PUBLICIDAD

Opinión

Así las cosas

Así las cosas con la alianza opositora

Tal y como dijo Cantinflas en una de sus películas, “los dichos de los viejitos son evangelios chiquitos”

Armando Cabada
Político

lunes, 12 septiembre 2022 | 06:00

PUBLICIDAD

Tal y como dijo Cantinflas en una de sus películas, “los dichos de los viejitos son evangelios chiquitos”; esto es cierto, entre otras cosas, porque los dichos y refranes populares guardan una gran sabiduría y una capacidad suficiente como para entender las cosas de una manera simple. Frases como “El agua y el aceite no se pueden mezclar” son una verdad irrefutable que, con toda claridad, nos dice que hay cosas que son imposibles de juntar.

Este ejemplo no es una situación aislada y tiene dos vertientes, aquellas cosas que no pueden mezclarse, por el simple hecho de que su composición física o química no es compatible, pero existe también aquellas materias que si se mezclan suelen ser altamente explosivas o tóxicas, como por ejemplo cuando se combina el vinagre y el cloro, que resulta en un gas que produce tos, irritación e impide respirar. 

PUBLICIDAD

Todo esto que les comento queridos lectores, tiene que ver con la situación que actualmente está viviendo el bloque opositor conformado por el Partido Acción Nacional, el Partido Revolucionario Institucional y el Partido de la Revolución Democrática, quienes en un sentido que puede considerarse políticamente inmaduro, pretendieron combinarse con el fin de hacer frente a Morena en procesos electorales y en su caso, impedir las reformas que son necesarias para dar viabilidad a la vida social y democrática del país.

Este tipo de alianzas suele darse en muchos países, ese no es un problema en sí mismo; los bemoles comienzan cuando el único pegamento que tiene esa unión es un odio exacerbado a la persona del presidente Andrés Manuel López Obrador.

Esto se puede asegurar porque en los meses que lleva esta alianza opositora, no han propuesto nada distinto, no han innovado con alguna sugerencia ni mucho menos han recomendado alguna mejora a la administración pública, su única respuesta es un sistemático no ante cualquier propuesta que venga de AMLO.

Esta situación no puede tener una larga vida, por lo general termina en un “divorcio contencioso”, donde los gritos y los reclamos entre los involucrados terminan enterando a todo el vecindario de los problemas que debieran ser internos.

El anunciado resquebrajamiento de la alianza opositora comienza a hacerse notar ante la incompatibilidad de las ideologías, propuestas programáticas y sobre todo, por la falta de un verdadero elemento unificador que no sea la aversión al presidente. 

La llamada veda legislativa mediante la cual los partidos opositores a la cuarta transformación trataban de impedir las reformas necesarias para la nación, se vio afectada por la propuesta de reforma de la diputada priísta Yolanda de la Torre para ampliar la presencia de las fuerzas armadas en las labores de seguridad pública hasta 2028. 

Aunado a eso, la presencia del secretario de Gobernación Adán Augusto López en la Cámara de Diputados, donde tuvo un encuentro con el presidente del PRI Alejandro “Alito” Moreno, ha puesto a los demás dirigentes de los partidos de oposición en un estado de alerta. Marko Cortés y Jesús Zambrano han salido en un reclamo airado contra “Alito” con más pasión y enojo que pareja despechada por infidelidad, reclamándole que cumpla su compromiso de no presentar propuestas ante el congreso.

La realidad es que la propuesta de la diputada priísta de la Torre tiene lógica y sentido social, y sobre todo de seguridad, ya que el enfrentar a las bandas del crimen organizado es una tarea compleja que en este momento y bajo estas circunstancias, solo puede ser atendida con disciplina, técnicas y tácticas marciales. 

Este hecho, de anteponer un planteamiento político a las necesidades de seguridad que tiene el país, es altamente peligroso y contrario a las necesidades de la sociedad. Es muy triste que la oposición tome como rehén la seguridad ciudadana como un botín político.

Esta casi inminente ruptura entre los partidos que conforman el bloque opositor, nos plantea también la apertura a una actividad legislativa dinámica y propositiva, donde se privilegie el entendimiento y se pongan por delante las necesidades del país. 

El próximo miércoles será votada en la Cámara de Diputados la propuesta de la diputada priísta Yolanda de la Torre y seguramente saldrá adelante con el apoyo de los partidos que conforman la cuarta transformación y con la suma de los diputados del Partido Revolucionario Institucional.

PUBLICIDAD

ENLACES PATROCINADOS

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

close
search