Opinión
OPINIÓN

Andaba en Houston pero no como extraditado

Todo indica que si no apoya al juarense Armando Cabada (son aliados independientes) se va solo

LA COLUMNA
de El Diario

miércoles, 22 enero 2020 | 06:00

• Andaba en Houston pero no como extraditado

• A Víctor ya se le queman las habas

• No cuidaron Ley de Vialidad y pagan consecuencias 

• Maru reacciona a los ‘planes B’ de otros

Supimos que el fin de semana anduvo por Houston, Texas, el independiente alcalde de Parral, Alfredo Lozoya “El Caballo”.

En la víspera sus enemigos políticos aventaron a los subterráneos de la guerra sucia que el hijo predilecto de la capital del mundo había desaparecido misteriosamente y que a nadie sorprendieran noticias suyas desde los Estados Unidos pero al estilo García Luna o hasta “El Chapo”. De ese tamaño.

No hay ni había razón para sospechas semejantes pero de cualquier manera quisimos investigar el paradero del controvertido alcalde que lo mismo provoca ruido a nivel nacional, estatal o municipal.

La travesura política de la década la acaba de hacer en la ciudad de Chihuahua sin duda de la mano de su aliado político el gobernador, Javier Corral. Le echó lumbre al proyecto de alumbrado de la capital que fue definido negativamente mediante plebiscito. Lozoya promovió abierto y con mucho ruido el no.

Ahora y todos los días le querrán cobrar esa y hasta las que no haya hecho con tal de impedir su llegada a la pista del 2021. Todo indica que si no apoya al juarense Armando Cabada (son aliados independientes) se va solo.

La explicación, pues, sobre su estancia del pasado fin de semana en Texas no tiene que ver ni siquiera con la supervisión de alguna o varias propiedades de las que posee ahí, sino con la revisión de varios proyectos de parques públicos que trasladará para Parral de la mano de unos influyentes paisanos suyos que ahora radican en Houston.

Ese ha sido el punto.

***

La tarde-noche del lunes debió sostener encuentro privado en Ciudad Juárez el gobernador Javier Corral Jurado con su secretario de Desarrollo Social, Víctor Quintana Silveyra, ese que aparece como candidateable a la gubernatura por Morena.

Desde mediados del año pasado trascendió que el exactivista social empezaba a ser empujado hacia la postulación guinda por el 2021. 

Para diciembre se daba como un hecho que dejaría el gabinete en ese objetivo. Fueron fortalecidos los rumores con entrevistas que sostuvo con altos funcionarios del Gobierno federal, incluido su amigo el presidente, Andrés Manuel López Obrador.

Su separación del equipo corralista no tiene que ver solamente con el proyecto político-electoral, también están involucrados elementos de discordia con otros miembros del gabinete, y en particular, con las dirigencias del PAN en sus distintos niveles.

Es natural una definición inclusive en ese sentido. A Quintana no le hace caso el subsecretario de Desarrollo Social en Juárez, Ramón Galindo, y la gran mayoría de los funcionarios de la misma dependencia de los 67 municipios son panistas.

Acción Nacional en el estado lleva su propia lista de prospectos hacia el 2021 y en ella no aparece, por supuesto, Quintana Silveyra.

Sin duda el encuentro que sostuvo el lunes aquí con Corral fue en ese sentido: agendar de una vez por todas su salida del gabinete y definir los alcances que vienen para ambos en el proceso de sucesión. Son amigos y son socios políticos.

No es nada sencillo el panorama analizado en su contexto: el gobernador podría apoyar a Quintana pero solamente dando la espalda a su partido, Acción Nacional; pero tampoco es nada seguro que Víctor obtenga la nominación guinda porque adelante de él aparecen otros aspirantes en la fila que no cederán su espacio.

¿Cómo harán para hilvanar adecuadamente la madeja? Algunas respuestas deben haberse dado el lunes, pero otras irán conociéndose en los próximos días.

***

En la reformada Ley de Vialidad y Tránsito, que acaba de entrar en vigor, no hay claridad sobre las obligaciones que se imponen a los municipios. El Congreso del Estado dejó al aire la regulación de la mayor parte de los municipios.

Por eso hay confusión prácticamente en toda la entidad, pues salvo Chihuahua, Ahumada y Ojinaga, en el resto de las ciudades el renglón de tránsito y ordenamiento vial corresponde a los ayuntamientos, no al Ejecutivo estatal.

Está muy claro que, entre otras cosas, en esos municipios de jurisdicción vial estatal no se deben recoger documentos ni placas de los vehículos, además de que hay nuevas disposiciones orientadas a prevenir más que a recaudación por multas. 

Es el espíritu de las modificaciones que los impulsores de la reforma, los panistas capitalinos Miguel La Torre y Carmen Rocío González, aseguran se incumplen en Juárez y Parral.

El detalle está en que el articulado transitorio dejó sin definir el plazo que existe para reformar los reglamentos municipales, base de la imposición de sanciones por la autoridad.

Eso ha generado que aquí, por ejemplo, el alcalde Armando Cabada haya pedido reformar las normas internas, a fin de adecuarlas a las disposiciones estatales. Sin embargo no se hace por obligación sino como estrategia de prevención, dado que la ley no es vinculante para el ayuntamiento juarense.

En Parral el otro independiente, Alfredo “Caballo” Lozoya, instruyó mantener aplicación del reglamento municipal, precisamente porque la norma estatal es confusa y se contradice con otras normas.

La disposición oficializada por el parralense a través de su secretario municipal, Francisco Sánchez Villegas, es la de comenzar un proceso de consulta de su reglamento vial, a fin de hacer los cambios necesarios pero sin aceptar las presiones del Legislativo, que no tiene facultades para forzar a los municipios en materias que constitucionalmente le corresponden, como el tránsito.

Si los diputados hubieran tenido algo de sensibilidad para consultar a los municipios y de interés para conocer sus alcances, la norma ya estaría vigente en toda la entidad.

***

El mensaje público de la alcaldesa de Chihuahua, María Eugenia Campos Galván, en el sentido de que va por la gubernatura, no fue para la gente común, que ya tiene ubicada a la panista como la más fuerte aspirante de Acción Nacional para el 2021.

Tampoco fue un mensaje para su equipo o un dicho al aire orientado a medir las reacciones políticas fuera de su partido.

Fue, según los que forman parte de su burbuja, una indirecta alusión a los que se consideran con méritos suficientes para tener candidaturas por el albiazul.

Parece que a Campos Galván ya le cayeron, a partir del fin de semana, montones de “planes B” de otros aspirantes,  algunos con condicionantes para brindarle su apoyo en la aventura electoral. En suma no le han faltado “ofertas” de apoyo a cambio de su respaldo para la búsqueda de otras posiciones.

Todo ha sido a partir de las dos reuniones que ha sostenido la presidenta del PAN estatal, Rocío Reza, con Maru, el senador Gustavo Madero, el diputado federal Mario Mata y el secretario de Gobierno, Luis Fernando Mesta.

La alcaldesa quiso ser clara sobre cuál era su aspiración, porque hay otros que dicen querer la gubernatura aunque se conformarían con una senaduría, una diputación, una alcaldía. Es la clásica de apuntarle alto para pegarle a algo más abajo.

Entonces Maru dijo una obviedad para clarificar que no busca negociar otra cosa que no sea a la candidatura a gubernatura. Pero también para no ser presionada o chantajeada por los que la juegan de esa forma, levantando la mano a ver qué les toca.

***

Hay más noticias de Comunicación Social de Gobierno del Estado donde despacha Manuel del Castillo Escalante. 

Nos aseguran que el buen vocero de origen juarense y con negocios en esta frontera ha venido colocando a distinguidos miembros de su clica en puestos claves de esa oficina tanto a un lado de Evangelina Mercado, la jefa de Comunicación en Juárez, como en las oficinas centrales de Chihuahua, donde ya empezaron las envidias, pues se trata de sueldos fabulosos mensuales que van de los 30 mil a los 50 mil pesos mensuales nomás para terminar la administración corralista de aquí a agosto del año entrante.

Nombres y cargos, pronto.