Opinion El Paso

México y la decadencia de la política

A unos días de unas elecciones cruciales en el país, el escenario electoral se ha convertido en un espectáculo de banalización e inseguridad que solo distrae de lo importante: el debate de ideas, la exigencia de planes concretos, la defensa democrática

Diego Fonseca / The New York Times

lunes, 31 mayo 2021 | 06:00

La política cayó al terreno del freak show en México. El mercado electoral del país es un espectáculo que nada más parece necesitar los personajes rimbombantes de Federico Fellini.

Ahí está Rocío Pino, una modelo apodada la Grosera, que promete implantes de senos si la eligen diputada. O Samuel García, un muchacho que dice haber sufrido la mano dura de su padre cuando lo despertaba de madrugada para ir al campo de golf y ahora ha reclutado a roqueros avejentados para que oficien de claque musical de su candidatura a gobernador del estado de Nuevo León. Y luego está el Tinieblas, el luchador de la máscara dorada, otro ejemplo del ridículo normalizado. Su partido, Redes Sociales Progresistas, el mismo que promueve a La Grosera, dice defender los derechos de las minorías, pero cuando le preguntaron cómo integraría a la comunidad LGTBIQ+ a su gobierno en la delegación Venustiano Carranza de Ciudad de México, el Tinieblas no supo qué responder. Después de que le repitieron la pregunta, dijo que protegería a las mujeres.

Una panoplia de outsiders —actores, luchadores, cantantes o influencers en las listas de candidatos— se ofrece en las elecciones del 6 de junio en México como alternativa a la omnipotencia del presidente Andrés Manuel López Obrador y a una oposición sospechosa de casi todo. Ese circo prefigura un futuro desastroso para México. El nihilismo, combinado con la dinámica de las redes sociales, está creando un escenario desalentador y degradante. Más que democracia, vodevil electoral.

Internet ha permitido la movilización de causas loables como el activismo de justicia racial, pero también, como decía Umberto Eco, le dio una audiencia a idiotas e imbéciles, y al vecino enojado. Su impulso a la rabia social y apatía general podría alimentar un voto suicida: elegir a quien sea con tal de acabar con la clase política tradicional.

Estas candidaturas silvestres, posibles en buena medida por las redes –dice mucho que un partido se llame Redes Sociales Progresistas– han banalizado la política cuando más se necesita vigilancia democrática, debates programáticos y planes concretos para resolver los problemas de fondo de México.

Claro, si esa oferta electoral está ahí es porque alguien ha sospechado –quizás con certeza– que el absurdo suma votos. No hay nada consolador en eso: México se apresta a definir una elección crítica –que dé la mayoría absoluta a AMLO en el Congreso o introduzca resistencia a su determinación hegemónica– con votantes agobiados de una clase política decadente y una degradación general de la discusión pública. La campaña electoral mexicana, además de sangrienta e insegura (han sido asesinados más de una decena de candidatos) es un programa de televisión de variedades largo y malo. Y mientras la política del show atrae la atención y el morbo, López Obrador avanza sus ataques contra sus críticos y los organismos de control.

La mismísima política creó las condiciones para que la antipolítica se apropie de la política. Partidos que por décadas abusaron del poder para entronizar una casta autorrenovable (el PRI), formaciones incapaces de ofrecer un cambio sostenible (el PAN) y opositores que fracasaron en crear una vía progresista (el PRD), lanzaron al electorado hacia Morena, un movimiento personalista creado por López Obrador, quien cree ser un padre fundador.

Suele suceder: cuando la oferta electoral tradicional defrauda sin cesar, las sociedades se corren al margen, y hasta 2018, AMLO era el outsider. Pero cuando también falla esa opción limítrofe, la gente puede saltar los límites. Entonces brota el freak show de la Grosera y su oferta de cirugías, golfistas roqueros, luchadores desinformados. Poco se discute de ideas. La conversación gira alrededor de lo estrambótico y febril; estéril para el debate pero productivo para la distracción.

El nihilismo pre internet solía agotarse en las discusiones de los cafés, pero ahora las redes sociales le han dado un amplificador inigualable. No las demonizaré, porque sus costados positivos son significativos, pero Twitter, Facebook e Instagram han facilitado tanto la aparición de figuras escasas de planes y motivadas por los likes como la propagación del ciudadano desencantado al que le da igual votar a cualquiera nuevo porque lo viejo está podrido.

Ya sucedió en 2001, cuando miles de indignados desafiaron a la clase política de Argentina con su grito “Que se vayan todos”. Pero el fenómeno es todavía más antiguo. En los años cuarenta del siglo pasado, el periodista romano Guglielmo Giannini creó la publicación L’Uomo Qualunque (El hombre común), una usina contra las élites políticas. Su lenguaje era sencillo y provocador; su eslogan, un canto al nihilismo: “Abajo todos”. El movimiento que engendró el semanario de Giannini legó un término que se convirtió en sinónimo de apatía política, el qualunquismo.

La apatía y el enojo siempre buscan un camino y cuando no lo hallan se hacen uno. Las candidaturas más o menos espontáneas son buenas para vehiculizar el hartazgo del momento pero rara vez resuelven la gestión de la cosa pública. Candidatos milagreros siempre hubo; hoy son más porque la crisis de representatividad es extendida y son más visibles porque la posibilidad de hacerse oír es ubicua gracias a internet.

Es una situación arriesgada. Manejar un Estado requiere burocracias entrenadas y capacidad de generar consensos. El qualunquista solo ofrece eso, acabar con lo conocido. Un eslogan, no un plan. Implantes, rocanrol, máscaras vacías.

Cacarear en las redes para obtener votos no es difícil, pero ofrecerse como candidato antisistema, ganar y luego decepcionar en el poder por incapacidad o conveniencia –siendo cooptado o absorbido por las viejas dinámicas sistémicas– llevará la desazón social mucho más lejos. Si los candidatos outsiders potenciados por las redes sociales como la Grosera, el Tinieblas o el rocker García, representan ya saltarse los márgenes del sistema, ¿qué queda? ¿Autócratas francos? ¿Militares? ¿O una vuelta a partidos renovados?

México no tiene una salida fácil en la elección de junio. La apatía política y el voto suicida llevados al extremo con el freak show de la política del espectáculo no son la solución a la rabia de los ciudadanos. El vodevil es apenas un escalón más para un “que se vayan todos” aún más nocivo.