PUBLICIDAD

Opinión

Alianzas electorales o políticas

Chihuahua es de los estados de la república donde el presidente, y la 4T, tienen menor aprobación ciudadana

Francisco Ortiz Bello
Analista

jueves, 09 junio 2022 | 06:00

PUBLICIDAD

Se critica mucho que la oposición política en México haya decidido transitar por el esquema de la alianza de partidos, generando una especie de bloque opositor que enfrente la enorme fortaleza territorial de Morena, y la aún fuerte aprobación popular del presidente López Obrador, pero en realidad estamos hablando de esquemas legales y democráticos para obtener el poder, que es el fin último de cualquier partido político o de una alianza de partidos.

Quienes critican hablan de incompatibilidad de objetivos, causas, principios e ideología entre los aliancistas, pero se les olvida qué hay múltiples ejemplos en el mundo entero, sobre este tipo de acuerdos políticos para derrotar a rivales fuertes en procesos electorales. Las alianzas o coaliciones son figuras legales en cualquier régimen democrático, que permiten la suma de fuerzas para equilibrar desventajas con otros contendientes.

PUBLICIDAD

Apenas el lunes circuló en redes sociales la imagen de una “selfie” tomada por el vapuleado líder nacional del PRI, Alejandro Moreno “Alito, en la que aparece Maru Campos y otros liderazgos panistas, priistas y perredistas, durante la pasada jornada electoral en Durango, en la que obtuvo el triunfo el candidato de la alianza Va Por México, Esteban Villegas Villarreal, de las filas del tricolor pero impulsado y apoyado por PRD y PAN.

Esa imagen demuestra con claridad la importancia y efectividad de una alianza electoral, pero aún falta por ver si esa alianza también llega a la esfera política, porque no es lo mismo. También deja en claro que el proyecto nacional de la alianza opositora, necesariamente pasa por Chihuahua, encabezado por la panista Maru Campos Galván, sin duda alguna, quien jugó un papel preponderante en el apoyo a la campaña en Durango.

Las elecciones del pasado domingo en seis estados de la República mexicana, parecen haberle dado oxígeno fresco a Morena, a la 4T y al presidente López Obrador, quien llevaba siete semanas cayendo en la aprobación ciudadana a su gestión, pero haber ganado cuatro de las gubernaturas inyectó nuevos ánimos entre los morenistas.

Sin embargo hay que analizar algunos puntos importantes en todo este tinglado político-electoral, porque no todo lo que brilla es oro.

Los cuatro candidatos con los que Morena ganó las gubernaturas de Quintana Roo, Tamaulipas, Hidalgo y Oaxaca habían sido, hasta hace muy poco, destacados militantes y líderes priistas, con más de 30 años de militancia tricolor. Es decir, no se trata de candidatos militantes de Morena, como tal.

Por otro lado, en una de sus conferencias mañaneras -por cierto, violando todas las disposiciones legales al respecto- AMLO declaró que incorporaría a su gobierno a los gobernadores salientes de este proceso electoral, o sea, asegurándoles un futuro político en el Gobierno federal.

¿Cómo se puede interpretar esto? Sencillo. En los cuatro estados que ganó Morena, hubo una clara traición de los gobernadores priistas de esos estados, quienes, a cambio de un futuro político, decidieron operar desde el gobierno a favor de Morena, por cierto, representado por priistas.

Chihuahua es de los estados de la república donde el presidente, y la 4T, tienen menor aprobación ciudadana, el posicionamiento del PAN en el congreso y alcaldías parece sólido y con tendencia a fortalecerse aún más, sin embargo, no parecen dispuestos en la 4T a dejarle el poder así nada más a los panistas.

Ese razonamiento es el que nos lleva a analizar con detenimiento y mesura los resultados electorales del pasado domingo ¿quién ganó realmente en esos cuatro estados?

Y conviene analizarlo desde esa perspectiva porque, si bien en Chihuahua no tenemos elecciones hasta 2024, ya se preparan los cuadros, aspirantes, estrategias y contendientes para ese proceso electoral, ¿cómo va a operar el Gobierno federal para recuperar Chihuahua? 

Ese debe ser el punto central de un análisis serio y formal que habremos de presentar en la siguiente colaboración.

PUBLICIDAD

ENLACES PATROCINADOS

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

close
search