la idea de que la resolución será en contra de poner en marcha dicho mecanismo de participación social.

El plebiscito aquí pasará por una prueba de ácido. Mientras se suman inconformes con el plan estatal –debido a que ocasionaría un caos no sólo durante la construcción, sino en la operación de los camiones por la ruta trazada en medio de la ciudad– es evidente que la línea del Palacio de Gobierno es quitar todo obstáculo al proyecto.

La imparcialidad del árbitro podría verse todavía más cuestionada si, como se adelanta, confirma la negativa en las próximas semanas.

***

La dirigencia estatal de Morena, encabezada por Martín Chaparro, acabó de fragmentarse a consecuencia de las largas dadas a la renovación de los cuadros directivos locales y nacionales. 

Con el apoyo de la dirigencia nacional, todavía a cargo de Yeidkcol Polevnsky, la secretaria de Finanzas del Comité Estatal, Martha Laguette Lardizábal, empezó a destaparse como aspirante a la Presidencia municipal de la capital del estado.

Hasta en su misma oficina de la sede del partido, la tesorera ha dicho con la mano en la cintura que también la quiere y que ni se hagan bolas con encuestas, sondeos o contiendas internas a ver quién tiene más consejeros, pues la decisión está en una o dos personas nada más.

La postura retadora de la expriista ha sorprendido al interior del comité, pues doña Martha siempre ha presumido su conexión directa con Polevnsky, pero de eso a candidatearse hay mucha distancia, rebasa todos los límites.

La candidatura la quieren no sólo morenistas fundadores y de los nuevos. Hay supuestos planes nacionales de buscar excandidatos independientes, personajes priistas y panistas que puedan dar una batalla real en el islote azul que es la capital.

Supuestamente esa era la directriz, de ahí que además del excandidato Fernando Tiscareño hayan coqueteado los morenos con gente como el exalcalde panista Juan Blanco o el diputado rebelde del albiazul Miguel La Torre.

El arribo de Laguette -exdiputada por el tricolor y fracasada aspirante priista por la alcaldía, precisamente al competir contra Blanco- descompone la ecuación para tener abanderado oficial. Pero sobre todo altera cualquier intento de Chaparro de darle conducción al partido.