Opinión

AMLO y la religión

Recuerdo los tiempos en que la derecha rechazaba las posiciones de la izquierda sin Dios

Sergio Sarmiento
Periodista

viernes, 02 abril 2021 | 06:00

"Soy seguidor de Jesús Cristo porque defendía a los pobres y estaba a favor de los oprimidos".

Andrés Manuel López Obrador

Ciudad de México.- Recuerdo los tiempos en que la derecha rechazaba las posiciones de la izquierda sin Dios. "Cristianismo sí, comunismo no", pregonaban las pancartas, las pintas en los muros y las calcomanías en los autos. Esta visión surgía de la experiencia dramática de la guerra de los cristeros. ¡Quién habría imaginado que el primer gobierno nacional de izquierda sería también el más religioso, el más cristiano!

Muchos presidentes han sido religiosos y, en particular, católicos, pero la tradición política los obligaba a ocultar su fe en público. Luis Echeverría visitó al papa Pablo VI en el Vaticano en 1974, supuestamente para agradecerle su apoyo a la Carta de Derechos y Deberes Económicos de los Estados, y José López Portillo recibió a Juan Pablo II en México en 1979, aunque la misa que le pidió que oficiara para su madre, doña Cuquita, en Los Pinos, se realizó de forma privada, casi clandestina. Vicente Fox rompió paradigmas al asistir públicamente a misa el mismo día de su inauguración, en 2000, mientras que Felipe Calderón no ocultó nunca su fe católica, pero manteniendo siempre respeto por la tradición laica del jefe de gobierno.

López Obrador ha sido el presidente más abiertamente religioso desde el siglo XIX. Para un político que se dice juarista, sus constantes referencias religiosas, y particularmente cristianas, han resultado sorprendentes. "Me van a criticar, pero lo voy a decir -declaró el 26 de octubre de 2019-. Miren, ¿por qué sacrificaron a Jesus Cristo? ¿Por qué lo espiaban y seguían? Por defender a los humildes, por defender a los pobres, esa es la historia. Entonces, que nadie se asombre cuando se mencione la palabra cristianismo. Cristianismo es humanismo. Todas las religiones tienen ese propósito, el humanismo, el amor al prójimo, esa es la justicia social, eso se le puede llamar solidaridad, se le puede llamar fraternidad".

En esta y muchas otras ocasiones el presidente ha señalado sus convicciones religiosas. "Soy seguidor de Jesucristo porque defendía a los pobres, estaba a favor de los oprimidos", dijo el 25 de junio de 2019. Al comenzar la Semana Santa de 2018, el 29 de marzo, antes de ser presidente, reflexionaba desde Palenque en un video: "Cuando me preguntan de qué religión soy, digo que cristiano, en el sentido más amplio de la palabra, porque Cristo es amor y la justicia es amor". Sin embargo, se dijo también "respetuoso de todas las creencias, las religiones, y también respetuoso de los no creyentes".

Yo, como no creyente, aplaudo que el presidente no oculte sus creencias religiosas. Los dogmas de la política mexicana nos quisieron hacer creer durante mucho tiempo que ser liberal significaba ser anticlerical, lo cual hizo que los gobernantes mexicanos fueran católicos vergonzosos. El verdadero liberalismo, sin embargo, no es anticlerical, sino respetuoso de la libertad individual de creer o no.

Me preocupa, empero, la insistencia del presidente de que su gobierno es el único realmente cristiano porque no hay más forma que la suya de ayudar a los pobres. Yo pienso que las políticas económicas de su gobierno, que castigan la inversión, no harán más que aumentar la pobreza. Puedo estar equivocado y el presidente tener razón, es verdad, pero este no debe olvidar que la soberbia es uno de los pecados capitales, el primero. Sí, es un pecado sostener que uno siempre tiene la razón.

Cállate

Con los criterios aprobados por el Tribunal Electoral, al parecer el presidente López Obrador deberá limitarse a hablar del clima y la salud en las mañaneras. Es un absurdo prohibir a los políticos hablar de política, pero la regla la fijó el Congreso en la ley electoral por insistencia del propio AMLO y la izquierda, que en 2006 gritaban a Vicente Fox: "Cállate chachalaca".

Twitter: @SergioSarmiento