Opinión

Cacería de brujas

Para un presidente que afirmó que no lanzaría cacerías de brujas, que dijo que 'no queremos venganza'

Sergio Sarmiento
miércoles, 20 febrero 2019 | 06:00

Ciudad de México.- Para un presidente que afirmó que no lanzaría cacerías de brujas, que dijo que "no queremos venganza", sorprende la saña de la persecución contra Guillermo García Alcocer, presidente de la Comisión Reguladora de Energía (CRE).  

La acción la inició el propio Andrés Manuel López Obrador, quien no ha ocultado su desprecio por los organismos autónomos, "en la mayoría de los casos subordinados a una manera de pensar, a la política de privatizaciones", los cuales "mantenían relaciones con los particulares que se beneficiaban de contratos, tanto en la Comisión Federal de Electricidad como en Pemex" (18.2.19).  

La andanada ha estado a cargo de la secretaria de la Función Pública, Irma Eréndira Sandoval, quien afirmó este 18 de febrero que García Alcocer ocultó el otorgamiento por la CRE de un permiso para transporte de gas a la empresa Femarca, con la que él mismo reconoció tener un conflicto de interés. Santiago Nieto, titular de la Unidad de Inteligencia Financiera de la Secretaría de Hacienda, presentó, a su vez, información sobre una indagatoria en la que una empresa para la que trabaja Manuel Barreiro, cuñado de García Alcocer, realizó transferencias internacionales por 47 millones y 148 millones de pesos, pese a que presentó declaraciones bajas al Sistema de Administración Tributaria. Además, dijo, Barreiro realizó dos viajes a Guatemala y nueve a El Salvador, lo cual es una "práctica común" para quienes lavan dinero.  

García Alcocer ha señalado que en su declaración de posibles conflictos de interés asentó que tiene dos parientes, uno en segundo grado y otro en cuarto, en empresas del sector energético, una regulada y otra no. Afirma que se excusó de participar en la sesión de la CRE en la que se dio una concesión a Femarca. "Está asentado en actas", dijo, y presentó el acta de sesión. Afirmó además que las empresas en las que trabaja "un pariente por afinidad en segundo grado", su cuñado, no están reguladas por la CRE.  

La secretaria Sandoval sugirió que sería "bueno" que el presidente de la CRE pidiera licencia a su cargo mientras se llevan a cabo las pesquisas. "Evidentemente la ley como está hoy todavía le permite estar ahí, pero estamos caminando y eso tenemos que dejarlo muy claro", dijo.  

En su conferencia de prensa de ayer el presidente López Obrador negó que haya ordenado la investigación para castigar a García Alcocer por sus críticas a las ternas enviadas por el presidente para la CRE. "Ya existía una investigación sobre conflicto de intereses", dijo. "Ya Inteligencia Financiera tenía toda la información".  

El acta de sesión y la información presentada por García Alcocer, sin embargo, sugieren que las acusaciones presentadas públicamente por la secretaria Sandoval son incorrectas. El que el titular de Inteligencia Financiera haya dado a conocer los elementos de una investigación, por otra parte, sería violatorio de la secrecía de las averiguaciones previas y violatorio de las garantías individuales de los investigados.  

El actual gobierno conoce y entiende la importancia de la secrecía. La Fiscalía General de la República, que encabeza Alejandro Gertz Manero, ha iniciado averiguaciones sobre una presunta complicidad de funcionarios de Pemex en robo de combustible. Hasta la fecha, sin embargo, no ha revelado los nombres con el fin de no violar su presunción de inocencia. Este cuidado no se aplicó en el caso de García Alcocer, a quien al parecer se pretende acosar públicamente.  

 

Desde la barrera

No sorprende que mientras los legisladores federales se resisten a una Guardia Nacional bajo mando militar, los gobernadores le manifiestan preponderantemente su apoyo. Es la diferencia entre quienes ven el problema desde la barrera y quienes tienen que torearlo.  

Twitter: @SergioSarmiento