Opinión

Autoritarismo presupuestal

La afirmación de que AMLO avanza en la edificación de un Estado autoritario carece de toda credibilidad, sólo para quien no quiere verlo

Enrique Aranda
Analista

lunes, 16 noviembre 2020 | 06:00

Ciudad de México— Sólo para quien no quiere verlo, la afirmación de que Andrés Manuel López Obrador y los suyos avanzan cotidianamente en la edificación de un Estado autoritario carece de toda credibilidad. El Presupuesto de Egresos 2021, aprobado apenas el viernes por la mayoría de Morena y comparsas en San Lázaro constituye, en el mejor de los casos, una señal de alerta más sobre el riesgo en que se encuentran libertades y derechos en México.

Más allá de las ruidosas protestas de los gobernadores agrupados en la Alianza Federalista, el mismo ofrece una nueva evidencia, una más de ello: el desigual trato que la propuesta de gasto federal aprobada otorga a entidades afines al régimen del tabasqueño en detrimento, claro, de las encabezadas por mandatarios opositores, al margen del aporte que unas y otras hacen al erario, al proceso de industrialización y del crecimiento económico nacional o, incluso, sus necesidades objetivas.

Así, por ejemplo, un primer análisis realizado sobre el particular por Salomón Guzmán, coordinador de Estudios Económicos de la Fundación Rafael Preciado, vinculada a Acción Nacional, deja en claro que 67.2% del gasto total destinado a la generación de desarrollo económico es dirigido a los seis estados encabezados por políticos identificados con el régimen y que  llegaron al poder vía el partido del gobierno, Morena, amén de que 61% del gasto detona el desarrollo social; esto es, las dádivas oficiales de corte claramente clientelar y/o electoral.

En contraste, las diez entidades panistas que en conjunto realizan 35% de las exportaciones, el 20% de la actividad económica y gobiernan a igual porcentaje de la población nacional, recibirán sólo 8.5% del gasto etiquetado para desarrollo económico y 11.5% del social, lo que contrasta claramente con lo aprobado para las entidades cuyos gobernadores exhiben una “lealtad ciega” al inquilino de Palacio Nacional, sin importar el tema del que se trate.

Y todo, al tiempo que se acrecientan versiones y se ofrece cada vez más información comprobable sobre el proyecto gubernamental orientado a (acabar de) desmontar el andamiaje del Estado heredado de la pasada administración, con miras de seguir avanzando en la imposición de un esquema centralista en extremo que deje en manos y a criterio del Ejecutivo el mayor porcentaje posible de decisiones a tomar a nivel federal…y de los Estados, inclusive.

Así vamos…

ASTERISCOS

* Cada vez son más, por cierto, las voces que al interior del gobierno afirman que si la cuestionada Claudia Sheinbaum sigue negada a elevar a rojo el semáforo epidemiológico en la capital, donde el rebrote de la pandemia es más que obvio, es más por criterios económicos definidos e impuestos desde Palacio que por decisión propia. Luego del Buen Fin, dicen, habrá noticias…

* No acaban de cuantificarse los cientos de miles de tabasqueños afectados por las inundaciones y ya la entidad administrada por Adán Augusto López es amenazada por la tormenta tropical Iota, la cual podría tocar las costas de la entidad. A considerar, mantener al personal de CFE lejos de las presas.

Veámonos mañana, con otro asunto De naturaleza política.

Te Puede Interesar