PUBLICIDAD

Opinión

OPINIÓN

‘Así fueras para jalar...’

El director de Transporte en el Estado, el juarense Ricardo Tuda, anduvo o anda por Mérida. Quiso presumir a través de redes su estancia en el restaurante 'Micaela Mar y Leña'

LA COLUMNA
de El Diario

miércoles, 03 agosto 2022 | 06:00

PUBLICIDAD

-‘Así fueras para jalar...’

-No es traidor, ahora es doblemente traidor

PUBLICIDAD

-Hablan de los hospitales inconclusos, sin dinero

-Desde Mazatlán hace fuchi al juicio político

El director de Transporte en el Estado, el juarense Ricardo Tuda, anduvo o anda por Mérida. Quiso presumir a través de redes su estancia en el restaurante “Micaela Mar y Leña”.

“Un verdadero manjar!!!”, describió en tono de orgullo a sus “seguidores”.

Luego, luego le respondió el celo, la envidia y el coraje. Todo ese veneno en una frase de miligramos:

“Así fueras para jalar”, secundó ahí mismo Ricardo Ramírez Vela, quien en 2008 era presidente de la cámara de los restauranteros juarenses. Era tiempo de violencia como nunca. Pedía a los sicarios “no matar adentro de los restaurantes”.

Las redes sociales son las trampas de la egolatría y del narcicismo más desaforado. Tuda creyó que le aplaudirían sus seguidores o bromearían sobre la ciudad blanca y su cercanía a la incomparable Riviera Maya…

Pero el tono de Ramírez no es de broma; o al menos no fue tomado por el “tocayo” Tuda como tal. Obvio desconocemos qué le sabe Tuda a Ramírez, pero casi le dijo flojo: “tú no tienen calidad moral para señalar algo así”.

Mordido el anzuelo por Tuda, le asestó Ramírez otro trancazo: “tu mínima capacidad no te lo permite...ve cómo tienes el transporte”.

Siguió el funcionario estatal defendiéndose frente al “rezago histórico” en la materia, pero el daño estaba hecho y el empresario sin duda feliz de salirse con la suya.

Ciertamente, no es momento para deslices porque se prestan a debates como ese. El desafío que implican las mafias del transporte en Juárez obliga a concentrarse en su desarticulación las 24 horas del día, de los siete días de la semana, no en disfrutar “manjares”, y menos exhibiéndolos para satisfacer a los corajudos y envidiosos.

***

De los tres legisladores que evidenciaron su sesgo proteccionista a favor del exgobernador Javier Corral, el panista Carlos Olson fue el que quedó peor parado; ya no solo es visto en el PAN como traidor, sino como traidor por partida doble debido a los vaivenes sufridos desde que fue subsecretario de Gobierno en el corralato.

Del dirigente de Movimiento Ciudadano, Francisco Sánchez, era lo esperado por las riendas corralistas que tienen sus patrones, mientras que la petista Deyanira Ozaeta dio la sorpresa con su impensable jugada, sumándose al fallido intento de complicar una votación que estaba muy cantada desde hace semanas.

La noche del lunes, la Comisión Jurisdiccional del Congreso del Estado aprobó el dictamen para someter a juicio político a Corral Jurado, después de validar la denuncia correspondiente que había presentado el 31 de mayo el polémico abogado Gerardo Cortinas Murra.

Pero la aprobación fue por mayoría cuando por mero sentido común debió alcanzarse la unanimidad. A favor del dictamen votaron los panistas Gabriel García Cantú, Alfredo Chávez y Yesenia Calzadillas, el priista Omar Bazán Flores y el morenista Daniel Avitia Arellanes.

Sin tener siquiera la decencia de votar en contra, los tres revelados como corralistas, Olson San Vicente, Sánchez Villegas y Ozaeta Díaz, se ausentaron para dividir la decisión de la Comisión Jurisdiccional en la votación del dictamen central.

El panista, sin embargo, sí votó en otro asunto relacionado de la misma comisión, para otorgarle a la Secretaría de Hacienda una prórroga de 30 días a fin de que entregue la información de la viaticada, viajes y gastos en exceso del exgobernador y compinches, datos que forman parte de la demanda de juicio político.

Previamente, el 27 de junio, todos los diputados que forman parte de la jurisdiccional habían aprobado la admisión a trámite de la denuncia de Cortinas Murra. Con eso desataron la molestia de los respectivos grupos de interés a los que obedecen.

Ozaeta, que lucha por ser aceptada y reconocida en los grupúsculos “progre”, seguramente fue reconvenida por su anterior votación, sólo así se explica el cambio sin argumentos; Olson San Vicente tal vez atendió los regaños del que fuera su jefe, Luis Fernando Mesta, secretario de Gobierno en el último tramo del corralato.

En fin, tres de la comisión dieron muestra de que no son propiamente representantes populares sino grupales, lo que no bastó para detener un proceso que podría alcanzar el nivel de histórico con Corral inhabilitado y en la cárcel..

***

Esta es la tercera vez que se anuncia por parte de algún alto funcionario federal la continuación en los trabajos de edificación y equipamiento de los dos hospitales, el de cancerología y el de especialidades, en esta ciudad.

Primero fue Zoe Robledo, el director General del Instituto Mexicano del Seguro Social, luego vino el presidente de la República y finalmente el secretario de Gobernación, Adán Augusto López.

Es bueno que tenga la idea ese empuje, pero no se ha visto el acompañamiento de una decisión financiera a nivel central, que es la única que podría salvar lo que aún se puede de dichos elefantes blancos.

Sabemos que para este año, del PEF, no hay un solo peso para ello.

Al parecer ya hay avances, un proyecto de ingeniería al respecto, en busca de rescatar algo de la obra negra.

También nos dicen que se ha avanzado en el tema de la propiedad jurídica del inmueble, para que no haya impedimento para la inversión.

La pelota en estos momentos se encuentra en la cancha del secretario de Hacienda, para un recurso extraordinario.

Si no es por ahí, el proyecto deberá esperar mucho más allá del mes de septiembre, con todo y los anuncios de buenas intenciones.

***

Sensatez es lo que le hace falta al exgobernador Javier Corral, entendida esta sencillísima palabra en toda su extensión, de acuerdo a la Real Academia de la Lengua Española.

Prudente, cuerdo de buen juicio, dice la RAE.

Anda Corral festejando su onomástico en Mazatlán, con amigos nuevos. Ya no puede pasear con amigos viejos, porque se le han retirado.

Lo vemos en fotos disfrutando de ese bello paisaje mazatleco, donde tiene una de sus propiedades inmobiliarias, fruto de la conchudez de vivir del erario público durante años.

Anda bebiendo sus chelas, sin la prudencia que obliga el buen juicio. Lo grita a los cuatro vientos, “luego me ocuparé del juicio político”, dice.

No se ha dado cuenta que el asunto de Gerardo Cortinas es solo la punta del iceberg. Está abierta la puerta para que se sumen otras denuncias en el lapso de 30 días otorgado por la Comisión Jurisdiccional.

Donde se rasque, Fiscalía, Salud, Educación, Obras Públicas, no hay área libre de inmundicia.

Hay asuntos de mucho mayor calado que gastarse el dinero de los chihuahuenses en clase premier y en habitaciones lujosas de hoteles de cinco estrellas y gran turismo, como le reclama el abogado Cortinas.

Tendría que ser de su preocupación la apertura de nuevos juicios, con la cola tan larga que trae. Ya ha tenido suficiente tiempo la Secretaría de la Función Pública para indagar los pecadillos corralistas, que inmaduro como es, poco le preocupan en este momento de solaz e irresponsable esparcimiento.

PUBLICIDAD

ENLACES PATROCINADOS

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

close
search