Opinión

Brecha de impunidad

Que la relación entre los Poderes de la Unión no ha sido nunca ni fácil ni mucho menos respetuosa es una verdad incontrovertible

Enrique Aranda
Analista

jueves, 30 julio 2020 | 06:00

“De risa el reclamo de inocencia

del ‘distractor’ en turno…”

 

Enrique Aranda

Ciudad de México.- Que la relación entre los Poderes de la Unión no ha sido nunca ni fácil ni mucho menos respetuosa es una verdad incontrovertible. Desconocerlo es ignorar el difícil tránsito de México hacia un régimen de libertades, democracia participativa y respeto a los derechos humanos.

En más de una ocasión en los últimos años, en los complejos tiempos actuales de la 4T de manera por demás evidente, la pretensión de uno de ellos, el Ejecutivo, de incidir en el quehacer de sus pares y la emisión de juicios críticos sobre el posicionamiento del Legislativo y Judicial en temas de interés común, ha dado paso a polémicas y confrontaciones públicas que no con escasa frecuencia han derivado en el alejamiento entre protagonistas de uno y otro…lo que, sin embargo, no acaba de ser ni entendido ni, mucho menos, asumido por todos.

Lo anterior viene a cuenta luego de que, el marte un centenar de diputados federales del PAN (54, además de 13 senadores), Encuentro Social (19), del PRI (5), Movimiento Ciudadano (5), del Trabajo (1) e incluso dos de Morena, exigieran a la Suprema Corte, que preside Arturo Zaldívar, dar marcha atrás a la pretensión del ministro Juan Luis González Alcántara Carrancá, propuesto al cargo por Andrés Manuel López Obrador en 2018, de ignorar la división de poderes vía la aprobación de un amparo que busca despenalizar la práctica criminal del aborto en Veracruz que, en los hechos, implicaría ordenar al Congreso de esa entidad modificar el Código Penal local para legalizar el asesinato de un menor en el seno de sus madres.

Avanzar en ese sentido, argumentan, sentaría un precedente ilegal e inaceptable que pondría en grave riesgo la función legislativa no sólo en Veracruz, sino en todos los estados, a nivel federal inclusive, algo “que (nos) obligaría a aceptar que la tarea (legislativa) empieza en la Suprema Corte y no en la ciudadanía”, al margen que la referida recomendación “no abona a la lucha en contra de la violencia contra las mujeres”, pues lejos de impulsar la igualdad, abre una brecha de impunidad que, a la larga, se verá reflejada en el debilitamiento del esfuerzo en apoyo de las mismas y de uno de los Poderes de la Unión.

Al margen, cientos de organizaciones sociales defensoras de la vida y la familia, especialistas jurídicos y miles de ciudadanos, la jerarquía católica de manera consistente, repudiaron la nueva intentona de impulsar “por razones estrictamente ideológicas”, prácticas tales como el aborto o, por ejemplo, la imposición de la llamada Ideología de Género convertida en el quehacer primario y (casi) exclusivo de Gobernación, la otrora poderosa Secretaría a cargo ahora de Olga Sánchez Cordero, la cuestionada funcionaria fifí de la 4T, abortista de larga zaga por cierto…

 Asteriscos

* Inexplicable silencio de autoridades —Aduanas y Cofepris— ante el creciente mercado negro de mascarillas (tapabocas con especificación médica) auspiciado por el auge de la pandemia y la incapacidad de 3M, el principal fabricante de la N95, para atender la demanda. ¿No es tiempo ya de adquirir, por vía oficial, una mascarilla alternativa que cumpla con las especificaciones?

Te Puede Interesar