Opinion El Paso

¿Tengo que pagar impuestos por el cheque de estímulo?

Debido a la pandemia y al programa de ayuda del Gobierno, millones de personas recibieron ambos tipos de pagos

Ann Carrns / The New York Times

martes, 16 febrero 2021 | 06:00

Nueva York— La temporada de declaración de impuestos comienza hoy en Estados Unidos, y con ella surge una pregunta diferente a la de otros años fiscales: ¿Cómo afectarán los pagos de estímulo y los ingresos por desempleo a la tributación?

Debido a la pandemia y al programa de ayuda del Gobierno, millones de personas recibieron ambos tipos de pagos, pero a efectos fiscales se tratan de forma diferente.

La buena noticia es que no hay que pagar el impuesto sobre la renta por los cheques de estímulo, también conocidos como pagos de impacto económico.

El Gobierno federal emitió dos rondas de pagos en 2020, la primera a partir de principios de abril y la segunda a finales de diciembre. Si has recibido la cantidad completa en ambas rondas, y tus ingresos y circunstancias familiares no han cambiado, todo está bien. No es necesario que incluyas información sobre los pagos en tu declaración de impuestos de 2020, dice el Servicio de Impuestos Internos (IRS).

“Si no te deben más dinero, no tienes que hacer nada”, dijo Kathy Pickering, jefa de impuestos de la compañía de preparación de impuestos H&R Block.

Un repaso: el primer pago era de hasta mil 200 dólares por persona, más 500 dólares por cada hijo. El segundo pago, de hasta 600 dólares por persona, más 600 dólares por cada hijo, se realizó a partir de finales de diciembre.

Las personas con ingresos de hasta 75 mil dólares (112 mil 500 dólares para las personas que declaran como “cabeza de familia”, normalmente padres solteros) y los matrimonios que declaran conjuntamente con ingresos de hasta 150 mil dólares podían recibir el pago completo. Las personas con ingresos más elevados recibían pagos menores o no recibían nada si sus ingresos superaban ciertos límites.

Si tenías derecho a recibir los pagos, pero no los recibiste por alguna razón —o no recibiste la cantidad completa—, todavía puedes obtener el dinero al solicitar un crédito de “recuperación de reembolso” en tu declaración de impuestos de 2020. Debes presentar una declaración, incluso si no estás obligado a hacerlo, para reclamar el crédito.

Para determinar el monto del crédito, los declarantes completan una hoja de cálculo de una página (o siguen los pasos en el software de preparación de impuestos), y luego informan la cantidad en su declaración de impuestos. Para ello, tendrás que saber el importe de los pagos que hayas recibido. Te debería haber llegado un recibo en el que se detallan los pagos: el Aviso 1444 para la primera ronda y el Aviso 1444-B para la segunda ronda.

Del mismo modo, si ha habido un cambio en tu vida en 2020 —como el nacimiento de un hijo, o si te mantienes a ti mismo y ya no figuras como dependiente en la declaración de impuestos de tus padres— podrías tener derecho a recibir más dinero si solicitas el crédito en tu declaración de 2020.

Si no recibiste el crédito máximo y tus ingresos disminuyeron en 2020, es sensato averiguar si tienes derecho que te otorguen al crédito completo. Eso es porque los pagos de estímulo se basaron en tu información fiscal de 2018 o 2019, mientras que el crédito se calcula sobre la base de tus ingresos de 2020.

Si completas la hoja de cálculo y te das cuenta de que tus pagos fueron más altos de lo que deberían haber sido, no te preocupes: no tienes que devolver el dinero extra, dice el IRS:

Ahora, la (posible) mala noticia. Además de los pagos directos, los esfuerzos de ayuda del Gobierno también incluyeron la ampliación de las prestaciones por desempleo para las personas que perdieron su trabajo en la pandemia.

A diferencia de los pagos de estímulo, las prestaciones por desempleo son gravadas por el Gobierno federal como ingresos ordinarios, dijo Kelley Long, defensora de la educación financiera del consumidor en el Instituto Estadounidense de Contadores Públicos Certificados. (Sin embargo, no se pagarán impuestos de Medicare y de la Seguridad Social sobre las prestaciones por desempleo, como se haría con los ingresos de la nómina).

Los impuestos adicionales podrían suponer un impacto para las personas que no eligieron que se les dedujeran los impuestos de sus cheques de desempleo. Es posible que acaben recibiendo un reembolso menor, o incluso que deban impuestos, dijo Long.

Deberás recibir un formulario, el 1099-G, en el que se detallan tus ingresos por desempleo y los impuestos retenidos, que deberás incluir en tu declaración de impuestos.

Long suele recomendar a los beneficiarios de las prestaciones por desempleo que opten por retener al menos un diez por ciento en concepto de impuestos para evitar sorpresas desagradables.

Es probable que también debas impuestos estatales sobre las prestaciones por desempleo, a menos que vivas en uno de los nueve estados que no tienen impuesto estatal sobre la renta o en algunos otros que eximen las prestaciones por desempleo, como California, Montana, Nueva Jersey, Pensilvania y Virginia. Wisconsin exime las prestaciones por desempleo para los residentes del estado, pero grava las prestaciones pagadas a los no residentes, según la Tax Foundation.

Estas son algunas preguntas y respuestas sobre la temporada de impuestos:

No recuerdo que me hicieran llegar un recibo por mis cheques de estímulo. ¿Cómo puedo confirmar la cantidad que he recibido?

Si no has recibido un aviso o lo has extraviado, comprueba tus extractos bancarios para refrescarte la memoria. O, según el IRS, puedes encontrar los importes utilizando una cuenta de contribuyente en línea. Si aún no tienes una, tendrás que crearla en IRS.gov/account. Esto requiere que proporciones alguna información, incluyendo una dirección de correo electrónico y tu número de Seguro Social y por lo general toma alrededor de 15 minutos, dice el IRS.

¿Pueden mis pagos de estímulo afectar a mis impuestos estatales?

Los pagos de estímulo no están sujetos a impuestos, pero podrían afectar indirectamente a lo que pagas en impuestos estatales sobre la renta en un puñado de estados, donde el impuesto federal es deducible de los ingresos imponibles estatales, según la Tax Foundation. Al menos seis estados —Alabama, Iowa, Luisiana, Missouri, Montana y Oregón— permiten deducciones por los impuestos federales sobre la renta que se han pagado.

He aquí un ejemplo, sugerido por Garrett Watson, analista principal de políticas de la fundación, de cómo un pago de estímulo, tomado como un crédito de reembolso de recuperación, podría afectar a la responsabilidad fiscal en esos estados: digamos que una declarante individual obtuvo un pago de estímulo de mil dólares en 2020 basado en sus ingresos de 2019, pero en realidad es elegible para el pago completo de mil 200, debido a que tuvo menos ingresos en 2020.

La declarante reclamaría la diferencia de 200 dólares como crédito en su declaración de impuestos federales de 2020, en la línea 30 del formulario 1040. Esto reduciría su responsabilidad fiscal federal dólar por dólar, en 200 dólares. Por lo tanto, si la declarante debía, digamos, 3 mil dólares en impuestos federales antes del crédito, luego debería 2 mil 800 dólares.

Sin el crédito, habría restado la totalidad de los 3 mil dólares de su renta imponible en su declaración estatal, pero en lugar de ello solo puede restar 2800 dólares. Esto significa una mayor responsabilidad fiscal a nivel estatal, pero solo en los 200 dólares que la declarante reclama en su declaración federal, dijo Watson.

Algunos estados, como Missouri, han eximido a los pagos de estímulo de tener cualquier impacto en los impuestos de 2020, dijo Watson.

¿El momento en que haga mi declaración de impuestos de 2020 afectará la cantidad de mi cheque en la próxima ronda de pagos de estímulo?

Podría. El presidente Joe Biden ha propuesto una tercera ronda de pagos de estímulo de hasta 1400 dólares, como parte de su plan de ayuda por la pandemia. Los detalles aún se debaten en el Congreso. Pero los demócratas presionan para enviar un plan de ayuda a consideración del presidente Biden antes de que los beneficios suplementarios de desempleo comiencen a expirar a mediados de marzo.