Opinión

A ellos sí

Tantas familias que quedaron incompletas, tantas historias truncas. La vocación se impuso, pero también se cruzó en algunos casos con las tantas carencias que enfrentaron para operar en condiciones de emergencia y saturación

Yuriria Sierra
Analista

sábado, 09 octubre 2021 | 06:00

Ciudad de México.- Médicos y médicas, especialistas y de conocimientos generales, personal de enfermería, camilleros y de limpieza: cuatro mil 84 mexicanas y mexicanos, todos parte de la plantilla de los servicios sanitarios del país, pero también, todas y todos, parte de esa tristísima estadística de muertes provocadas por la pandemia.

Tantas familias que quedaron incompletas, tantas historias truncas. La vocación se impuso, pero también se cruzó en algunos casos con las tantas carencias que enfrentaron para operar en condiciones de emergencia y saturación. Sus testimonios los transmitimos en Imagen Noticias, sus exigencias por insumos básicos; pero también vimos su entereza para pararse de frente a la pandemia.

No dudaron un solo segundo en dejar sus cubrebocas y batas puestas para atender una emergencia sanitaria que nos puso a todos a prueba.

Qué buena decisión: nadie como ellos merece ser reconocido. Y aunque sea un nombre el elegido, sabemos que cualquier reconocimiento de este tipo va para todos aquellos que perdieron la vida enfrentando al covid-19 y para quienes siguen enfrentándola día a día.

Esto va a cuenta porque ayer se anunció que el Premio Nacional de Salud será otorgado este año al personal sanitario que falleció debido a la pandemia, con una dedicatoria especial a los mexicanos que no resistieron el embate del SARS- CoV-2. La convocatoria cierra este 24 de octubre, el galardón se entregará el próximo 17 de noviembre; pero ellas y ellos, cada uno de sus nombres, cada una de sus historias, por supuesto, merecen ser recordadas y reconocidas por un Estado que aún no ha sabido enfrentar esta emergencia y que se resiste a reconocer sus fallas y omisiones; porque existe también ese otro lado, el de las autoridades, los que toman decisiones que, hemos visto en últimos meses, repercuten en su totalidad en la operación de quienes dan su vida para ejercer su profesión, ésa que salva vidas.

Así que, qué bueno ese momento que se asoma en la víspera: Hugo López-Gatell y Jorge Alcocer comparecerán en el Senado en una semana, el viernes 15 de octubre, como parte de la glosa del Tercer Informe de Gobierno del presidente López Obrador.

Qué bueno, porque, así como hay quienes deben ser reconocidos, también hay quienes deben rendir cuentas, dar explicaciones y, sobre todo, enfrentar consecuencias.

Muy bien también aquella otra decisión: “para conocer la formación profesional que han tenido durante su educación superior y que detonan el cúmulo de habilidades (...) En la toma de decisiones que permiten desempeñar de manera óptima los cargos o los encargos públicos que les han sido conferidos…”, palabras de Adrián Alcalá, comisionado del Inai al ordenar a la Universidad Nacional Autónoma de México que difunda los títulos profesionales de al menos estos dos funcionarios, los del secretario y subsecretario de Salud.

Si la máxima casa de estudios los consideró datos personales, el manejo de la pandemia y sus resultados, desde luego que los convierten en elementos que sirven para una evaluación que los ponga en evidencia.

Por lo pronto, qué bueno que se reconozca al personal que sí lo da todo por su profesión, aunque también mejor será que ese reconocimiento les permita mejorar su ejercicio. A ellos sí, a todo el personal de salud del país, a ellos sí les agradecemos tanto.

close
search