Se agarra de Pancho Villa para iniciar su campaña

Sobre la imagen el nombre de Cruz Pérez Cuéllar y la invitación a celebrar con él sus 50 añitos de vida

LA COLUMNA
de El Diario
miércoles, 23 enero 2019 | 06:00

• Se agarra de Pancho Villa para iniciar su campaña


• Viene dirigente a juntar los pedacitos de PRI


• La coordinación corralista sin Juárez


• Morena con el pie azul en el cuello


En la foto de fondo se observa a Pancho Villa montando a la célebre caballona Siete Leguas y encabezando a una hilera de empolvados revolucionarios. Sobre la imagen el nombre de Cruz Pérez Cuéllar y la invitación a celebrar con él sus 50 añitos de vida en un salón de eventos sociales de la ciudad de Chihuahua.

Es importante la relación entre la explotación política de la foto y el evento que no tiene nada de social ni de festejo familiar; o una pizca de ambos nomás para justificar el evento. Algo así como una buena producción de Roma con la única intención no de obtener éxito en taquilla sino en los Oscar. 

Pérez Cuéllar es senador de la República por Morena. Está usando su arribo al medio siglo de vida como medición de fuerza político-electoral. Nos aseguran que habrá ahí al menos 500 invitados de toda la entidad, que no son otros que los operadores y operadoras del legislador rumbo a la búsqueda de la gubernatura en el 2021.

Antes siquiera que a La Columna, una copia de esa invitación indudablemente fue recibida en el despacho principal de Palacio de Gobierno, que de inmediato envió a Reforma el paquetito-polvorita que tenía guardado sobre la nómina secreta de César Duarte, –o caja chica como la llama el periódico nacional– donde son mencionados el senador Cruz y alguno de sus principales operadores, como el dirigente del PRD en el estado, Pável Aguilar Reynal, quien por cierto es el encargado de llevar al mitin-cumpleaños dos tamboras sinaloenses y tres grupos norteños de los que usa para sus recorridos en la región serrana.

Aparte del dirigente del PRD, participan en la organización los líderes panistas Demetrio Kosturakis y Héctor Ortiz; el exdirigente del PRI municipal chihuahuita y exdiputado, Francisco “Pancho” Salcido; el mano derecha de Yeidckol Polevnsky, lideresa nacional de Morena, Fernando Villarreal; el excandidato a diputado priista, Ian Gerardo Martínez; el excandidato a gobernador por el PRI, Enrique Serrano; la exdiputada y exdirigente del PRI municipal juarense, Mayra Chávez, y otros muchos de la región centro y sur del estado. El invitado principal será el jefe de la bancada de Morena en el Senado, Ricardo Monreal .

Con ese evento comprendemos no el coraje, la furia del gobernador Corral contra su compadre. Nadie alberga duda que Pérez Cuéllar tuvo negocias con Duarte, como igual está comprobado que lo mismo hizo Corral Jurado con Osorio Chong y Reyes Baeza para obtener la gubernatura.

Entre ambos viene una medición de fuerzas del todo o nada; por tanto hay y habrá más guerra sucia, ataques y violencia de todo género. Al tiempo.


***

Ojalá recuerde este día Óscar René Nieto que sigue siendo presidente del comité municipal del PRI y que en la agenda partidista aparece la visita a Juárez del nuevo delegado del comité nacional de su partido, Renato Alarcón Guevara.

El nuevo representante del Comité Ejecutivo Nacional priista llegará a Ciudad Juárez acompañado del diputado y líder tricolor en la entidad, Omar Bazán Flores, para presidir varios eventos encaminados a juntar la pedacería restante del Revolucionario Institucional tras las elecciones del año pasado y la estatal del 2016.

Alarcón Guevara presidirá una conferencia de prensa en el Sanborns de la Paseo Triunfo y después sostendrá un encuentro con líderes de los comités municipales priistas de la región; de Villa Ahumada para este lado, y de Janos también hacia Juárez.

Ya no queda a los líderes priistas del Municipio, del Estado y de la Federación, más que vender esperanza a sus correligionarios fronterizos. El barco hizo agua y hasta quienes recibieron millonadas por encima y por debajo de la mesa del otrora partidazo ahora no quieren saber nada de la institución derrotada.

No les quedó ni una regiduría, menos influencia para colocar gente en áreas de gobierno; vaya, ni para hacer un favor en la Junta de Agua o en centros comunitarios. Nada por ninguna parte.

Ahora sólo quedan los discursos para la disuación.


***

Más que grave para la salud institucional lo ocurrido el lunes en Ciudad Juárez. De nuevo; no es la primera vez. Es muy delicado porque fue abordada la seguridad como tema central de dos reuniones por separado.

Ayer comentamos el hecho en unas líneas finales de esta columna. Tuvo el gobernador, Javier Corral, una reunión del “grupo de coordinación Chihuahua en el que participan mandos militares, federales y estatales”, según publicó en su Twitter.

De entrada, no puede llamarse reunión de “coordinación” porque no fue “coordinada” también con el Municipio, cuyas autoridades de plano no fueron convocadas a pesar de constituir la principal fuerza policiaca de la localidad; y a decir de los resultados, la más efectiva.

Ahora sabemos que los aspectos más importantes de la seguridad municipal ni siquiera fueron abordados en la reunión presidida por el gobernador, sino en el encuentro que tuvo por su lado el alcalde, Armando Cabada, junto con el fiscal de la Zona Norte, Jorge Arnaldo Nava. Casi misma hora misma ciudad. 

De nuevo el gobernador trae alguna rabieta contra el Gobierno municipal que termina por afectar a los pobladores fronterizos. Aunque la fuerza estatal es raquítica e incompetente porque carece de liderazgo y de autoridad, es la responsable del Ministerio Público. Por ahí deben pasar en segunda instancia todos los asuntos atendidos por la preventiva.

A Corral no le interesa eso, sólo dejar claro con desplantes que algo del Municipio lo enferma a ese grado de no soportar a sus representantes ni en encuentros institucionales de trabajo.


***

La ganancia en el río revuelto es para el PAN en el Congreso del Estado, donde ha sabido capitalizar las divisiones internas que se gestan en Morena y que han provocado que el peso de la bancada morenista se desplome.

La desaparición de la Secretaría de Asuntos Interinstitucionales y la “expulsión” de Omar Holguín de la sede del Poder Legislativo son pequeñas muestras de prueba sobre los “logros” azules.

A Morena poco le duró el encanto, menos de tres meses para ser exactos. La traición de la coalición que lo llevó al triunfo, y la pérdida de sus probables aliados lo mantienen un paso atrás de los albiazules que se alistan para dar un nuevo zarpazo: dejar en manos de la Auditoría Superior la facultad de interponer las denuncias que deriven de la revisión de las cuentas públicas, sin necesidad de contar con la aprobación del pleno.

A simple vista ese intento que hoy se cocina al interior de las Comisiones Unidas de Fiscalización, Transparencia y Anticorrupción, pareciera ser lo más saludable para acabar con las negociaciones en lo oscurito entre los partidos y que suelen envolver los dictámenes de los entes auditados, pero sólo al echar el primer vistazo.

Para nadie es un secreto que el auditor, Héctor Acosta Félix, ciegamente obedece al gobernador y hará lo que le dicte.

Una vez más Morena buscará evitar que ese “superpoder” se conceda al auditor, pero con seguridad otra vez se quedará corto. De los 11 diputados que integran las comisiones unidas, tres son panistas y tres más (uno del PRI, uno de Movimiento Ciudadano y uno del PES) son votos casi seguros para el lado albiazul que ya en otras ocasiones ha sabido dar muestras de cómo ganarse ese apoyo.