PUBLICIDAD

Opinión

Bigotes a remojar

La chirinola del juicio contra César Duarte va para largo. Creo que nos vamos a aburrir antes de que haya un veredicto

Manuel Narváez
Analista

lunes, 06 junio 2022 | 06:00

PUBLICIDAD

La chirinola del juicio contra César Duarte va para largo. Creo que nos vamos a aburrir antes de que haya un veredicto.

Sé que hay cosas mucho más importantes que comentar, pero el tema es la comidilla de estos días porque el exgobernador Duarte, por lo pronto, anduvo fuera del estado los últimos seis años y tiene mucho que contar.

PUBLICIDAD

Durante el quinquenio del otro exgobernador, Corral, todo mundo odiaba a César Horacio, el enemigo público de entonces al que se le acusaba, campaña mediática de por medio, de ser el mayor corrupto del Chihuahua contemporáneo. 

Tres doritos después el populo desparrama equitativamente los odios entre Javier el paseño y César el ballezano. Y una cucharada de desconfianza a la Fiscalía General del Estado.

Corral acusó a Duarte de infinidad de delitos, todos relacionados con el quebranto a las arcas del erario estatal. 

A medida que aumentaban los expedientes X, se debilitaba el desarrollo del estado. La inseguridad escaló a niveles como en su peor época (2008/2011), los servicios de salud demeritaron como el ofrecido por el gobierno federal, la infraestructura carretera se deterioró como nunca y la obra pública fue casi nula.

Toda la energía y el capital humano de los tres poderes en el corralato se destinó para atrapar al más corrupto y corruptor, Duarte Jáquez. 

Cuando el tiempo se le vino encima y fue notorio el repudio de la población que tragó el anzuelo de sus fantasías y rencores, desplegó otra campaña de persecución en contra de quien lo sucedió en el gobierno, para favorecer al candidato de Morena y pactar su propia impunidad.

Pero Corral Jurado perdió la contundencia de sus acusaciones contra Duarte –fue extraditado por un desvío de 96 mdp–, perdió la vergüenza y la credibilidad, si es que alguna vez gozó de ellas, y dejó a medias el par de obras de medio pelo que inició.

El BRT-2 de ciudad Juárez, de haberse quedado como un elefante blanco igual que el hospital de especialidades, fue retomado por la actual administración estatal para concluirlo y devolverle a la frontera un poco de fluidez vial.

En el mismo sentido, los arreglos de iluminación de la ciudad deportiva tradicional de Chihuahua, también se rescataron del desbarajuste que heredó el quinquenio fallido de Corral. Esta remodelación se entregó a medias como el BRT-2.

En el aspecto financiero, Javier resultó peor que su antecesor, pues empeoró los pasivos que le entregó César al recontratar deuda pública en condiciones aún más desfavorables. 

Por esta razón Corral Jurado puede hacerle compañía a Duarte en el Cereso.

Desde que dejó de ser matancero, Javier es la res que comenzará a morder la almohada por nervios, ya que varios testigos protegidos se han desistido de las acusaciones en contra de Duarte, y otros lo han denunciado por tortura y amenazas.

A guisa de ejemplo, un funcionario del quinquenio fallido relató: “después de semanas buscando audiencia y más de una hora para recibirme, me reprochó que haya desatendido las recomendaciones para perjudicar a un fedatario; me alzó la voz y de mala manera me corrió del despacho”.

El exfuncionario se sorprendió del mal trato del entonces gobernador, pero también se preocupó cuando el consejero jurídico en funciones lo amenazó con ordenar al lic. González la apertura de una carpeta de investigación como escarmiento.

Como este testimonio hay decenas de personas que fueron instigadas para declarar en contra de César Duarte y para perjudicar las aspiraciones de la candidata Maru Campos.

Insisto, el juicio de Duarte va a durar un buen rato antes de que alguien se la juegue y lo libere.

Igualmente, si Javier se relamió los bigotes para perseguir a César y a Maru, ahora va a tener que ponerlos en remojo.

Vaya a ser como sea, Chihuahua no va a recuperar nada de lo que se han llevado, no sólo Duarte y Corral, sino también Reyes y Patricio. A menos que Richi Yañez ya haya reembolsado los 221 mdp a la Hacienda estatal. 

Es cuanto.

PUBLICIDAD

Notas de Interés

ENLACES PATROCINADOS

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

close
search