Opinion El Paso

Un plan para la crisis educativa de América Latina

.

Andrés Oppenheimer / The Miami Herald

viernes, 23 abril 2021 | 06:00

Miami— Mientras China y Rusia aumentan su “diplomacia de vacunas” en América Latina, es hora de que el gobierno del presidente Joe Biden haga algo parecido. Además de ofrecer excedentes de vacunas estadounidenses, debería ofrecer clases gratuitas de matemáticas, inglés y otras materias en línea para decenas de millones de niños en la región.

Es algo que podría tener un gran impacto. Ayudaría a recomponer la imagen de Estados Unidos tras la mezcla de indiferencia y arrogancia del gobierno de Donald Trump, y ayudaría a reparar la calamitosa pérdida de todo un año escolar en la mayoría de los países latinoamericanos.

América Latina ha sido la región del mundo más golpeada por la pandemia. Con el 8.5 por ciento de la población mundial, tiene el 28 por ciento de las muertes por COVID-19 del planeta.

Y, en el campo educativo, unos 114 millones de niños latinoamericanos no han ido a la escuela desde principios del año pasado, según un informe del 24 de marzo de UNICEF, la agencia educativa de Naciones Unidas. Ese es el período más largo sin educación presencial de cualquier región del mundo, dice la UNICEF.

“Es la peor crisis educativa (de la región) en su historia moderna”, dijo Jean Gough, la directora regional de UNICEF. “En ningún otro lugar del mundo hay tantos niños sin educación presencial”.

El Banco Mundial estima que al menos el 15 por ciento de los niños en América Latina abandonará la escuela debido a la pandemia.

La pobreza de aprendizaje, como los expertos se refieren al porcentaje de niños de 10 años que no pueden leer o entender un texto simple, ya era del 51 por ciento en la región antes de la pandemia. “La pandemia va a empeorar esto aún más”, dice el Banco Mundial.

El gobierno de Biden tiene una oportunidad de oro para contrarrestar la “diplomacia de las vacunas” de China y Rusia y lanzar un ambicioso plan hemisférico de salud y educación en el marco de la IX Cumbre de las Américas.

La reunión de jefes de Estado de todo el continente, que se lleva a cabo cada tres o cuatro años, estaba programada para este año en Estados Unidos, pero me dicen funcionarios cercanos a la organización que probablemente se posponga hasta febrero de 2022.

Como anfitrión de la Cumbre, Biden tendrá que ofrecer algo. China ya ha entregado o tiene contratos para entregar más de 120 millones de sus vacunas Sinovac en la región, y Rusia más de 70 millones de sus vacunas SputnikV, según el mapa de vacunación para América Latina del Atlantic Council.

Estados Unidos, hasta hace poco, no había ofrecido nada. Biden anunció recientemente que enviará 2.5 millones de vacunas Covid-19 a México y otros 1.5 millones a Canadá.

Para empezar, Biden debería ofrecer más vacunas a más países. Y, además, debería ayudar a la región a combatir su actual crisis educativa.

Biden podría firmar acuerdos con plataformas de educación en línea gratuitas existentes, como KhanAcademy.org y Schoolhouse.world, para ofrecer clases y tutorías personalizadas en línea a millones de niños latinoamericanos. También debería firmar acuerdos con Coursera.org, Edx.org, Udacity.org y otros cursos masivos abiertos en línea (MOOCS) para ofrecer cursos de inglés, computación y negocios a estudiantes universitarios y adultos en toda la región.

Khan Academy, una organización sin fines de lucro que vive de donaciones privadas, ya ofrece clases gratuitas de matemáticas, inglés y otras materias a 120 millones de niños en todo el mundo, incluidos unos 20 millones en América Latina. Y Schoolhouse.world, una nueva organización sin fines de lucro, ofrece tutorías personalizadas gratuitas a pequeños grupos de niños que necesitan lecciones para no quedarse atrás en la escuela.

Salman Khan, el fundador de ambas plataformas, me dijo en una entrevista telefónica que Biden podría convocar a las principales empresas estadounidenses y latinoamericanas y pedirles ayuda financiera para pagar a muchos más profesores y tutores para estas plataformas.

“Mucha gente en América Latina ni siquiera sabe que estas herramientas están disponibles y son gratuitas”, me dijo Khan.

Sería una excelente idea. La próxima Cumbre de las Américas sería un marco perfecto para este plan, y el momento para empezar a armarlo en gran escala es ahora.