Opinión
OPINIÓN

A Cabada ya le pegó el chicle

Aún los más férreos críticos del independiente alcalde, Armando Cabada, debieron desalentarse con el aguijonazo que puso como remate de su segundo informe la noche del lunes en el Centro Cultural Paso del Norte

Omar Morales / El Diario de Juárez

LA COLUMNA
de El Diario

miércoles, 09 septiembre 2020 | 06:00

-A Cabada ya le pegó el chicle

-Flor de un día, es el talante ‘federalista’

-Duartistas manejan las juventudes priistas

-Siguen con la apócrifa bancada del PES

Aún los más férreos críticos del independiente alcalde, Armando Cabada, debieron desalentarse con el aguijonazo que puso como remate de su segundo informe la noche del lunes en el Centro Cultural Paso del Norte.

Soltó que ha recibido la invitación de un partido político para constituirse en su candidato a la gubernatura; es decir, su buen posicionamiento en las encuestas ha llamado la atención de todos los partidos en general y lo andan buscando. Eso enoja y descorazona a sus antagonistas.

Hubo en su informe representaciones legislativas de Morena, el PAN y el Verde. Por Morena es posible que sea abanderado, también lo es por el Verde, por el PAN ya es remoto porque su aliado el gobernador se ha emperrado por otra alternativa pero estuvo entre las opciones.

No representa para Cabada ni sus seguidores el mayor golpe mediático haber anunciado que lo buscan “de un partido” como candidato a gobernador. No, el detalle fino está en que o puede ser candidato según como se desarrollen los asuntos internos en Morena, o puede ser aliado de quien reciba la nominación en ese partido o con el PAN, o unirse junto con el Verde a alguno de ellos.

Lo importante para el independiente es que ya pegó el chicle. Superó las quemantes críticas por el alumbrado público que ahora vemos instalarse poco a poco por toda la ciudad; ha salido al paso pavimentando bastantes kilómetros de calles y ha sorprendido con los números alcanzados en materia de detenciones, decomisos de droga, armas y aseguramiento de efectivo.

Las flores amarradas con nuditos de garganta que le echó a su madre, doña Martha, por promesas cumplidas, guardan relación con la generalidad del trabajo desempeñado y los resultados alcanzados.

Ahí es donde alcanza la objetividad al análisis y el potencial de su fuerza traducido justo en resultados de sondeos generales. Estaríamos hablando de saldos muy distintos si se hubiera arrinconado por el bullying de los baches o el propio “Juárez Iluminado”.

Debemos estar atentos, Cabada será factor decisivo en la gubernatura 2021. Esa es la realidad para fans y contrarios.

***

La determinación de la alianza federalista por abandonar las filas de la Conferencia Nacional de Gobernadores (Conago) no despeinó al presidente, Andrés Manuel Andrés López Obrador,

Las razones son simples: la Conago no es ni mucho menos creación de AMLO, no tiene ya razón de ser, y sobre todo, porque la alianza está sostenida con los alfileres de la inestabilidad emocional de sus principales operadores.

El gobernador de Chihuahua así como dice una cosa dice otra. Hoy aparece con delantal y sirviendo frijoles de la olla recién cocidos al señor presidente y mañana le aventará cacayacas. Hasta ahora ha conseguido algo de afinidad con los gobernadores del movimiento aliancista pero antes discrepó con la mayoría de ellos.

Javier Corral buscará por cualquier medio garantizar que no será perseguido al concluir su administración el año entrante. La alianza le puede servir para ir consiguiendo ese objetivo pero si AMLO o cualquier otro factor de decisión le otorgan algo de certidumbre abandona la alianza y se sigue de frente.

El grave problema para el gobernador chihuahuense (de cuna paseña) es que carece de representatividad social y ciudadana. No hizo en cuatro años nada por ganarse a sus gobernados, -ni siquiera a sus partidarios-. Su fuerza se reduce a varios liderazgos llamados nacionales que son más estridencia que poder auténtico.

“Están en su derecho”, dijo lacónicamente AMLO ayer en su mañanera a sabiendas de todo ello y la inviabilidad de la alianza.

Por las mismas andan los gobernadores de Jalisco, Nuevo León y Michoacán. Están raquíticamente valorados por los ciudadanos de sus respectivas entidades. Andan en promedio con calificación de 2.5. Durante sus cuatro años de régimen Corral ha promediado un tres; Enrique Alfaro un dos y medio, Jaime Rodríguez un cuatro; Silvano Aureoles anda en el 1.5. Nada.

Nuevo León y Michoacán tienen elecciones el año entrante, igual que Chihuahua. Les apura a los mandatarios dejar sucesor (a) y caer parados el día después de las elecciones, en julio. Es preocupación, obsesión de ellos, no de AMLO, que apenas va tomando velocidad hacia la mitad de su sexenio.

Los otros mandatarios miembros de la alianza, Tamaulipas, Colima, Coahuila, Durango, Aguascalientes y Guanajuato, son variopintos. Distintas, facciones, distintos partidos, intereses que no irán más allá del ocasional apresurado por el apuro de Chihuahua, Jalisco, Nuevo León y Michoacán, y por la necesidad de jalar la atención del Presidente de la República, que por cierto ayer no consiguieron. En resumen, tiene la alianza todas las características propias de la flor de un día.

***

Cuando todos los duartistas permanecen escondidos o amparados, hay uno que permanece encumbrado en las altas esferas del Comité Ejecutivo Nacional (CEN) del PRI, el juarense Hiram Hernández Zetina. El muchacho se quedó como dirigente de la Red de Jóvenes por México en sustitución de Pablo Angulo.

Hernández fue de los recalcitrantes duartistas, siempre pegado al ahora procesado Marcelo González Tachiquín. Hace poco logró la complicidad de otro chihuahuense de las confianzas del dirigente Alejandro “Alito” Moreno, José Luis Villalobos, protegido del profesor Servando Portillo.

Pues bien, ahora Villalobos se desempeña como el responsable de empadronamiento del CEN priista y junto con Hernández Zetina. En franca rebeldía contra el dirigente estatal Omar Bazán, buscaron la forma de hacer travesuras. En los primeros minutos de ayer destituyeron al juarense Alán Reyes como dirigente estatal de la chaviza tricolor.

Los dos aliados en el CEN habían tratado hacer de las suyas y no lo habían logrado hasta ahora que se sacaron de la manga la remoción de Reyes, quien fue suplido, en lo oscuro de la madrugada, por Pedro Beristain, el nuevo y flamante líder de las juventudes priistas en la entidad.

A Beristain ya lo hacían en Morena, pero de buenas a primeras renació su espíritu tricolor. De hecho ya lo ubican como cabeza de la rebeldía contra Bazán, todo por que allá la Ciudad de México sus paisanos le prometieron una pluri local.

Las juventudes del partido andan muy enojadas por la madrugadora decisión que no tomó en cuenta las estructuras formales del partido, mucho menos a las bases, con las que ninguna afinidad tiene el casi expriista.

Por si fuera poco, Beristain fue de los que en su momento les exigió a los dirigentes Guillermo Dowell y Karina Velázquez procesos de selección abiertos y cero dedazos, principios que evidentemente cambió a la vuelta de unos años.

***

El Partido Encuentro Social (PES) como tal ya no existe, se extinguió desde el año pasado. En su lugar resurgió con permiso nacional el Partido Encuentro Solidario, el único al que el Instituto Nacional Electoral le otorgó su registro formal.

Con los derechos plenos de la dirigencia del nuevo PES aparece David Medina en Chihuahua, cuya labor le valió el reconocimiento de alcanzar otra vez el registro.

Lo que quedó de Encuentro Social se ha encargado de hacer una limpia de liderazgos que en el pasado se sirvieron con la cuchara grande. Sacaron los desechos muy a tiempo, echaron de sus filas a quienes acapararon no sólo las candidaturas en alianza con Morena, sino la bolsa de los recursos provenientes del erario.

Pese a ello, la apócrifa bancada del viejo PES se mantiene en el Congreso del Estado, dándole el reconocimiento de coordinador al diputado pastor Misael Máynez Cano. La muestra puede verse en la imagen actualizada del fichero legislativo, que presentamos en la versión digital de La Columna.

El pastor, por su cuenta, goza además del registro de la asociación política Chihuahua Líder, que le regaló por consigna el Instituto Estatal Electoral hace apenas algunos meses.

El aparecer como coordinador del PES, de una bancada ficticia, no es mero error de las áreas técnicas del Congreso. De esta forma saca Máynez más recursos del Legislativo para su administración discrecional y mantiene cierto peso en las decisiones. Todo en contra de la democrática pérdida del registro y del sentido de las decisiones judiciales que han surgido en torno al PES.

Parece que las primeras decisiones del nuevo partido irán orientadas a frenar el fraude legislativo que encabeza Máynez Cano, con el respaldo que le ha dado la mayoría albiazul.

Te Puede Interesar