Opinión

Al IEE le falta innovar

Preocupa que el proceso electoral vaya a causar una nueva ola de coronavirus en el país

Daniela González Lara
Analista

jueves, 11 febrero 2021 | 06:00

Preocupa que el proceso electoral vaya a causar una nueva ola de coronavirus en el país; las campañas electorales están por comenzar y ya hemos visto actos de precampaña y destapes políticos donde los asistentes no guardan la sana distancia, utilizan gel o incluso algunos de ellos ni siquiera utilizan el cubrebocas. El último informe de contagios en el estado asegura que hay 51 mil 743 detectados, mientras que en Ciudad Juárez hay 28 mil 285, número que lamentablemente no ha ido a la baja por lo que podríamos deducir por las máximas de la experiencia que las probabilidades de que surja nuevamente una ola de contagios, es muy alta. 

Por otro lado, el Instituto Estatal Electoral (IEE) que deberá manejar un numeroso personal para capacitar a los ciudadanos que quieran participar en los comicios del 6 de junio no ha presentado un plan metodológico que se vislumbre eficaz en la protección de la salud de sus trabajadores y por consiguiente con la ciudadanía que será visitada para recibir la capacitación pertinente y de esta forma desempeñar con rigurosidad tan importante encomienda a llevarse a cabo por mediados del año. Preocupa porque lo único que anunció, hasta hace unos días, quien provisionalmente dirige esa institución, fue que la estrategia será “la aplicación de los materiales indispensables como lo son: cubrebocas, gel antibacterial, termómetros y oxímetros para el flujo de ingreso a las instalaciones de las asambleas municipales” y desde esa pobre visión, a kilómetros podemos notar la falta de estrategia para afrontar un proceso que desde ahora sabemos que será intenso en campañas, donde los personajes que busquen el voto popular buscarán estar cerca de la gente y el IEE no se ha pronunciado al respecto, ni siquiera ha hecho recomendaciones.

Me gustaría ver un instituto de elecciones a la vanguardia de la tecnología, donde existiera una plataforma electrónica en el que las personas interesadas en participar pudieran recibir la capacitación a distancia y existiera un mecanismo en la dinámica de la asistencia electoral donde el capacitador, solo de ser necesario, realizara una sola visita al ciudadano insaculado. Estoy segura que habrá más personas con buenas ideas para colaborar con el instituto, asociaciones civiles, colegios de profesionistas, colectivos, representantes de partido, incluso la propia universidad. Lo más frustrante es que ni siquiera los consejeros electorales están opinando al respecto, como si nada más fueran a cumplir con instrucciones que alguien más les da y se limitaran a cobrar el cheque temporal que les llegara cada quincena hasta que se acabe el proceso; definitivamente muy lamentable que falten iniciativas que los tiempos actuales demandan con urgencia.

La actual pandemia nos ha retado a todos en cuanto a la innovación y no podemos quedarnos cortos en cuestiones imprescindibles como el de elegir a quien gobierne o cuidar la salud de la ciudadanía en tiempos críticos como los actuales. Además tenemos que cuidar el proceso, no es un secreto para nadie que en el 2018 se hizo un batidero en la Asamblea Electoral y el tema fue a dar hasta tribunales nacionales, por lo que esta vez les exigimos a las autoridades electorales es mayor interés en el manejo del proceso electoral, incluido el comportamiento, perfil y participación de sus integrantes, personal de campo suficiente, instalaciones dignas y sobre todo funcionales para las labores a desempeñar, pues de por sí es muy cierto que no gozan de prestigio entre la ciudadanía, como para venir a organizar comicios de mala gana o hacerlo mal.

Respecto de la aplicación de la bendita vacuna me gustaría ver mayor claridad y certidumbre al respecto, la realidad es que ya estamos a mediados del segundo trimestre del año y solamente el 0.38 por ciento de la población en el país ha recibido la esperada inyección. Hay una evidente falta de coordinación en diferentes niveles para el ritmo tan lento que está manejando la estrategia de aplicación y con un proceso electoral tan nutrido como el que se nos avecina, necesitamos que desde Palacio Nacional se presione la aceleración de la aplicación de la vacuna, antes incluso de que las nuevas variantes de Covid-19 se conviertan en cepas dominantes. Gracias por leer, yo soy Daniela González Lara.