Opinión

A Olga Leticia

Quienes tuvimos el enorme privilegio de haber tratado a Olga Leticia, recordamos de forma grata su forma de ver el mundo y vivir la vida. Olga Leticia era una de esas personas que decía lo que pensaba, y hacía lo que decía

Sixto Duarte
Analista

martes, 04 enero 2022 | 06:00

Me apena mucho empezar mi participación editorial de este 2022 con una triste noticia. Horas antes de terminar el año, el 2021 se llevó a Olga Leticia Moreno, reconocida periodista en el Estado quien falleció el pasado 30 de diciembre en la ciudad de Chihuahua. Una terrible enfermedad nos arrebató a una referencia obligada en los medios de comunicación de la entidad.

Quienes tuvimos el enorme privilegio de haber tratado a Olga Leticia, recordamos de forma grata su forma de ver el mundo y vivir la vida. Olga Leticia era una de esas personas que decía lo que pensaba, y hacía lo que decía. Es decir, la congruencia fue siempre una de las muchas cualidades que distinguieron su vida.

Olga Leticia fue periodista por formación y convicción. Primeramente, para su formación, Olga Leticia estudió a pesar de la negativa de su padre (según se expresa en un artículo publicado en 2020). Desde entonces, Olga Leticia daría muestras de ser una mujer de metas y principios bien definidos.

En un mundo y en una época donde el gremio era manejado por hombres, Olga Leticia compitió con sus pares y se ganó su lugar en el mismo. En pocas palabras, rompió el llamado “glass ceiling” del que tanto se habla ahora. Lo hizo con esfuerzo y dedicación, acompañada de su talento para desempeñar el oficio que tanto disfrutaba ejercer. Pudiéramos decir que con acciones (y no con perorata como algunas feministas de ocasión lo hacen, ej. Lucha Castro) Olga Leticia demostró ser una de las mejores y más capaces periodistas.

A su paso por esta frontera, Olga Leticia dejó huella en los medios de comunicación, en donde todavía a la fecha tiene muchos amigos que lamentan su partida. Las muestras de cariño expresadas por todos ellos en las redes sociales son prueba inequívoca de cómo Olga impactó positivamente la vida de muchos.

Su carrera no se limitó al ejercicio periodístico, donde triunfó. Igualmente, colaboró en algunas campañas políticas y en algunas administraciones públicas. Servir era otra de sus vocaciones, y lo hacía siempre dando lo mejor de sí.

Poseedora de una enorme capacidad de análisis, Olga fue una mujer muy valiente. Jamás se amilanó ante la enfermedad que la aquejaba, enfrentando siempre con entereza a la misma. Mucho menos se iba a atemorizar ante quienes desde instituciones corrompidas pretendieran amagarla, sea por su ejercicio periodístico o por su desempeño como funcionaria pública. A todos ellos, les decimos que mujeres como Olga Leticia no conocen el miedo.

Mujer de enorme fe, entregada a su religión y a su familia, Olga Leticia deja un enorme legado. De profesionalismo, para sus colegas periodistas. De honestidad e integridad, para quienes la trataron en el plano político. Y de amor, para su familia y seres queridos.

No pretendo hacer de este artículo un homenaje a su vida, pues requeriría varias entregas para rendirlo adecuadamente. Sirva la presente participación para recordar con cariño a quien siempre, a pesar de las adversidades, tenía buena cara para enfrentar los retos que la vida le iba imponiendo. Con su muerte, su familia perdió a su ser querido; el medio periodístico perdió a una gran colega; y Chihuahua perdió a una extraordinaria mujer. Un ser excepcional y valiente. Descanse en Paz, Olga Leticia Moreno.

Notas de Interés

close
search