OPINIÓN

Beto en Juárez, un acto de congruencia pura

Ayer cruzó Beto el puente peatonal Santa Fe seguido por un nutrido equipo de producción comunicacional que se encargó de reproducir sus palabras y colocar sus imágenes de luto en sus redes sociales

LA COLUMNA
de El Diario
viernes, 09 agosto 2019 | 06:00

• Beto en Juárez, un acto de congruencia pura


• Presume PAN a sus gobernadores... menos a Corral


• ‘El Caballo’ toma vuelo con la Corte en contra


• Basura a espaldas del Hospital de la Mujer


No debemos dudar sobre la autenticidad de las palabras dichas por Beto O'Rourke para expresar su condolencia ayer en Ciudad Juárez por los hispanos asesinados en El Paso.

Levantó algo de polémica natural por su calidad de precandidato a la Presidencia de los Estados Unidos pero fueron mayores los gestos de reconocimiento.

Ayer cruzó Beto el puente peatonal Santa Fe seguido por un nutrido equipo de producción comunicacional que se encargó de reproducir sus palabras y colocar sus imágenes de luto en sus redes sociales.

Acá se encontró en Juárez el abanderado norteamericano con el presidente municipal independiente Armando Cabada y con el gobernador Javier Corral. “Es un honor estar en Ciudad Juárez para darle mis condolencias al gobernador Corral, al alcalde Cabada, y a todos los que viven en la mitad mexicana de nuestra comunidad binacional. Hemos respondido al odio con amor, y nuestras comunidades están más fuertes y unidas que antes”, explicó en tuit sobre el encuentro.

También estuvo por aproximadamente media hora en el funeral de una de las 22 víctimas mortales del tiroteo del sábado en Cielo Vista.

Fue una condolencia lógica si revisamos las raíces de O'Rourke y su lucha intensa en esta región fronteriza por la inclusión de los migrantes en la fuerza laboral estadounidense.

Muy distinta la personalidad del político demócrata con Donald Trump, antecedido en su visita del miércoles a El Paso por su discurso de odio y abiertamente racista.

Como obligada la visita por la masacre desde el punto de vista institucional, fue notoria también la apatía presidencial y su ausencia de genuina pesadumbre.

Beto tendría ahora el mundo opositor encima con mayor énfasis si por cuidar las formas políticas electorales hubiera descuidado su solidaridad pública y abierta con la población fronteriza de la que forma parte.


***

La Asamblea de Gobernadores de Acción Nacional se apoyó en Data Coparmex para presumir sus calificaciones y niveles de aprobación.

Tenían que hacerlo. Entre los que gozan de mayor confianza y credibilidad entre los socios de la Confederación Patronal de la República Mexicana se encuentran los de Querétaro, Yucatán, Aguascalientes y Guanajuato; sólo se cuela entre los 5 mejor aprobados el priista gobernador de Hidalgo, Omar Fayad.

El promedio de los gobernadores panistas asociados es una aprobación de 44 por ciento, según la herramienta de medición del sindicato patronal. Aunque el pico más alto lo tiene Francisco Domínguez de Querétaro, con 69 por ciento.

De los priistas mejor ni hablar, siguen en una picada que parece infinita.

Pero entre la andanada de festejos y boletines de la llamada GOAN jaló la atención que persisten las divisiones entre los mandatarios panistas, pues de ésta sólo forman parte siete de los gobernadores azules, mientras que otros cuatro han rechazado incorporarse.

El otro detalle sobre el que levantan la ceja en el PAN, sobre todo en Chihuahua, es que resulta imposible presumir al mandatario panista peor calificado del país, Javier Corral, quien apenas tiene un 31 por ciento de aprobación o confianza en éste sector empresarial.

El queretano mejor calificado pasó de 64 a 69 por ciento de un año a otro. Corral lo hizo de 52 a 31 por ciento en el mismo periodo, una caída de 21.1 puntos.

Así las cosas, mejor que ni se incorpore el chihuahuense a la asociación de mandatarios panistas porque terminaría por echarles a perder el promedio.


***

El alcalde independiente de Parral, Alfredo “Caballo” Lozoya, estuvo en la última sesión del Pleno de la Suprema Corte de Justicia de la Nación con la esperanza de que se dictara la suspensión provisional en el caso de las estancias infantiles por las que presentó una controversia constitucional.

Al parralense le fallaron las predicciones de que el proyecto de la ministra Jazmín Esquivel otorgaría la suspensión solicitada contra las nuevas reglas que cancelaron el programa de estancias en esta administración de López Obrador.

Esperaba la suspensión judicial que tendría vigencia no sólo en Parral sino en todas las ciudades del país, sin embargo, la ministra negó la petición; ahora pasará mucho tiempo en resolverse el fondo del recurso presentado.

Pero contrario a lo que algunos esperaban, Lozoya no regresará con la cabeza agachada ante la derrota en esta primera batalla, que no es definitiva.

Alentado por su escudero Francisco Sánchez, secretario municipal de Parral, anunció que reforzará el litigio estratégico con informes de las comisiones de derechos humanos estatal y nacional, que ya se han pronunciado contra la medida administrativa de cancelar el programa.

Además va a presionar con un peritaje psicosocial para medir el impacto directo de la decisión federal en los niños afectados, a la vez que insistirá en el Senado de la República para la revisión de este recorte de la Secretaría del Bienestar, con el ya clásico pretexto de dar los recursos sin intermediarios a la población más necesitada.

También se sabe que hoy presentará a su cabildo una propuesta para ampliar el programa municipal de estancias que debió poner en marcha para contrarrestar la decisión federal terriblemente impopular, de la cual el presidente Andrés Manuel López Obrador parece no arrepentirse.

Así que la decisión en contra de la Corte sólo le dio más vuelo para correr al independiente.


***

Lectores de La Columna pidieron auxilio para insistir sobre un severo problema de falta de higiene a las espaldas del Hospital de la Mujer. Ha sido señalado una y otra vez por usuarios del nosocomio, las fotografías difundidas pero sigue igual.

Se trata de una gran cantidad de bolsas negras conteniendo basura, indudablemente desechos médicos con altos niveles de riesgo para la salud de quienes deben cruzar por ahí o permanecer cerca.

Casi todo el año ha sido igual tanto ahí como en el Hospital General.

Los directivos de la Subsecretaría de Salud con Arturo Valenzuela a la cabeza han prometido terminar con el serio inconveniente pero a la vuelta de meses o hasta semanas siguen con las mismas.

Seguramente no han establecido acuerdos o contratos funcionales con las empresas privadas recolectoras de basura, cuyos directivos se quejaron inicialmente por la falta de pagos.

Han de seguir igual. Ya lo veremos.