Opinion El Paso

Una respuesta a los que se aplicaron la vacuna de J&J; esto es lo que yo decidí

.

Leana S. Wen / The Washington Post

domingo, 24 octubre 2021 | 06:00

Washington— Después de meses de espera, finalmente me apliqué la segunda vacuna contra el coronavirus.  No es que la haya postergado. Al igual que 15 millones de estadounidenses, inicialmente me inocularon con la vacuna de Johnson & Johnson que consta de una dosis.

Desde entonces, he estado observando con creciente preocupación a medida que más y más estudios sugieren que han demostrado que una dosis de la vacuna de Johnson & Johnson es inferior a las dos dosis de las vacunas mRNA de Pfizer y Moderna.

Afortunadamente, la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) autorizó la segunda dosis de esta vacuna para todos los que recibimos la primera inyección. También están permitiendo la táctica de “mezclar e igualar”, ya que los que se aplicaron la vacuna de Johnson & Johnson pueden recibir una vacuna de Pfizer o Moderna como su segunda dosis.

Apoyo enfáticamente esa estrategia. Eso permite una necesaria flexibilidad para los departamentos de salud locales, farmacias y otros proveedores de vacunas para que administren las dosis de refuerzo más rápidamente. También empodera a la gente para que escoja en base a sus preferencias y circunstancias médicas.

Todos los vacunados con Johnson & Johnson deberían recibir una segunda dosis. Una comparación igualitaria publicada por los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) en el mes de septiembre encontraron que la efectividad de la vacuna en contra de la hospitalización era de un 93 por ciento para la vacuna de Moderna y del 88 por ciento para Pfizer y sólo el 71 por ciento para Johnson & Johnson.

Además, la protección contra una enfermedad sintomática parece estar disminuyendo en un porcentaje alarmante entre los que se aplicaron la vacuna de Johnson & Johnson. 

Un nuevo estudio entre más de 620 mil veteranos encontró que la efectividad de la vacuna de J&J cayó del 88 por ciento en el mes de marzo a tan sólo el 3 por ciento en agosto. La protección de las vacunas mRNA también disminuyeron, pero no tan dramáticamente como la de J&J.

Moderna cayó del 92 al 64 por ciento y Pfizer del 91 al 50 por ciento.

J&J reporta que una segunda dosis, aplicada dos meses después de la primera, podría incrementar sustancialmente la protección al 75 por ciento en contra de una enfermedad sintomática y el 100 por ciento en contra de una enfermedad severa y crítica.

Esto apoya más que la vacuna de Johnson & Johnson, que probablemente debería haber sido una vacuna de dos dosis desde el principio, como muchos expertos en salud pública consideran en este momento.

En mi caso, prefiero no aplicarme una segunda dosis de la vacuna de J&J debido al problema de coágulos en la sangre, trombosis con el Síndrome de Trombocitopenia, asociado con esa vacuna.

Ese Síndrome es extremadamente raro, pero ha causado una severa enfermedad –y la muerte– en algunos casos. El grupo de personas que es más proclive al Síndrome parece ser las mujeres menores de 50 años. Debido a que soy mujer y tengo 38 años, opté por aplicarme un refuerzo con una vacuna mRNA, debido a que las vacunas de Pfizer y Moderna no están vinculadas al Síndrome de Trombocitopenia.

Hay otras personas que podrían preferir a J&J. Las vacunas mRNA están asociadas con otra condición rara, la miocarditis, o sea la inflamación del músculo del corazón, que es más comúnmente vista en hombres menores de 30 años. 

Sería razonable para alguien de ese grupo, que consulte a su médico antes de optar por un refuerzo de la vacuna de J&J. Igualmente, si una persona tuvo una severa reacción alérgica con Pfizer o Moderna, una segunda dosis de J&J podría ser mejor.

¿Las personas deben mezclar e igualar debido a que estarían más protegidos que un refuerzo con la misma vacuna? En este caso la información es menos clara.

Varios grupos de investigación han encontrado que mezclar una dosis de AstraZeneca, una vacuna similar a la de J&J, con una dosis de Pfizer o Moderna induce una respuesta inmune más fuerte que dos dosis de la misma vacuna.  

Además, los resultados preliminares de un estudio de los Institutos Nacionales de Salud mostraron que aunque las personas vacunadas con J&J tenían un incremento cuádruple de anticuerpos neutralizadores después de una segunda dosis de esa vacuna, sus niveles de anticuerpos aumentaron 35 veces después de un refuerzo con Pfizer y 76 veces después de la de Moderna.

A pesar de lo extraordinario que son esas cifras, los niveles de anticuerpos no son la única medida de inmunidad. Sin embargo, existen limitados estudios de laboratorio que aún no son confirmados para hacer una comparación en la vida real sobre qué tanto el mezclar las vacunas protegen en contra de la enfermedad.

La decisión que tomé de aplicarme una segunda dosis con una vacuna mRNA no es porque sea necesariamente más efectiva, sino porque quiero evitar el Síndrome de Trombocitopenia. El que me haya decidido por Pfizer fue simplemente una decisión práctica, el refuerzo de Moderna aún no está disponible y yo no estaba dispuesta a esperar más.

Francamente, he esperado demasiado tiempo. Las personas que se aplicaron la vacuna de J&J fueron dejadas en la oscuridad durante meses. Muchos han tomado la situación en sus propias manos para aplicarse una vacuna mRNA.

Debido a que no estaba autorizada para los que se aplicaron Johnson & Johnson  –ni siquiera para las personas que tenía severamente comprometido su sistema inmunológico– usualmente han tenido que mentir y hacer parecer que ésa era su vacuna inicial.

Algunos se han visto forzados a acudir a otros estados. Actualmente, algunas farmacias locales, como a la que yo acudí, están permitiendo que los que se vacunaron con Johnson & Johnson puedan obtener una dosis de refuerzo, espero que casi todos los encargados de aplicarlas lo hagan en una o dos semanas, una vez que los CDC le den seguimiento a la FDA con sus recomendaciones oficiales.

Un día después que me apliqué la vacuna de Pfizer, me sentí muy bien –mi único efecto colateral fue un ligero dolor en el brazo–. Después de todo, me siento aliviada y agradecida de que finalmente haya recibido mi protección adicional que otras personas que se aplicaron la vacuna de J&J y yo sabíamos que necesitábamos.

close
search