Opinión

Brujería legislativa

Cuando todo mundo pensábamos que cualquier propuesta de reforma electoral habría de esperar nuevos tiempos, a los diputados se les ocurre 'sacar un conejo de la vieja chistera'

Gerardo Cortinas Murra
Analista

lunes, 29 junio 2020 | 06:00

Cuando todo mundo pensábamos que cualquier propuesta de reforma electoral habría de esperar nuevos tiempos, a los diputados se les ocurre “sacar un conejo de la vieja chistera”; y de repente, sin decir ‘agua va’, la Diputación Permanente convoca de la noche a la mañana a otra sesión extraordinaria para aprobar una ‘minirreforma electoral’. Este sábado pasado, empezó a circular por las redes sociales un posible ‘albazo’ legislativo para aprobar diversos dictámenes, en materia electoral, que la Comisión Primera de Gobernación y Puntos Constitucionales (Comisión) había aprobado, y que debían ser aprobados –urgentemente– antes de que concluyera el plazo fatal. A mediodía del sábado, en el sitio oficial del Congreso ni siquiera estaba publicado el orden del día; y lo que es peor, en el POE tampoco se había publicado el decreto que convoca a dicha sesión extraordinaria. Los integrantes de esta Comisión (Miguel La Torre, René Frías, Rubén Aguilar, Alejandro Gloria y Francisco Chávez) aprobaron –desconozco si por unanimidad o por mayoría de votos– ciertos dictámenes, en materia electoral, que incumplen los plazos establecidos en el Art. 105 de la Constitución federal. En efecto, en dos de los dictámenes se pretende reformar la Constitución local. Y aun cuando fueran aprobados dichos dictámenes, las reformas constitucionales ya no serían aplicables en los comisiones locales del 2021. Veamos los tópicos que los diputados quieren aprobar: 1) Iniciativa presentada por diputados de MC, mediante la cual se pretende reformar el artículo 127 de la Constitución local para reducir la edad (a 18 años) para ser electo miembro de Ayuntamiento o Junta Municipal o comisario de Policía. 2) Iniciativa presentada por diputados de MC, mediante la cual se pretende reformar el artículo 41 de la Constitución local, para reducir la edad (a 18 años) para ser electo diputado. 3) Iniciativa presentada por diputados de Morena, mediante la cual se pretende reformar el artículo 84 de la Constitución local, para derogar la edad máxima (70 años) para ser electo gobernador. Para el presidente de la Comisión, el diputado panista Miguel La Torre, estas reformas constitucionales no son reformas “supersustanciales (sic) que modifiquen por completo el siguiente proceso, es decir, no cambia sustancialmente”. A mi parecer, los requisitos de elegibilidad de los candidatos constituyen un tema de suma trascendencia en los procesos electorales, en virtud de que tienen relación directa con la capacidad y experiencia de los posibles gobernantes que habrían de ser electos en cada proceso electoral. Asimismo, resulta oportuno reiterar mi total rechazo a la propuesta de reducir la edad de los miembros de ayuntamientos y diputados, porque a esa edad (18 años) las personas no tienen la experiencia indispensable para representar a la sociedad. Y de ser aprobada esta infame reforma, tendríamos que resignarnos a tener ‘baby cabildos’ y baby legislaturas’ y, en consecuencia, mucha corrupción por ineptitud. Hay otro dictamen que se pretende aprobar en esta sesión extraordinaria, relativa a la iniciativa presentada por varios diputados del PAN, cuyo contenido ha sido ocultado, dolosamente, por los tópicos que incluye. Citemos los más relevantes: 1) Se oficializa la iniciativa del IEE, mediante la cual este órgano administrativo tendrá una nueva organización interna; 2) Se incrustan nuevas reglas para sancionar la violencia política en contra de la mujer; 3) Se pretende otorgar –subrepticiamente– a los magistrados del TEE el derecho a recibir un haber de retiro por la terminación de su encargo, en los términos de la Ley Federal del Trabajo. Por último, se pretende aumentar el financiamiento privado a los partidos políticos durante las campañas, bajo la supervisión del IEE. “En la actualidad la ley sólo permite a los partidos el financiamiento de 10% con base en el presupuesto asignado para los comicios, pero de aprobarse la iniciativa, se fijaría en un 40%”.