Opinión

OPINIÓN

Aguanta Poliplaza unas semanas más

Ha decidido la Presidencia Municipal rescindir el contrato con dicho hospital privado, pero hasta el fin de la semana próxima conoceremos con mayor precisión el desenlace de la segunda parte de la historia

LA COLUMNA
de El Diario

viernes, 31 diciembre 2021 | 06:00

-Aguanta Poliplaza unas semanas más

-Sube el enojo en Palacio vs Fierro

-Se burlan de “king atole” por sus lloriqueos

-Bailan 2.3 millones en el “Todos somos mexicanos”

No debe cundir el pánico entre los aproximadamente 25 mil “derechohabientes” de Poliplaza. Ha decidido la Presidencia Municipal rescindir el contrato con dicho hospital privado, pero hasta el fin de la semana próxima conoceremos con mayor precisión el desenlace de la segunda parte de la historia.

Notificó la Alcaldía al “consorcio hospitalario” la rescisión del contrato debido a una larga lista de quejas por presumible mal servicio, pero la empresa tiene cinco días para contestar, como dicen los abogados, lo que a su derecho convenga, y después vendrán tres días más para conocer la reacción del Municipio.

En todo ese tiempo los varios miles de trabajadores municipales y sus respectivas familias seguirán recibiendo el servicio como si nada pasara. Desde un resfriado hasta una cirugía mayor está obligado el nosocomio a brindar.

Después de esa primera semana y media que se llevará ese procedimiento entonces hay que parar antenas en serio. De hecho, el sindicato de empleados municipales debiera estar concentrado por completo en el asunto, pero a sus directivos parece valerles un comino lo que ocurra. Andan de vacaciones o sepa Dios, pero poco o nada se sabe de ellos en este delicado tema. Dinero de las cuotas les sobra, cuál preocupación.

La Presidencia Municipal ya debe tener preparado el brinco para salir de Poliplaza, obviamente. Y esa migración no será hacia los centros comunitarios como se ha murmurado, sino hacia otra opción hospitalaria que no necesariamente tendría porqué ser privada.

Es ahí donde deberán concentrarse en los próximos días todos los sentidos de los trabajadores para garantizar que el servicio no salga de Guatemala para entrar a guatepior, dicho en términos más que coloquiales.

Si Poliplaza decide emprender una guerra jurídica, podrían ser semanas, meses y hasta años los que se llevaría el litigio sin dejar de dar servicio a los trabajadores, pero en condiciones de severa incertidumbre para todas las partes.

Los directivos hospitalarios no están de acuerdo en que la atención sea mala, hablan de siete mil consultas externas mensuales, de ocho mil 500 servicios de laboratorio por mes y otros miles de atenciones hospitalarias diversas, incluidas las hospitalizaciones. El Municipio enlistó 200 quejas en tres meses.

Una y otra parte pondrán tener parte de la razón, la realidad es que el Municipio debe defender con fuerza la reciprocidad en atención por los casi 20 millones de pesos que debe pagar cada mes en ese concepto. Por cierto, una cantidad fuerte que brincó a ese monto en 2020, de casi 12 millones que eran pagados en el 2011 cuando fue firmado el contrato por el entonces alcalde, Héctor “Teto” Murguía; y su entonces secretario del Ayuntamiento, Héctor Arceluz.

***

Pidió paz y le han dado más al exrector de la Universidad Autónoma de Chihuahua, Luis Alberto Fierro.

El adolorido hijo del corralato ha implorado clemencia por todos los rincones de Palacio de Gobierno y aun de la máxima casa de estudios; también entre algunos sectores blanquiazules con cercanía a Palacio. Ha enviado mensajes urgentes al Congreso del Estado. Cero.

Entre más se mueve más sufre en el cuerpo lacerado la fuerza del propio apellido aplicada ahora por quienes ni en sus más calientes pesadillas creyó que alcanzarían el control del gobierno estatal.

La respuesta a las cínicas solicitudes de perdón ha sido la difusión de las inagotables irregularidades cometidas a su paso como rector de la UACH.

Sabían en Palacio que Fierro vivía a cuerpo de rey a expensas del presupuesto de los chihuahuenses, pero admiten que se quedaban cortos al conocer la flotilla de vehículos de lujo que rentaba para su uso personal, entre ellos la Suburban rentada a razón de 40 mil pesos mensuales.

En lugar de clemencia en Palacio ha subido el enojo a grado tal que han apurado la integración de los expedientes respectivos para ir por la vía administrativa e inmediatamente a la penal contra Fierro.

Esa es la contestación.

***

Abundan en las redes morenistas las burlas al que fuera delegado en Chihuahua para la contienda por la gubernatura, el senador José Ramón Enríquez, hoy fallido candidato a gobernador de Durango por obra y gracia de las encuestas.

Enríquez se fue de aquí siendo conocido como “king atole”, porque decían que le daba esa espesa bebida, con el dedo por supuesto, a la militancia de Morena en los tiempos que se definían las candidaturas y se realizaba la contienda estatal, también fallida.

Ahora el oftalmólogo -más conocido por la estrecha relación que hizo con la diputada federal juarense Maité Vargas que por su trabajo de delegado moreno- lloriquea y patalea por la nominación a la gubernatura, que no le favoreció y que le ganó la alcaldesa de Gómez Palacio, Marina Vitela.

En uno de varios memes pueden verse los rostros de Cruz Pérez Cuéllar, Juan Carlos Loera y Vitela burlándose de que ahora no le gustan las encuestas al senador, quien asegura haber ganado en los sondeos, pero le robaron la candidatura. Imágenes en versión digital.

Ahora hasta amenaza con hacer una caravana de protesta desde Durango a la Ciudad de México para pedir la destitución de Mario Delgado y forzar a que le den la candidatura a gobernador.

A Enríquez no le cabe en la cabeza que tal vez sea por normas de género que la candidatura debió entregarla Morena a una mujer, ni que la popularidad no lo es todo en las “misteriosas” dedoencuestas guindas.

Tampoco le cabe en la cabeza que tal vez no le hacen plena confianza en Morena por la forma en que manejó la elección en Chihuahua.

Aquí, por ejemplo, la estrategia jurídica del proyecto estatal se la entregó a Rodolfo Miguel López Cisneros, quien luego apareció como representante de Movimiento Ciudadano en la vecina entidad.

De MC y del PRI venía el ahora morenista que patalea por una candidatura, la que ahora buscará ganar en los tribunales.

***

Al empezar el nuevo año, el Órgano Interno de Control de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes tendrá bastante trabajo qué hacer para revisar la gestión de su extitular, el juarense Gustavo Elizondo Aguilar.

Dentro del cúmulo de problemas que dejó el exalcalde fronterizo, reflejado en las obras sin terminar por toda la ciudad, está el centro de salud “Todos somos mexicanos”, presumido por el exgobernador Javier Corral como lo máximo en medicina para más de 70 mil juarenses.

Fuera de las frases del megalómano golfista, la realidad es que quedaron bailando más de dos millones 300 mil pesos pagados de sobreprecio, al menos lo registrado oficialmente, que beneficiaron a la constructora Gema, propiedad de Gerardo Silva, exdirector de Obras Públicas Municipales.

Además de los incontables retrasos de la obra, que no fueron responsabilidad del contratista sino de la gestión de Elizondo porque no pagaba los anticipos a tiempo, hay registros de conceptos pagados mayores a los ejecutados y pagados sin ejecutar.

Una lindura, pues, de esas que son la especialidad de los ingenieros y los albañiles que tienen en la obra pública, ya sea como funcionarios o constructores, su mayor fuente de ingresos.

No es lo peor que el centro de salud se haya prometido para noviembre de 2020 y fuera inaugurado hasta el 29 de marzo de 2021 en el fantasioso “maratón de obras” de Corral.

Lo peor es que además de los sobreprecios ocultos en un contrato de 90 millones de pesos, todavía se agenciaron un pilón nada despreciable, del que ahora le echan la culpa a Silva Márquez.

Las sanciones en casos como estos, según la Ley de Responsabilidades Administrativas, se orientan a las empresas constructoras y exfuncionarios que participaron en el proceso de licitación, contratación y ejecución.

En suma, la empresa deberá resarcir esos 2.3 millones de pesos más intereses a la hacienda pública estatal, a menos que quiera verse inmersa en procesos jurídicos más complejos que indudablemente habrán de involucrar a Elizondo y quienes fueron sus operadores en el quinquenio anterior.

close
search