Opinión

OPINIÓN

Bronca entre militares y CES por fuga de ‘El Jaguar’

Aparentemente los mandos de la Sedena ya tenían ubicado hace días a quien es definido como 'objetivo prioritario' desde Chihuahua hasta Sonora, pero los estatales habrían filtrado la información para que escapara

LA COLUMNA
de El Diario

martes, 06 julio 2021 | 06:00

-Bronca entre militares y CES por fuga de ‘El Jaguar’

-Sanción en el Campestre, ‘una vil payasada’

-Hizo bien Cabada en desaparecerse

-Llegan militares por un millón al día

Jefes militares y de la Comisión Estatal de Seguridad (CES) por poco llegaron a las manos y a las pistolas entre la noche del domingo y madrugada del lunes al fracasar un operativo para detener en la región de Madera a Francisco Arvizu Márquez, alias “El Jaguar”, jefe en aquella plaza del Cártel de Sinaloa o Gente Nueva.

Aparentemente los mandos de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) ya tenían ubicado hace días a quien es definido como “objetivo prioritario” desde Chihuahua hasta Sonora, pero los estatales habrían filtrado la información para que escapara. Eso trascendió pero ni a quién creerle.

El dato fue manejado ayer en la “reunión de coordinación de seguridad” celebrada en las oficinas del Gobierno estatal en Pueblito Mexicano, pero solo entre el secretario de Seguridad, Emilio García y alguno de sus mandos subordinados. Posiblemente ni Javier Corral fue enterado. Anda en el despiste total; por conveniencia, pero despistado.

Evidentemente las hostilidades entre Sedena y CES no llegaron a mayores, pero algo grave sigue ocurriendo en Madera y toda aquella zona que no han podido, o mejor dicho, no han querido contener las corporaciones policiacas y militares sin duda por complicidad.

Hace cosa de seis meses ocurrió exactamente lo mismo. “El Jaguar” escapó de otro operativo gracias al oportuno pitazo recibido o de militares o de policías. En abril del 2020 fue aquella emboscada contra el equipo de Arvizu, donde murieron casi 20 integrantes del propio grupo delictivo, entre ellos un hermano y un primo suyos.

Nada ha cambiado.

***

Si pretenden sancionar a Rogelio González entonces deberán hacer lo mismo con “medio Club Campestre”.

En esos términos respondieron algunos fans de González Alcocer, expresidente de Canaco, quien fue suspendido del torneo del Campestre hasta el año próximo aparentemente por hacer trampita en la competencia desarrollada ahí entre el 26 y 27 de junio.

Asegura la fanaticada del líder empresarial que es común la práctica de sumarse puntos con la pelota a medio pie del hoyo como él lo hizo. Otros no creen lo mismo, menos los jueces, y por ello fue suspendido.

Los seguidores del emprendedor hotelero calificaron la sanción como “una vil payasada” que será “puntualmente impugnada” por su ídolo, del que muy poco les falta para colocarlo al nivel mundial del Tiger Woods.

Prometen que durante esta semana interpondrán la queja contra la suspensión y “todo quedará olvidado” en “unos días”. Así nomás.

***

Lo anticipamos a finales de abril y no hay plazo que no se llegue. La semana pasada tomó el control de la Aduana de Juárez un enviado del Ejército, designado en la Secretaría de la Defensa Nacional en acuerdo, se supone, con el Servicio de Administración Tributaria, a cargo de Horacio Duarte.

También fueron tomadas las aduanas de Ojinaga y Puerto Palomas, en el caso de Chihuahua, y de otros seis cruces en Sonora y Baja California. Eran los que faltaban para concretar la militarización de los puntos de revisión fiscal.

Todo el corredor norte del país ya está en manos de nuevos administradores que formalmente forman parte del SAT, pero llegan de áreas estratégicas de seguridad para tratar de tapar los enormes poros abiertos de las puertas de entrada al país.

El grupo especial militar compone al nuevo organismo de Operadores del Comercio Exterior. La mayoría son oficiales y jefes militares, nada de tropa.

También la mayoría viene del área de Seguridad Física de Petróleos Mexicanos, un departamento que cuida instalaciones estratégicas y combate el huachicol.

Es el caso del teniente Sabino Reducindo Ramírez, encargado de la recepción en esta frontera. De combatir el huachicol de gasolina pasará a enfrentar el huachicol fiscal que tiene décadas de darse en todos los cruces fronterizos.

El apetitoso filete que representa la Aduana de Juárez es de entre uno y tres millones de dólares por día que se “pierden” entre mordidas por exención o agilización de trámites. Sí, por día.

Con un millón de dólares que recupere Reducindo al día ya estaría dando resultados, siempre y cuando la del Puebla sea generosa para él y su equipo, que debe serla. Nada es gratis en ese mundo, menos su llegada.

***

Hizo mejor qué bien el alcalde Armando Cabada en desaparecerse y no legitimar la farsa de entrega de puentes inconclusos, mal hechos y retrasados que sin ninguna vergüenza inauguró ayer Javier Corral aquí.

Fue un ciudadano juarense el que puso la pimienta en uno de los dos eventos al reclamar las malas obras y dejar claramente establecida la irregularidad de ser llevadas a cabo sin permiso alguno del municipio.

Así que Cabada no tenía porqué asistir cuando el régimen corralista no ha tenido siquiera la atención de pedir precisamente autorizaciones para construcción menos para consultar sobre los proyectos que llegaron tarde y de malas, como la ruta troncal.

Manuel “Igor” del Castillo es el vocero del Gobierno estatal, pero como no tiene ni relación con los medios de comunicación ni le interesa su función más allá de los negocios y la nómina, ayer fungió como guarro de Corral al impedir que un ciudadano juarense se acercara y le entregara al patrón unos documentos en una de las “inauguraciones”

Pasado el trago amargo, el gobernador quiso mojar las penas con pan; o mejor dicho, con el arroz frito y otros platillos del Shangri La. Ahí pasó toda la tarde con varios invitados. Se regresa hasta hoy a Chihuahua.

Por supuesto, con cargo al erario. Así cobra por la pereza y la ineptitud.

***

Fue Maru Campos una de las invitadas de honor de la reunión plenaria de alcaldes electos del PAN que encabezó el dirigente nacional, Marko Cortés.

En la foto es visible la cercanía de la gobernadora electa con el jefe de Acción Nacional.

Con Campos Galván a la cabeza acudieron los presidentes municipales electos de Chihuahua y Delicias, Marco Bonilla y Jesús Valenciano, además de Marcial Márquez de Rosales, Miriam Soto de Meoqui y Norma Muñoz de Satevó.

Todos muy atentos no dejaron de tomar nota al mensaje de la gobernadora, quien dentro de un panel de capacitación dictó el tema denominado. “Gobierno de resultados: del municipio a la gubernatura”; seguro que al menos dos de los presentes anotaron bien el caminito que expuso Maru.

Desde allá y arropada por los liderazgos panistas, la electa lanzó el contrataque por el regateo mostrado en la entrega-recepción de parte de los funcionarios corralistas.

Evidenció que Corral juega puerilmente con los tiempos de la transición. Nada nuevo, ya lo había dejado ver la semana pasada cuando la misma Campos Galván adelantó que las cortesías se dejarían a un lado ante el evidente afán de no entregar de forma tranquila y digna.

Ahora nomás lo hizo en la capital del país, donde no conocen a profundidad el perfil de Corral Jurado, dejándolo en su justo papel de pequeño cacique y además traidor de Acción Nacional por apostarle a medias a Morena y a Movimiento Ciudadano.

***

Un boletín publicado en redes y el portal oficial estatal, relacionado con la visita de Javier Corral al presidente Andrés Manuel López Obrador la semana pasada, fue lo que le gustó para sacar la cabeza al exfuncionario Rodolfo Bermejo, quien fuera titular del Instituto Chihuahuense de Infraestructura Física Educativa al inicio del corralato.

El boletín dice que el gobernador tiene una “coincidencia inequívoca” con el presidente en cuanto al combate a la corrupción. La imagen en versión digital de La Columna muestra el grado de lambisconería al que puede llegar alguien tan cercano a Corral.

Sin dejo alguno de vergüenza publicó Bermejo Rodríguez: “Don Javier, en su caso es real, con el presidente es pose. Miente deliberada y descaradamente. Si eso fuera, no se haría de la vista gorda con tantos sobornos y fraudes que suceden a su alrededor”.

Tal vez es el pago que debe cubrir Bermejo por el favorcillo de no ser procesado penalmente luego del escándalo de acoso sexual que llevó a su inhabilitación por siete años para ocupar cargos en la administración pública.

Así podría explicarse la necesidad de arrastrarse para inflar el ego del mandatario, que como globo se ha ensanchado cada día desde que asumió el poder en octubre de 2016.

El exfuncionario, que habla sin pena de cómo López Obrador se hace de la vista gorda, fue sancionado por la misma Función Pública corralista en enero de 2019. Hasta entonces lo echaron de la administración, luego de protegerlo casi un año de las denuncias que por acoso habían presentado dos empleadas.

No eran quejas simples. Escalaron administrativamente, en la Comisión Estatal de Derechos Humanos y como querellas formales en la Fiscalía General del Estado; ésta última nunca procedió. Fue la protección oficial la que salvó al viejo amigo de Corral. El gobernador por su cuenta se hizo de la vista gorda.

close
search