Opinion El Paso

Muchos refugiados afganos están volviendo a encontrar su hogar

.

Shabana Basij-Rasikh/The Washington Post

jueves, 25 noviembre 2021 | 06:00

Recibí la llamada por la noche, cuando el sol se ponía sobre Ruanda: el presidente Paul Kagame quiere conocerte. Mañana. Realice una prueba de PCR por la tarde. Conocerás al presidente en su oficina a las 2 p.m.

Maravilloso, pensé. Hay tantas cosas que quiero que sepa. Empecé a poner en fila anécdotas en mi mente, historias que destacarían la extraordinaria acogida que el pueblo de Ruanda ha dado a cada miembro de SOLA, mi escuela de niñas afganas, desde nuestra llegada aquí en agosto. Quería hablar de bondad, sensibilidad y humanidad.

Los ruandeses son despiadados en el campo de fútbol.

Imagínese esto: el equipo de jugadores masculinos de SOLA, tanto nativos afganos como empleados ruandeses, enfrentándose al equipo de hombres ruandeses de la comunidad cercana a nuestro campus. Perdimos 7-1. Esa partitura hace que suene más cerca de lo que estaba. Fuimos superados, superados, superados, hasta el punto de que, después del partido, escuché a uno de mis colegas afganos acusar a su compañero de equipo de Ruanda de ser un agente doble para el lado contrario y que no esperara más pases cuando ocurriera la revancha. Ambos hombres rieron.

Este fue el momento en que aprecié plenamente la profundidad de nuestra aceptación aquí en nuestra nación adoptiva.

Sólo bromeas con las personas con las que te sientes cómodo. Sólo caes en picada de derrota en el campo de fútbol cuando el equipo contrario te respeta lo suficiente como para no compadecerse de ti.

Nos golpearon y después nos estrecharon la mano. Como iguales.

Y cuando eres un refugiado, ya sea que estés en el corazón de África, a las puertas de Europa o entrando en las comunidades de Estados Unidos, eso es todo lo que estás pidiendo.

Es la semana de Acción de Gracias. Esta no es una fiesta con la que crecí en Afganistán, pero es una que he llegado a abrazar.

Y me siento aquí hoy, pienso en una de nuestras familias SOLA que vino con nosotros a Ruanda, una familia que tuvo una experiencia terrible hace años como refugiados en una nación mucho más cercana a Afganistán. Han alquilado un apartamento pequeño y, cuando se mudaron, el propietario llegó con unas pocas libras de carne halal. Esto es para ti, dijo, pronto encontrarás mercados donde puedes comprar de acuerdo con las necesidades dietéticas de los musulmanes, pero ahora mismo, tómate esto como un regalo.

Pienso en los ruandeses que viven cerca de nuestro campus, hombres y mujeres que vemos todos los días y que se han enseñado a sí mismos palabras de saludo en pashto y dari, los idiomas nacionales de Afganistán. Sabemos lo que significa ser refugiados, nos dicen. Sabemos cómo se siente la pérdida. De nada aquí. Este es mi hogar ahora.

Y va en ambos sentidos: pienso en mi colega afgano que, cuando nos acomodamos en la vida aquí, pidió a sus homólogos ruandeses que le enseñaran dos frases en kinyarwanda, el idioma nacional. La primera frase fue: “¿Cuánto cuesta esto?” La segunda frase fue: “Esto es demasiado caro ... ¿qué tal la mitad?”

Los afganos siempre serán afganos, supongo. Encuentro consuelo en eso.

Hace tres meses, el mundo que conocíamos se fue. Kabul había caído. Abordamos aviones llevando sólo mochilas y bolsos y el peso de nuestros recuerdos.

Y la noche que llegamos a esta nación, el primer grupo de ruandeses que conocimos no eran oficiales de inmigración. Eran consejeros de trauma. Esa noche nos invitaron a dejar nuestras cargas y pertenecer.

Cuando salía de nuestro campus para visitar Kagame, me crucé con una de mis compañeras. Ella estaba en la cocina, horneando pan.

“Voy a ver al presidente”, le dije. “Deséame suerte”.

“Buena suerte”, dijo, y levantó la vista de su trabajo. “He sido un refugiado antes. Nos sentimos como prisioneros. Aquí, nos sentimos libres. Dile eso”.

Así que lo hice.

Como en Ruanda, también lo están en Estados Unidos. Sigo las historias a distancia: niños afganos que aprenden inglés y hacen amistades mientras toman sus primeras clases en escuelas de EU Familias afganas que llegan a las comunidades estadounidenses para ser recibidas con canastas de regalo y amabilidad mientras se preparan para celebrar su primer Día de Acción de Gracias.

Sigo las historias a distancia, pero me resultan familiares.

Ser visto no como excepcional o digno de lástima, sino como igual. Esto es todo lo que cualquier refugiado te pide cuando se encuentra en una frontera, en esa línea invisible entre ella y un mundo nuevo.

Así es la vida cuando perdiste un lugar al que llamar hogar y luego lo encontraste de nuevo, aunque sólo sea por un tiempo.

Feliz día de acción de gracias.

Shabana Basij-Rasikh, columnista colaboradora del Washington Post, es cofundadora y presidenta de la Escuela de Liderazgo de Afganistán.

close
search